IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una escuela cristiana expulsa a una niña por decirle a una compañera que le gusta

"Solo puedes casarte y tener hijos con un hombre, y que a las niñas les gusten las niñas es un pecado, ya que no está en la Biblia y no está bien a los ojos de Dios", cuenta la menor que le dijo una maestra.
Chloe
Chloe.Delanie Shelton

Por Jo Yurcaba - NBC News

Una escuela cristiana privada en Oklahoma expulsó a una estudiante de segundo grado y cortó los lazos con su familia supuestamente después de que ella le confesara a una compañera de clase que le gustaba. 

La madre de la alumna, Delanie Shelton, recibió una llamada el 21 de enero de la Rejoice Christian School en Owasso, en las afueras de Tulsa, en la que se le comunicaba que tenía que recoger a su hija de ocho años, Chloe, tras un "incidente en el patio de recreo".

Cuando llegó a la escuela, la subdirectora Kelli Owens le preguntó cómo se sentía "acerca de que a las chicas les gustan las chicas".

[Biden anula la prohibición de Trump y permite a las personas trans servir en el Ejército sin obstáculos o discriminación]

Chloe.Delanie Shelton vía NBC News

"Le dije: 'Bueno, si soy honesta contigo, creo que está bien que a las chicas les gusten las chicas'. Parecía disgustada y sorprendida por mi respuesta", contó Shelton.

La directora, Rita Woolf, le preguntó dónde aprendió Chloe "este tipo de lenguaje sobre la palabra gay". Shelton respondió que las parejas gays están representadas en muchos programas de televisión para niños, y agregó: "A menos que protejas por completo a sus hijos, es parte de la vida".

Los funcionarios de la escuela le pidieron que se llevara a su hija a casa y que no la trajera de regreso al día siguiente. Cuando llegaron a casa, Shelton dijo que Chloe comenzó a llorar y le contó que una maestra le dijo que la Biblia dice que "solo puedes casarte y tener hijos con un hombre, y que a las niñas les gusten las niñas es un pecado, ya que no está en la Biblia y no está bien a los ojos de Dios".

[Asesinan a un hombre trans en Puerto Rico en medio de una "ola de violencia homofóbica y transfóbica"]

Shelton explicó que la situación fue "desgarradora" para ella y que su hija estaba llorando mientras le preguntaba si Dios todavía la amaba y si estaba equivocada por sentirse así, a lo que le dijo, que Dios la ama y siempre lo hará.

“Una escuela que se supone debe enseñar el amor, la gracia y el perdón de Dios y hacerle decirle a una niña de ocho años que Dios no la ama no está bien”, lamentó.

Al día siguiente, el superintendente, Joel Pepin, la llamó para informarle de que la escuela "pondría fin a su relación" con la familia Shelton, incluido Oliver, el hermano de Chloe de cinco años, porque las creencias de la familia no se alineaban con las del centro.

El 28 de enero, Pepin emitió un comunicado que decía: "Debido a la privacidad y otros factores, es política de la escuela abstenerse de comentarios públicos sobre cualquier estudiante o familia".

El acceso al manual de la escuela, que está en línea pero está restringido. Sin embargo, según las capturas de pantalla compartidas por Shelton, parece que la escuela ha cambiado el manual desde que cortó lazos con la familia Shelton, aunque ninguna versión aborda las relaciones entre personas del mismo sexo.

En una captura de pantalla tomada por Shelton el día en que expulsaron a Chloe, el manual decía que "las relaciones de novios en la escuela" están prohibidas. En una segunda captura tomada el martes, indicó que los estudiantes pueden construir relaciones "basadas en la pureza", pero que no se permiten "demostraciones inapropiadas" de afecto.

Shelton afirmó que no examinó el manual con detalle para conocer su política sobre las relaciones entre personas del mismo sexo cuando inscribió a Chloe a los cuatro años.

Desde que Chloe fue expulsada, Woolf se ha negado a tener una reunión con la familia, según Shelton.

"No estaban dispuestos a hablar conmigo sobre nada", señaló, “simplemente echaron a mis hijos después de cuatro años. Fuimos a su iglesia y Chloe jugó en el equilo de baloncesto y los animó, así que fue una gran parte de nuestra vida. Fue más que solo la escuela".

[California alojará a reclusos transgénero en función de su identidad de género]

Shelton matriculó a Chloe y Oliver en un nuevo centro y contó que la familia ha recibido apoyo tanto local como nacional desde el incidente. Los hogares que viven al otro lado de la calle de Rejoice organizaron un desfile para Chloe y colocaron carteles con mensajes de apoyo en sus patios, y la familia recibió tarjetas por correo.

"La hizo sentir mucho más cómoda siendo ella misma y sabiendo que Dios todavía la ama y todas estas personas que ni siquiera la conocen la apoyan y la aman también”, agradeció Shelton.

La familia no ha emprendido acciones legales, pero "la posibilidad aún está sobre la mesa", según la madre.

Sin embargo, no está claro si una demanda iría a favor de la familia. Paul Castillo, abogado y estratega de derechos de los estudiantes en Lambda Legal, un grupo de defensa legal por los derechos LGBTQ, comunicó que las escuelas religiosas privadas se rigen por estándares ligeramente diferentes a las escuelas públicas y podrían estar exentas de algunas protecciones federales contra la discriminación, incluso si reciben fondos federales.

De hecho, Rejoice recibió más de un millón de dólares en abril a través del Programa de Protección de Cheques de Pago del gobierno federal por la pandemia de coronavirus. Además, las leyes de no discriminación de Oklahoma no incluyen a las personas LGBTQ.

[Quién era Aimee Stephens, la mujer que logró se respeten los derechos laborales de personas LGBTQ]

Las escuelas religiosas no están obligadas por ley federal a publicar su posición sobre las relaciones entre personas del mismo sexo. Por ejemplo, muchos padres inscriben a sus hijos en escuelas religiosas y luego se sorprenden cuando declaran que su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo, según Castillo.

“Es importante que los padres y las futuras familias echen un vistazo a la escuela y hagan preguntas sobre la diversidad y la inclusión”, aconsejó Castillo, y señaló que hay centros religiosos privados que acogen a las familias LGBTQ.

Lo que quiera Chloe puede cambiar a medida que cumpla años, según su madre, que solo quiere que ella sepa que "no importa a quién termine amando, ya que tendrá apoyo y amor, pase lo que pase".