IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Siempre quise ser papá": este libro de fotografía celebra la paternidad gay

El fotógrafo belga Bart Heynen viajó por EE.UU. para documentar la vida cotidiana de los hombres gays y sus hijos para su libro ‘Dads’. Este abarca una amplia gama de historias con un hilo conductor: hombres que aman y cuidan a sus hijos.
/ Source: Telemundo

Por Julius Constantine Motal - NBC News

La pregunta era sencilla: "¿Les gustaría ser papás?".

Ese es el mensaje que Christopher Hibma recuerda haber recibido de una vieja amiga en Facebook a principios de 2015. Se estaba acercando en nombre de su hija, que en ese momento estaba embarazada pero "no estaba del todo preparada para ser madre".

Hibma se resistió inicialmente a la idea, por lo que no lo consultó inmediatamente con su marido, Harrison Thompson, hasta que lo mencionó casualmente mientras comía y bebía con unos amigos unas semanas después. Thompson se quedó sorprendido con la noticia pero, al igual que su marido, tampoco lo veía factible: la idea de un hijo no encajaba en el entramado de sus vidas.

Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar cuando recibieron al sobrino de Thompson, de 9 años, durante una semana y se dieron cuenta de que la experiencia compartida de cuidar a un niño era algo hermoso, dijo Hibma. A lo largo de ese verano y hasta el otoño, siguieron el proceso de adopción y se convirtieron en padres de una niña, Genhi.

Bart Heynen y su familia a las 6:30 am en Amberes, Bélgica.Bart Heynen

Su historia es una de las muchas que se cuentan en un nuevo libro de fotografía titulado Dads, del fotógrafo belga Bart Heynen.

Heynen y su marido vivían con sus dos hijos en Nueva York cuando sintió la necesidad de fomentar un sentimiento de comunidad.

"Tenía muchas ganas de conocer a más padres gays", dice Heynen sobre el motivo por el que inició el proyecto.

[Ansiedad por separación: la nueva fase postpandemia de los padres tras volver a la oficina y alejarse de sus hijos]

También vio que los amigos de sus hijos le preguntaban dónde estaba su madre. Heynen concibió el proyecto como una forma de ayudar no solo a su propia familia, sino también a otros padres gays y sus familias. Dada su propia experiencia y comprensión, Heynen sabía que le resultaría más fácil ganarse la confianza de los padres que esperaba fotografiar.

El proyecto, que saldrá a la venta el 29 de junio a través de PowerHouse Books, tiene el aspecto de un álbum familiar con su mezcla de retratos posados y fotografías documentales sinceras.

En una foto, Hibma, Thompson y Genhi están tumbados en la cama. Hibma acaricia el pie de Genhi con una mano y sostiene a Thompson con la otra mientras ambos la miran con cariño. Es un momento tierno que resulta familiar para cualquier padre primerizo.

Vernon y Ricardo con sus gemelas en su casa de Clinton, Maryland. Bart Heynen

El libro destaca también por su diversidad, tanto por las personas fotografiadas por Heynen, como por la variedad de sus historias, que muestran que hay muchos caminos hacia la paternidad.

Para Hibma y Thompson, su camino fue la adopción a través de un mensaje casual que lanzaron en las redes sociales.

El camino de Devon Gibby fue uno que algunos podrían considerar más convencional: se casó con una mujer y tuvieron hijos. Sin embargo, con el paso del tiempo, la aceptación de Gibby como hombre gay chocó con su matrimonio y su fe mormona. Pero eso no cambió nada para él en cuanto a ser padre, aseguró.

[Doctor celebra el Día del Padre con más alegría tras sobrevivir el COVID-19]

"Siempre quise ser papá", dijo Gibby. "La idea de tener hijos con otro hombre no era ni siquiera una opción para mí. La conciencia no siempre está ahí cuando no tienes otros modelos a seguir que sean padres gays", agregó.

La historia de Gibby se cuenta en cinco fotografías del libro. Su esperanza es que su historia pueda ayudar a aquellos que puedan estar luchando como él lo hizo antes de salir del closet, especialmente para aquellos que viven en partes del país donde la aceptación es más difícil de conseguir.

Devon sostiene un regalo de cumpleaños para su hijo frente a su departamento en Salt Lake City, Utah.Bart Heynen

"Solo espero que la gente me vea a mí, alguien que vive en Utah, y pueda identificarse con mis historia y encontrar algo de inspiración para ser quien es", dijo Gibby.

El libro abarca una amplia gama de historias con un hilo conductor: hombres que aman y cuidan a sus hijos.

"No me despierto pensando: 'Oh, somos padres gays", dijo Thompson. "Es una labor de amor. No piensas realmente en la orientación", añadió.

[Cinco datos curiosos sobre el Día del Padre]

En vez de eso suele centrarse en "todo lo que a cualquier padre le preocupa. "¿Cómo la llevo al colegio a tiempo? ¿Tiene ropa limpia? ¿Qué lleva puesto?", aseguró.

Lo que distingue al libro, además, es lo aparentemente ordinario de las fotografías. Los hombres juegan con sus hijos. Se preparan para el día. Viajan. Se relajan. Comen. Viven su vida. En muchos aspectos, no son diferentes de cualquier otra familia.

Dennis peina a Elan en su casa de Brooklyn, Nueva York.  Bart Heynen

Lo que diferencia a algunas de estas familias son las formas en que llegaron a ser, y Heynen incluye a algunas de las mujeres que fueron necesarias para ayudar a estas familias a empezar.

"Son cruciales en el sentido de que, sin ellas, no habría padres gays", dijo Heynen. "Sería muy irrespetuoso tener solo a estos padres. Puedo decir con varias familias que siguen siendo muy influyentes".

Quizás la historia más sorprendente es la de Matthew Eledge y Eliot Dougherty. Se casaron en 2015 y comenzaron a explorar el proceso de formar una familia dos años después. Sin embargo, como viven en Nebraska, la perspectiva de tener que navegar por las agencias de adopción como una pareja gay en un estado conservador parecía insuperable, por lo que decidieron acudir a la fertilización in vitro.

[Veteranos deportados conversan con sus hijos en el Día del Padre]

"Cuando empezamos a tener reuniones con nuestro médico especialista en fecundación in vitro, todo empezó a encajar", contó Eledge. "Pero era realmente desalentador. Eliot es peluquero. Yo soy profesor. No es que trabajemos realmente en campos lucrativos. Mientras tratábamos de buscar opciones, nuestros familiares intervinieron", agregó.

Primero, la hermana de Dougherty, Lea Yribe, se ofreció a donar sus óvulos; Eledge sería el padre biológico. Luego, tenían una amiga que estaba dispuesta a alquilar su vientre, pero dadas algunas complicaciones de salud, a su médico le preocupó que el riesgo fuera demasiado grande. Entonces se presentó la candidata más improbable: la madre de Eledge, Cecile. A pesar de tener más de 60 años, pasó todos los exámenes necesarios y recibió el visto bueno.

Uma Dougherty-Eledge con sus padres, su tía y su abuela, en Omaha, Nebraska.  Bart Heynen

"Fue entonces cuando empezó a parecer posible", dijo Eledge, "cuando toda esta gente que nos quiere se unió".

La madre de Eledge dio a luz a su propia nieta, Uma Louise Dougherty-Eledge, a las 6:06 am del 25 de marzo de 2019. Su historia se cuenta por medio de tres fotos en el libro. En una, Yribe sostiene a Uma, mientras Dougherty, Eledge y su madre la miran, todos con expresiones de alegría. En la segunda, Uma, que mira a la cámara, es sostenida por su abuela. En la tercera, Dougherty sostiene a Uma mientras Eledge le besa la frente.

Visualmente, estos momentos pueden ser familiares para muchos padres, y es esa familiaridad en la que Heynen se inclina con Dads. Es un cuadro de las formas en que las personas se unen para formar familias.

"Es emocionante darse cuenta de que formamos parte de algo más grande", dijo Eledge sobre su inclusión en el libro. "Realmente no se trata de nosotros. Aunque a veces nos sentimos muy solos porque no vemos a mucha gente haciendo lo que hacemos de donde venimos. Pero saber que está surgiendo toda esta ola de padres queer, me da mucha esperanza", afirmó.

Harrison Thompson, a la izquierda, y Christopher Hibma con su hija Genhi, en Brooklyn, Nueva York. Bart Heynen