Lo que representa la reñida victoria de Hillary Clinton en la Asamblea Demócrata en Iowa

Una vez pasada Iowa y en este caso de la mejor manera posible con un triunfo, la campaña de Clinton verá el horizonte con mayor seguridad.

Hillary Clinton es la ganadora del “caucus” o asambleas partidistas en Iowa del partido demócrata, según proyecciones de NBC News y Telemundo.

La victoria de Clinton la ubica en una mejor posición de la que estaba antes para dar la batalla en la segunda votación en el proceso para elegir al candidato presidencial, la cual será el próximo lunes en el estado de New Hampshire (a diferencia de Iowa, ésta sera una ‘primaria’, es decir el proceso de votación es diferente aunque el objetivo es el mismo: ganar delegados para la convención que elegirá al candidato).

VER TAMBIÉN: Resultados de las Asambleas Partidistas en Iowa

Según encuestas tomadas antes de la votación en Iowa, en New Hampshire Clinton está segunda por un amplio margen detrás de Sanders.

La victoria de Clinton en Iowa es un alivio enorme a una candidatura que por muchos meses se suponía sería un literal paseo de campo pero que en las últimas semanas se convirtió en una cerrada disputa con Sanders.

Fue tal el surgimiento del senador y el retroceso de Clinton, que a muchos les hizo recordar lo sucedido en la campaña para la presidencia en 2008, cuando una igualmente poderosa Clinton fue descarrilada por el joven senador Barack Obama. Con lo de Iowa sin embargo, no se termina la amenaza de Sanders sobre Clinton.

Pero lo que si es cierto es que la victoria no sólo da un respiro a la campaña de la ex secretaria de estado, sino que igual de importante, impide que el senador obtenga el “momentum” y atención de la prensa que da el ganar la primera votación.

Por lo que ha sido la tónica en los actos de campaña, es claro que la campaña de Sanders ha generado más entusiasmo que la de Clinton, ofreciendo una visión de país que el senador llama “una revolución política”.

La campaña de Clinton en cambio ha sido vista como más tradicional y con objetivos quizá mas prácticos o realistas pero menos esperanzadores.

La victoria de Clinton entonces habría que explicarla no sólo por el apoyo de mucha gente de que goza la política demócrata, sino además -y para muchos el factor clave- a la amplia organización que la campaña puso en marcha en todo el estado.

En Iowa, por ser un “caucus” la manera como se vota, se requiere de muchos voluntarios para que identifiquen y se aseguren que la gente ira a votar la noche del lunes. Pero que además, estén dispuestos a quedarse en el centro de votación para apoyar a su candidato(a) hasta que termine el proceso para determinar el ganador.

Una vez pasada Iowa, y en este caso de la mejor manera posible con un triunfo, la campaña de Clinton verá el horizonte con mayor seguridad y tranquilidad.

De seguro que aceptarán que tienen perdido New Hampshire -debido a lo popular que es ahí Sanders gracias a la cercanía con Vermont- pero saben que tienen amarrados los dos siguientes estados: Carolina del Sur y Nevada, ambos con fuerte presencia de minorías (afro americanos y latinos).