IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Llaman a retirar el campeonato del equipo que aventó tortillas a jugadores latinos y despiden a su entrenador

Las autoridades escolares determinaron que el entrenador de la escuela Coronado insultó al equipo rival durante el incidente, por lo que votaron para destituirlo. El hombre que llevó las tortillas explicó que lo hizo porque arrojarlas al aire en los juegos es una tradición de su alma mater -la UCSB- que quería replicar.

El entrenador de un equipo de baloncesto de una escuela del área de San Diego, California, fue despedido por insultar a un equipo rival de una escuela mayoritariamente latina, durante el incidente en que se les arrojaron tortillas a los estudiantes hispanos al final de un encuentro.

La Junta Escolar de Coronado votó en una sesión privada la noche de este martes a favor de despedir al entrenador del equipo de baloncesto de la escuela Coronado, JD Laaperi, después del escándalo originado por las tortillas arrojadas sobre el equipo rival.

El incidente ocurrió el pasado sábado 19 de junio cuando, al final del juego, unas personas en las graderías arrojaron las tortillas a los jugadores de la escuela Orange Glen High después de que su equipo perdiera por pocos puntos ante el conjunto de la escuela de Coronado, de mayoría blanca.

[Así responde el padre de uno de los estudiantes latinos agredidos a tortillazos en un juego]

Testigos como Andrés Rivera, uno de los padres de los jugadores del equipo agredido, aseguraron que Laaperi gritó improperios contra el entrenador de la escuela de Orange Glenn, y le dijo que se llevara al "infierno a su equipo de perdedores".

En una conferencia de prensa este martes, activistas y padres de familia del equipo agredido habían pedido el despido de Laaperi, advirtiendo que “lo de las tortillas fue un hecho premeditado”, dijo Rivera.

Captura de unos paquetes de tortillas NBC News

Laaperi había dicho en un mensaje en su cuenta de Twitter que un miembro de la comunidad había traído las tortillas, y condenó el incidente calificándolo de "inaceptable y de naturaleza racista".

“Sí yo llevé las tortillas”

El Departamento de Policía de Coronado, California, señaló que se había comnicado con el adulto que llevó las tortillas al juego. Las estaciones locales de Telemundo 20 y NBC 7, en San Diego, informaron por su parte que la persona que llevó el fajo de tortillas al encuentro deportivo es Luke Serna, con quien mantuvieron una comunicación a través de mensajes de texto.

[Estados Unidos celebra el fin de la esclavitud en el primer 'Juneteenth' como feriado]

Sí, yo llevé las tortillas y las distribuí a uno de los jugadores en la banca y las porristas de CHS [Coronado High School] para que las distribuyeran como parte de una celebración si los Islanders [Coronado] ganaban, como es costumbre en mi Alma Matter UCSB [Universidad de California Santa Barbara]", mencionó Serna en el mensaje.

En la misma conversación, Serna confirma además que recibió una llamada por parte de la policía de Coronado y que le mencionaron sobre la posibilidad de enfrentar cargos por “incitación a la violencia”.

[Lin-Manuel Miranda acepta que su nueva película se quedó corta con los afrolatinos y promete mejorar]

La Junta Escolar de Coronado concluyó que se necesitará de al menos tres semanas adicionales para investigar a fondo el incidente que está bajo la supervisión de la policía de Coronado, la Federación Interescolar de California y el Distrito Escolar de Escondido.

Mientras tanto, grupos de activistas ha criticado el incidente y exigen que se impongan sanciones y una investigación a fondo. Uno de ellos es la Liga de Ciudadanos Latinos Estadounidenses Unidos (LULAC).

"¿Qué tipo de gente y de comunidad permite este tipo de comportamiento odioso", indicó en una declaración Domingo García, presidente de LULAC, la organización hispana más antigua del país. 

Mientras que Lorena González, asambleísta de California, afirmó que la preparatoria de Coronado debería ser sancionada por la Federación Interescolar o que deberían retirarles el campeonato.

El Caucus Legislativo Latino de California, conformado por más de 30 legisladores estatales, calificó el acto como un “ejemplo de racismo” y “un recordatorio de lo lejos que estamos de cortar de raíz el odio en nuestras escuelas”.  

Con información de EFE, Telemundo 20 y NBC7