IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cinco consejos para que los padres ayuden a sus hijos a evitar los estereotipos de género

Reconocer que su hijo o hija puede ser gay o trans desde su infancia, utilizar un lenguaje neutro o ser consciente de cómo la industria vende juguetes y entretenimiento segregados son algunos de los principios con los que puede combatir los estereotipos de género.
Niñas juegan al fútbol en París, Francia.
Un grupo de niñas juegan al fútbol en los Jardines de Luxemburgo en París, Francia, el 9 de junio de 2019.Marianna Massey - FIFA/FIFA via Getty Images

Kyl Myers -  The Conversation

En el último siglo se han logrado avances significativos en la promoción de la equidad de género en Estados Unidos. Las mujeres obtuvieron el derecho al voto, los padres se han involucrado más, y más personas e instituciones reconocen las identidades de género más allá de las categorías binarias de hombre y mujer.

Sin embargo, todavía existen brechas. Las mujeres ocupan solo una cuarta parte de los escaños en el Congreso de EE.UU., solo un puñado de estados exigen que haya una licencia de paternidad pagada y las legislaturas estatales están presentando proyectos de ley que discriminan a las personas transgénero.

[Biden emite una orden ejecutiva que expande las protecciones a las personas LGBTQ]

La mayoría de los estadounidenses cree que hay más trabajo por hacer en materia de igualdad de género. Como socióloga de género queer, madre de un niño y autor de un libro sobre crianza creativa de género, estudio la importancia de interrumpir los dejes sexistas en la infancia. Aquí hay cinco maneras en las que padres y cuidadores pueden combatir los estereotipos de género en la vida de los niños.

1. Reconozca que un niño puede ser LGBTQI +

La identidad de género y la sexualidad son experiencias diversas y personales. Sin embargo, las instituciones médicas y los padres comúnmente asignan un sexo a los recién nacidos según las características físicas y socializan a los niños como uno de los dos géneros binarios.

Por ejemplo, a los menores con vulvas se les asigna que son mujeres y se les cría como niñas, y a los bebés con pene se les asigna como hombres y se les cría como niños.

La mayoría de los menores de edad son cisgénero, lo que significa que su identidad de género se alinea con el sexo y el género que tuvieron al nacer. Sin embargo, está creciendo el porcentaje de jóvenes en EE.UU. que se identifican como transgénero, lo que significa que su género no coincide con el sexo que se les asignó al nacer, o que no son binarios, lo que significa que su género no es estrictamente masculino o femenino.

[La página de la Casa Blanca vuelve a mencionar a las personas LGBTQ]

Y se estima que uno de cada 1,500 a 2,000 bebés nacidos en el país es intersexuado, lo que significa que sus cromosomas sexuales o su anatomía reproductiva pueden ser diferentes a la típica clasificación de hombres o mujeres.

Además, en todo el país, más del 11% de los estudiantes de secundaria afirman ser lesbianas, gays, bisexuales o cuestionan su sexualidad. Los jóvenes LGBTQ están saliendo del armario con sus familias antes que las generaciones anteriores.

Las investigaciones revelan que la aceptación familiar de los jóvenes LGBTQ se asocia con una mayor salud física y mental y con una mayor protección contra la depresión, el abuso de sustancias y el suicidio.

2. Sea consciente de la mercadotecnia de género

Los juguetes y la ropa para jóvenes están cada vez más divididos por género, y muchas personas culpan a la explotación con fines de lucro del marketing estereotipado por género.

Por ejemplo, los juguetes de construcción y los vehículos pequeños se comercializan para los niños y las muñecas y el maquillaje para las niñas. En las tiendas de ropa para menores de edad, los colores primarios, el transporte y los gráficos deportivos suelen estar de un lado y los pasteles, las flores y los destellos del otro.

Pablo Moran, de 29 años, le lee a su hija, Deserae Moran, de 9 años en una escuela de Los Ángeles, California.Irfan Khan/Los Angeles Times via Getty Images

Los infantes aprenden importantes habilidades sociales, emocionales y físicas a través del juego. Jugar con una variedad de juguetes brinda oportunidades para desarrollar habilidades, incluida la conciencia espacial y la empatía. El marketing basado en estereotipos de género puede limitar los tipos de juguetes y experiencias a los que están expuestos los niños.

Los padres y cuidadores pueden comprar en todos los pasillos de una tienda de juguetes o ropa para mostrarles a los niños que los límites del marketing de género son arbitrarios y pueden cruzarse. Pueden dejar que los niños exploren lo que está disponible y elijan por sí mismos.

[Asesinan a un hombre trans en Puerto Rico en medio de una "ola de violencia homofóbica y transfóbica"]

Los contraestereotipos, es decir, invertir explícitamente un estereotipo, también es una forma poderosa de romper los estereotipos de género en juego. Por ejemplo, un cuidador puede mirar muñecas con un niño y decir cosas como "A los niños les gustan las muñecas" y "Los papás son muy buenos cuidando bebés".

3. Romper los estereotipos de género en el hogar

Los padres y cuidadores son los primeros modelos de los infantes sobre cómo se expresa el género. Los adultos pueden modelar un lenguaje y un comportamiento que desafíen los estereotipos sexistas binarios y dañinos, como la creencia de que las mujeres deberían hacer más tareas domésticas, incluso cuando tienen un empleo a tiempo completo.

Por ejemplo, en hogares con más de un padre, y especialmente entre parejas de diferentes sexos, los padres pueden compartir las responsabilidades parentales y las tareas del hogar.

 Las acciones hablan más que las palabras, y es más probable que los niños rechacen la idea de las normas de género tradicionales cuando sus padres son justos y dividen el trabajo doméstico de manera equitativa, en vez de solo mencionarlo como algo que valoran.

Los padres pueden cambiar las tareas de los infantes para que aprendan sobre las tareas del hogar de una manera sin género. Los niños pueden lavar los platos y las niñas pueden sacar la basura. Los padres también pueden garantizar que la asignación sea equitativa, ya que la brecha salarial de género puede comenzar en casa. Las investigaciones sugieren que las niñas ganan menos mesada incluso cuando hacen más tareas.

4. Utilice un lenguaje neutro en cuanto al género

El uso de pronombres de género neutro y otras palabras puede reducir los prejuicios de género y aumentar la consideración positiva por las mujeres y las personas LGBT. Por ejemplo, usar lenguaje anatómico en lugar de palabras de género, como “vulva” en lugar de “partes de niña”, les enseña a los menores de edad que no todas las personas que tienen vulvas se identifican como niñas.

[El papa Francisco aboga por leyes de unión civil para reconocer a las parejas gay]

Esto no borra a las niñas cisgénero; más bien es una manera de incluir a muchos infantes transgénero y no binarios. De manera similar, reemplazar "mamás y papás" por "padres y cuidadores" no solo incluye a los padres del mismo sexo y no binarios, sino que también reconoce a los padres solteros y a los millones de abuelos y tutores no parientes.

En los libros infantiles, donde los personajes masculinos superan en número a las niñas y otros géneros, los cuidadores pueden cambiar los pronombres de él a ella o a ellos. Los adultos también pueden elegir libros y medios que representen a los menores de edad de maneras diversas e inclusivas, y resaltar los estereotipos cuando surgen en las historias.

5. Fomentar el juego unisex

La segregación de género está profundamente arraigada en las estructuras sociales y puede tener implicaciones negativas, como actitudes sexistas hacia personas de otros géneros. Los menores de edad a menudo se clasifican en grupos de género, a veces de manera informal ("los niños se alinean aquí, las niñas se alinean allí") y otras veces explícitamente, como en las escuelas de un solo sexo.

Las investigaciones muestran que los infantes y jóvenes que tienen amistades cercanas con menores de edad de otros géneros tienen actitudes más positivas y menos sexistas hacia el género de sus amigos.

[Así reaccionaron los mexicanos a declaraciones del papa Francisco sobre aceptar uniones civiles de parejas gay]

Los padres y educadores pueden crear oportunidades para que los infantes interactúen con gente de su edad de diferentes géneros. Pueden dejar de segregarlos por género, elegir equipos deportivos y otras actividades extracurriculares organizadas que estén abiertas a todos los géneros y organizar fiestas de cumpleaños de géneros mixtos, por ejemplo.

Las actividades para todos los géneros ayudan a los menores de edad a reconocer sus similitudes y celebrar sus diferencias e incluyen a los niños que no se identifican como niñas o niños.