Lo más comentados de la asamblea de la ONU: Las risas que causó Trump y la inusual acompañante de la primera ministra de Nueva Zelanda

Estos fueron los momentos que más sorprendieron a los líderes mundiales que asistieron hoy a la Asamblea General de Naciones Unidas

La 73ª Asamblea General de las Naciones Unidas se inauguró hoy en Nueva York y el presidente Trump pareció ser uno de los más comentados de la primera jornada.

El mandatario estadounidense llegó tarde, por lo que perdió el turno para su intervención. Trump fue visto en la sede de la ONU en torno a las 10:15 a.m., siete minutos después de que debía comenzar su discuro. El equipo de prensa de la Casa Blanca comunicó a las 10:08 am que el presidente estaba en camino a la ONU en una caravana presidencial desde la Trump Tower, donde se aloja estos días con la primera dama.

Como nación anfitriona, el presidente de los Estados Unidos siempre ofrece su discurso en segundo lugar y así estaba previsto, pero esta vez ese turno lo tomó el presidente de Ecuador Lenín Moreno Garcés y Trump terminó subiendo al podio más de media hora después de lo que estaba programado.

Otro de los mómentos más comentados fueron las risas que provocó el presidente estadounidense nada más comenzar su intervención, que más pareció en principio un mitin triunfalista ante sus seguidores, que una comparecencia ante la organización mundial. Trump enfocó el discurso como un informe anual al mundo acerca de los avances del país desde su juramentación. Proclamó que en “menos de dos años, mi gobierno ha realizado más que casi cualquier otro gobierno en la historia de nuestro país”. Ante las risas de los líderes presentes, Trump se mostró azorado momentáneamente, agregó que esa no era la reacción que esperaba y dijo: “no hay problema”.

Curiosamente, en un tuit en el 2014, Trump criticaba justamente lo mismo que él hizo hoy ante la asamblea: "No necesitamos un presidente que se ría de sus logros, necesitamos un genio y estratega. Respeto!!!", tuiteó en aquel momento el mandatario.

Trump aprovechó la oportunidad para afirmar la independencia de Estados Unidos con respecto al organismo internacional. Destacó sus decisiones de negociar con el paria Corea del Norte, retirarse del tratado nuclear iraní y objetar los programas de la ONU que considera contrarios a los intereses estadounidenses.

“Rechazamos la ideología del globalismo y abrazamos la doctrina del patriotismo”, afirmó.
La denuncia del globalismo provocó murmullos en la sala que representa la encarnación misma del concepto.


Las risas en los pasajes iniciales del discurso trajeron a la memoria una frase de campaña que Trump empleaba con frecuencia contra su predecesor Barack Obama _firme partidario de la participación internacional_ al señalar que debido a la debilidad del gobierno estadounidense, “el mundo se ríe de nosotros”.


Y otro momento que causó sorpresa entre los asistentes fue el hecho de que la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, acudió hoy a la cumbre junto a su hija de tres meses, ofreciendo una imagen nunca antes vista en ese hemiciclo.


Ardern, que dio a luz el pasado junio, llegó a la reunión con la niña y se la pudo ver jugando con ella mientras esperaba su turno de intervención.


Su pareja, Clarke Gayford, también acudió a la cita y cuidó de la pequeña mientras la primera ministra hacía su intervención ante el resto de líderes internacionales.

 

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, junto a su pareja y su hija entrando a las instalaciones de la ONU en New York. Foto: AP

Ardern, de 38 años, se convirtió este año en la segunda dirigente del mundo en dar a luz durante el ejercicio del cargo, después de la paquistaní Benazir Bhutto en 1990.


La primera ministra neozelandesa se reincorporó a principios de agosto a su trabajo tras seis semanas de baja maternal y, dado que está en periodo de lactancia, ha viajado a Nueva York acompañada de su hija.