La policía baleó a un migrante al acudir a la casa equivocada. Ahora le niegan una indemnización a su pareja

Aunque la policía lo mató por error, las autoridades de Southhaven se niegan a compensar a su pareja y busca desacreditarla calificándola de "amante bígama".

Hace dos años la policía acudió a un parque de casas móviles en Southaven, Mississippi, respondiendo a una llamada por violencia doméstica, y provocó una tragedia peor que la intentaba evitar: mató a un hombre que no provocó la llamada, Ismael López, de un tiro en la nuca. 

Ahora las autoridades de la ciudad se niegan a pagar una indemnización a su pareja, bajo el argumento de que la víctima, Ismael López, era indocumentado y ella también.

"Estamos sorprendidos", dijo Murray Wells, un abogado que representa a la familia de López, en una conferencia de prensa el jueves.

Su pareja, Claudia Linares, a quien la ciudad se ha referido en documentos legales como "amante bígama", está estupefacta. "No tengo palabras", se limitó a decir.

La muerte de López el 24 de julio de 2017 provocó protestas en pequeña ciudad del norte de Mississippi, a las afueras de Memphis. El caso no ha estado exento de controversia: la policía afirmó que López, un mecánico, abrió la puerta de su casa y les apuntó con un arma, lo que sus abogados y su esposa niegan.

Por otro lado, el fiscal de fiscal de distrito del condado de DeSoto, John Champion, dijo que no cree que los oficiales se anunciaron antes de abrir fuego contra López.

En julio de 2018, un Gran Jurado se negó a acusar a los oficiales involucrados en el tiroteo. Linares presentó la demanda civil en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Mississippi.

Ahora, los abogados de la ciudad de Southaven, tratando de convencer a un juez federal de que desestime la demanda, alegan que debido a que la víctima era un inmigrante indocumentado no estaba protegido por la Constitución de los Estados Unidos.

La Constitución confiere derechos básicos a las personas que se encuentran en Estados Unidos, independientemente de su status migratorio.

Pero los abogados de la ciudad afirman que debido a que López no tenía una "relación legalmente reconocida" con los Estados Unidos, por lo que no estaba protegido bajo la Cuarta Enmienda, que protege contra registros e incautaciones irrazonables, o la Enmienda 14, que garantiza la igualdad de protección a todos los ciudadanos.

"Si alguna vez tuvo los derechos civiles de la Cuarta Enmienda o la Decimocuarta Enmienda, se perdieron por sumala conducta", escribió la abogada Katherine S. Kerby en un informe a la corte. "Ismael López pudo haber sido una persona en suelo estadounidense, pero él no era uno de "Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos" con derecho a los derechos civiles invocados en esta demanda", dijo citando una frase de la Constitución.

“Amante bígama”

Pero los defensores legales de la ciudad han ido más allá de los argumentos legales y han intentado desacreditar a Linares, a quien definieron como “amante bígama” que estaba con dos hombres a la vez y no se había casado con López.

El equipo legal de Linares dice que esos cargos son falsos y extremadamente ofensivos y la semana pasada presentó un certificado de matrimonio que muestra que los dos se casaron en Arkansas en 2003.

"Es una verdadera lástima que tengan que usar estas tácticas para ensuciar el nombre de alguien cuando perdió a su pareja, el amor de su vida, en un trágico accidente", dijo el abogado Aaron Neglia en la conferencia de prensa del jueves.

En una declaración compartida a medios de comunicación locales, el alcalde de Southaven, Darren Musselwhite, respondió que la ciudad "defenderá este asunto en el tribunal de justicia, no en los medios de comunicación a través de conferencias de prensa con declaraciones ridículamente engañosas".

En la conferencia de prensa del jueves, Wells dijo que le pidió al juez que preside el caso que considerare sancionar a la ciudad por usar argumentos de mala fe y por cuestionar la integridad del matrimonio de López.

"Este caso nunca debería haber estado aquí en primer lugar", dijo. "Fue un accidente. Deberían haberse responsabilizado por ello, y deberíamos seguir adelante”.

Relacionado: Una familia hondureña recibió disparos con pistolas de aire comprimido. No informaron a la policía por ser indocumentados