Los 10 terroristas 'fantasma' que Trump creó para meter susto contra los inmigrantes

¡Fake News! La Casa Blanca ha manipulado informes de inteligencia para inventarse un dato falso con el que desacreditar a los inmigrantes. Éstas son sus falsedades.
Simulacro de ataque terrorista en la frontera canadiense, en una imagen de archivo.
Simulacro de ataque terrorista en la frontera canadiense, en una imagen de archivo.ASSOCIATED PRESS / ASSOCIATED PRESS

El presidente, Donald Trump, decretó en octubre una alerta de seguridad y envió a miles de soldados a la frontera porque una caravana de inmigrantes cruzaba México en dirección a Estados Unidos, y entre ellos viajaban, dijo, criminales e incluso hasta extremistas islámicos. Al fin y al cabo, argumentó, recientemente fueron arrestados 10 terroristas, “gente muy peligrosa”, intentando cruzar esa frontera. El problema es que no es cierto: esos 10 terroristas nunca existieron, y si bien hay temor a que se infiltren extremistas islámicos, no sería por la frontera mexicana sino por Canadá, donde Trump no plantea construir muro alguno.

El origen de esta falsedad se remonta, según la agencia de noticias The Associated Press, a un informe del Departamento de Estado sobre terrorismo que decía: “No se tiene noticias de organizaciones terroristas internacionales que operen en México”, decía, “ni información verosímil de ningún integrante de un grupo terrorista que haya viajado a México para tratar de ingresar a Estados Unidos”.

¿Entonces? El informe añadía: “Funcionarios del Gobierno mexicano notan un aumento en la cantidad de simpatizantes que tienen organizaciones terroristas en las redes sociales en este territorio comparado con el año pasado”. Eso es todo. 

Por contra, el Departamento de Estado sí advertía de ataques terroristas en Canadá, donde hay “extremistas violentos inspirados por ISIS  y Al Qaeda”.

El pasado mes de enero, los departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia informaron de 2.554 “encuentros” en todo el mundo con personas incluidas en listas de posibles terroristas y que trataban de viajar a Estados Unidos (la gran mayoría, en avión), pero no se hacía mención alguna a México. Sin embargo, un mes después el vicepresidente, Mike Pence, manipulaba ese informe para indicar que dichos “encuentros” habían tenido lugar en la frontera mexicana, añadiendo que cada día intentan entrar por allí siete terroristas o sospechosos de terrorismo.

En junio, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, elevaba a 10 el promedio de terroristas o sospechosos de terrorismo que viajan a o intentan entrar en Estados Unidos.  Pero no mencionaba a México.

Y en septiembre, un nuevo informe del Departamento de Estado insistía en que “no hay evidencia creíble que indique que agrupaciones terroristas internacionales hayan establecido bases en México, trabajado con los carteles de las drogas mexicanos o enviado agentes a Estados Unidos a través de México”. En su opinión, la frontera sur es vulnerable al posible tránsito de terroristas, pero “es probable que los grupos terroristas busquen otras formas de ingresar a Estados Unidos”. De nuevo, la principal preocupación era Canadá.