Las llamas están contenidas pero el número de muertos sigue en aumento al norte de California

Los costos asociados con el letal incendio pueden ascender a miles de millones de dólares según el secretario de Interior

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

No se han encontrado más restos este lunes en el norte de California pero la cifra de muertos a causa del incendio forestal, llamado Camp Fire, ha aumentado a 88 después de que los investigadores determinaran que tres grupos separados de restos humanos corresponden a más de una persona.

 

Además, 203 nombres continúan en la lista de personas desaparecidas después de que las llamas arrasaran una zona rural ubicada a 140 millas al norte de San Francisco, ha dicho Kory Honea, jefe del departamento de policía del condado de Butte. El funcionario ha revelado los nombres de 16 víctimas mortales, con edades comprendidas entre los 58 y los 95 años.

 

El ritmo al que se están encontrando restos humanos se ha ralentizado en los últimos días. "Los restos que estamos recuperando ahora fueron consumidos casi completamente por el fuego”, señala tras agregar que hay antropólogos analizando los fragmentos de hueso para ayudar a los forenses en la identificación.

 

El fuego, que se desató el 8 de noviembre destruyó más de 13.000 viviendas, está contenido en su totalidad según dijeron las autoridades este domingo.

 

Aunque Honea rechaza comentar qué porcentaje de la zona afectada ha sido ya registrada, apunta que las zonas con mayor densidad de población y aquellas donde se identificaron posibles decesos ya fueron revisadas. Los equipos se están desplegando ahora por zonas con menos daños.

 

Los costos asociados con el letal incendio pueden ascender a miles de millones de dólares, ha dicho este lunes el secretario de Interior de Estados Unidos, Ryan Zinke, tras su regreso a la ciudad de Paradise, añadiendo que nunca había semejante devastación.

 

"Hay muchas cosas en las que preferiría gastar este dinero federal en lugar de reparar el daño de las cosas que han sido destruidas”, ha declarado. Zinke hizo referencia a otros servicios públicos, como mejorar la experiencia de los visitantes del Parque Nacional Yosemite.

 

El gobierno de Estados Unidos ha distribuido más de 20 millones de dólares en ayudas a los desplazados por el catastrófico fuego, según  un funcionario de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés).

 

Frank Mansell, vocero de FEMA, apunta que se destinaron 15,5 millones de dólares en ayuda para alojamientos, incluyendo bonos para habitaciones de hoteles. En una entrevista en la ciudad de Chico, dice que la respuesta al desastre está en una fase temprana pero que, con el tiempo, los afectados recibirán vivienda a largo plazo en remolques o departamentos. La FEMA ha empleado además 5 millones de dólares para atender otras necesidades, incluyendo gastos por funerales.

 

Unas 17.000 personas se han registrado en la agencia federal de desastres, que revisará las coberturas de seguro, los bienes y otros factores para determinar la ayuda que le corresponde a los afectados, agregó Mansell.