Las 10 revelaciones más impactantes sobre Trump y sus negocios a partir de sus declaraciones de impuestos

Datos obtenidos por una investigación periodística revelan aspectos cruciales de las empresas del presidente, que van desde contratos millonarios de Gobiernos extranjeros hasta deudas de cientos de millones de dólares.
/ Source: Telemundo

Donald Trump ha sido el primer presidente en la historia reciente del país que ha roto con la tradición de publicar sus documentos fiscales. La obtención de más de dos décadas de una parte de sus declaraciones de impuestos y las de sus compañías por parte del diario The New York Times ilustra aspectos cruciales de eso que ha buscado mantener oculto.

Es importante tener en cuenta que los documentos fueron elaborados por las compañías de Trump con el fin de presentarlos ante el Servicio de Rentas Internas (IRS) y que no son un recuento imparcial. Sin embargo, ofrecen la imagen más completa de sus estados financieros que se haya visto hasta ahora.

[Trump intenta ocultar sus impuestos pero un juez le dio otra orden clara y lo que está en juego es el poder presidencial]

Estos son los 10 hallazgos más significativos del material revelado por el Times:

1) Entre 2016 y 2017, cuando Trump ganó las elecciones y durante su primer año en la Casa Blanca tan sólo pagó 1,500 dólares, en total, de impuestos federales sobre la renta, a pesar de gestionar una organización aparentemente multimillonaria. Él rechazó este descubrimiento y aseguró que pagaba “mucho”, haciendo referencia a los impuestos estatales.

2) Reportar más pérdidas que ganancias. Esta ha sido una de las estrategias más visibles de su Organización. En 10 de los últimos 15 años no ha tenido que pagar impuestos federales debido a las pérdidas millonarias registradas.

3) Un estilo de vida ostentoso. A pesar de los reportes de pérdidas, el mandatario ha logrado beneficiarse de deducciones fiscales por rubros que parecerían pertenecer a los gastos personales. Por ejemplo, deduciendo 70,000 dólares gastados en cortes de cabello para aparecer en televisión.

4) Trump tiene en marcha una batalla fiscal formidable: el IRS lleva una década auditando una devolución de 72.9 millones de dólares para saber si realmente la merecía; si se demuestra que fue irregular, podría costarle más de 100 millones.

[Una corte faculta al Congreso para acceder a ocho años de declaraciones fiscales de Trump]

5) Al mismo tiempo que Ivanka Trump, hija del presidente, trabajó como una empleada de la organización de su padre, parece haber recibido “honorarios de consultoría” que luego se dedujeron del pago de impuestos.

El presidente Donald Trump camina hacia el podio para una conferencia de prensa en la Casa Blanca el domingo 27 de septiembre de 2020 en Washington. (AP Foto/Carolyn Kaster)AP

6) La presidencia le ha ayudado a hacer dinero a Trump. Recibió más pagos por parte de cabilderos, políticos y funcionarios extranjeros de lo que se sabía hasta ahora, por medio de sus hoteles y clubes de golf. Tan solo en la propiedad de Mar-A-Lago en el sur de Florida, ganó 5 millones de dólares de nuevos miembros.

7) Obtuvo contratos millonarios en otros países durante sus primeros dos años en la Casa Blanca. Filipinas le otorgó 3 millones de dólares; India, 2.3 millones y Turquía 1 millón.

[Al presidente ‘no se le van las cabras’. Ha ahorrado una fortuna en impuestos… ¡Con cabras!]

8) Hizo su mayor fortuna vendiendo su imagen personal: entre 2004 y 2018, Trump ganó más de 427 millones de dólares. Con las ganancias de su participación en la serie de televisión The Apprentice, (2004 – 2017 en NBC), Trump compró más de 10 campos de golf.

9) Tiene grandes deudas pendientes. Además de los 100 millones que podría deberle al IRS, tiene pendiente el pago de una hipoteca por 100 millones de dólares que se vence en 2022. En total, podría deber unos 421 millones de dólares.

10) ¿Un presidente en bancarrota? Si gana la reelección en noviembre y no consigue cómo pagarle a sus acreedores, muchos de ellos se verían en la inédita posición de tener que embargar los bienes de un mandatario en funciones. En el caso de que pierda, de todos modos deberá hallar un modo de saldar sus deudas o exponerse a las consecuencias de incumplir el pago.