La seguridad fronteriza provoca tensiones entre candidatos al Senado por Texas

Reproches, acusaciones y tensión en el segundo debate entre el demócrata, Beto O'Rourke, y el senador republicano por Texas Ted Cruz
El aspirante demócrata al senado por Texas, Beto O'Rourke, y el senador republicano por este estado, Ted Cruz, este martes en un debate en San Antonio.
El aspirante demócrata al senado por Texas, Beto O'Rourke, y el senador republicano por este estado, Ted Cruz, este martes en un debate en San Antonio.AP / AP

El senador republicano por Texas Ted Cruz y el aspirante demócrata, Beto O'Rourke, intercambiaron este martes agrios reproches y acusaciones en un segundo debate, antes de la elección de medio término del 6 de noviembre, centrado en la seguridad fronteriza y cargado de tensión desde un plató de televisión en San Antonio. El presidente Donald Trump ha comentado a primera hora de este miércoles el debate y ha arremetido contra O'Rourke.

“Viendo el debate de anoche, Beto O'Rourke, que quiere impuestos más altos y muchas más regulaciones, no está en la misma liga que Ted Cruz y lo que la gran gente de Texas defiende y quiere. Ted es fuerte en Crime, Frontera y Segunda Enmienda, ama a nuestros militares, veteranos, impuestos bajos. ¡Beto es un flojo!”, ha tuiteado Trump este miércoles.

"Ted Cruz ha hecho mucho por Texas, incluyendo recortes masivos de impuestos y regulaciones, lo que ha llevado a Texas a conseguir las mejores cifras de empleo en la historia del estado. Él vigila cuidadosamente la segunda enmienda. ¡O’Rourke lo echaría todo a perder! ¡Ted siempre ha tenido mi fuerte respaldo!”, añade el presidente. 

 

Inmigración
 
O'Rourke, firme defensor de los derechos de los inmigrantes, reprochó en el debate a su rival de actuar "de forma sistemática" contra esta comunidad. Una afirmación que no sentó nada bien a Cruz que interrumpió el turno de palabra del demócrata. El senador texano aseguró que su intención es "defender a las personas de Texas y a las autoridades que dan su vida para ello", por lo que, en su opinión, los muros son necesarios para evitar la llegada de "criminales". 


La tensión siguió en aumento, incluso con reproches a los moderadores del debate, cuando Cruz le pidió de forma insistente a O'Rourke que definiera su propuesta para proteger la frontera con México, si no era con el levantamiento de barreras. "Tengo que decir que las ciudades fronterizas son las más seguras del país. Así que creo que solo hay que invertir en tecnología que nos permita ser más eficientes en identificar a las personas que entran al país", contestó el congresista demócrata por El Paso, localidad fronteriza con México. 


"Cuando el Senado votó para avanzar en el debate para los jóvenes inmigrantes, Dreamers, 98 senadores se presentaron ese día, 97 votaron para avanzar. Sólo un senador votó no", ha dicho O'Rourke. Cruz emitió el único voto en contra. “No creo que debamos otorgarle la ciudadanía a nadie aquí ilegalmente", dijo Cruz durante su declaración del 15 de febrero en el Senado. 


Durante años, Cruz ha criticado las políticas que crean vías de ciudadanía para cualquier persona que vive ilegalmente en el país. En 2016, dijo que trabajaría para deportar a los aproximadamente 12 millones de inmigrantes si fuera elegido presidente.
 
Kavanaugh y el aborto
 

Ambos contendientes se mostraron enfrentados en sus discursos, en especial cuando abordaron el tema de la llegada del polémico magistrado Brett Kavanaugh al Tribunal Supremo de EE.UU., que derivó en una discusión sobre la legalidad del aborto. 


Cruz demostró su oposición a esta práctica, argumentando que "todas las vidas son un regalo de Dios", y acusando a Beto de tener una postura "extremista" por apoyar medidas a favor del aborto, algo que según el republicano "no gusta a la mayoría de texanos". Por su parte, O'Rourke se limitó a decir que no apoyará a un juez que "no defiende los derechos civiles", ya que su intención es preocuparse "por las personas y no por las empresas o los intereses políticos".
 
 #MeToo
 

Así, también hubo tiempo para el #MeToo, que denuncia la discriminación y el acoso a las mujeres, y que ambos reconocieron como "una buena causa". En este sentido, O'Rourke, mucho más tranquilo que su oponente en todo el debate, respaldó cualquier medida que endurezca los delitos de acoso o abusos hacia las mujeres, mientras que Cruz abogó por respetar a las mujeres como "hijo, esposo y padre de dos niñas". 


Otro de los temas destacados fue la economía, argumento principal del republicano para defender su reelección para uno de los dos puestos al Senado por Texas. "Estamos mejor que hace seis años, con la tasa de desempleo más baja. Yo quiero rebajar los impuestos, Beto los quiere subir. Yo quiero mantener el crecimiento económico, él quiere centrarse en destituir al presidente. Tenemos los mejores datos, no necesitamos arruinarlos", sentenció Cruz. 


Respecto a la relación con el presidente, Donald Trump, el senador insistió varias veces en sus intervenciones que la actitud de O'Rourke y "el deseo repetido de buscar su destitución" no es la mejor estrategia para trabajar en favor de los intereses texanos. "Suena raro que sea precisamente él quien hable de la relación con el presidente Trump", atacó el demócrata, despertando las risas del público.
 

Economía


A continuación, el congresista demócrata comentó que a nivel estatal buscará aumentar la recaudación impositiva para hacer frente a proyectos sociales como un sistema sanitario para las rentas más bajas, mientras que a escala federal tratará de buscar una solución a la guerra comercial de los aranceles. 


O'Rourke considera que Estados Unidos "no puede enfrentarse en una disputa comercial sin aliados", porque de esta forma los países no querrán comprar sus productos y los agricultores "sufrirán" las consecuencias. 


La batalla por el asiento del Senado por Texas es una de las que más expectación mediática está suscitando de cara a las elecciones legislativas del 6 de noviembre, por la influencia mediática del demócrata que, hasta el momento, ha obtenido una recaudación récord de 60 millones de dólares. Pese a ello, la mayoría de encuestas dan como ganador a Ted Cruz con una ventaja que oscila entre los 5 y 9 puntos.