La orden del Gobierno de Trump no se cumple: las restricciones a las apps TikTok y WeChat quedan suspendidas por el momento

Las restricciones a TikTok se retrasaron una semana el sábado después de que Trump dijera que apoyaba un acuerdo con Oracle que convertiría la aplicación de propiedad china en una empresa estadounidense. Con respecto a WeChat, la jueza de California Laurel Beeler alegó que la prohibición de Trump afecta los derechos de los usuarios de la Primera Enmienda.

El presidente Trump prohibió sus descargas por orden ejecutiva a partir de este domingo, pero tanto TikTok como WeChat podrán seguir descargándose en las tiendas de aplicaciones del país.

Una jueza de California bloqueó este domingo la orden del Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de prohibir las descargas de la red de mensajería china WeChat (el WhatsApp chino) en el mercado de aplicaciones estadounidense. La aplicación TikTok, plataforma para crear y compartir vídeos cortos, también se podrá seguir descargando después de un fallo judicial del sábado y tras un acuerdo premilinar con Oracle para seguir operando en el país. La prohibición para ambas compañías iba a entrar en vigor este domingo.

En un fallo fechado el sábado, la magistrada de California Laurel Beeler alegó que las acciones del Gobierno afectarían los derechos de los usuarios de la Primera Enmienda, ya que una prohibición efectiva de la aplicación elimina su plataforma de comunicación.

Esta decisión judicial se produce después de que el sábado el Departamento de Comercio de EE.UU. anunciara que iba a retrasar una semana la aplicación de medidas similares contra TikTok, que en un principio iban a entrar en efecto este domingo, después de que Trump diera su "bendición" a un acuerdo preliminar para que pueda operar en el país, en asociación con las estadounidenses Oracle y Walmart.

[Facebook restringirá los anuncios políticos una semana antes de las elecciones para evitar interferencias en la votación]

WeChat es una aplicación de mensajería popular entre muchos estadounidenses que hablan mandarín y sirve como un salvavidas para amigos, familiares, clientes y contactos comerciales en China. Es propiedad del gigante tecnológico chino Tencent.

Un grupo de usuarios de WeChat hizo la solicitud después de que el Departamento de Comercio de Estados Unidos comunicara el viernes que prohibiría WeChat en las tiendas de aplicaciones estadounidenses y impediría acceder a los servicios esenciales de internet en el país, a partir del domingo a las 11:59 pm.

"La evidencia de los demandantes refleja que WeChat es efectivamente el único medio de comunicación para muchos en la comunidad, no solo porque China prohíbe otras aplicaciones, sino también porque los hablantes de chino con un dominio limitado del inglés no tienen más opciones que WeChat", escribió Beeler.

[Trump quiere regular a las redes sociales. ¿Ataque a la libertad de expresión o distracción política?]

"Y, como señalan los demandantes", añade la magistrada, "existen alternativas obvias a una prohibición total, como prohibir WeChat en los dispositivos gubernamentales, como ha hecho Australia, o tomar otras medidas para abordar la seguridad de los datos".

El Gobierno citó preocupaciones por la seguridad nacional y la privacidad de los datos al tomar medidas contra WeChat e imponer restricciones similares a TikTok, otra aplicación popular de propiedad china. Las restricciones a TikTok se retrasaron una semana el sábado después de que el presidente Donald Trump dijera que apoyaba un acuerdo con Oracle que convertiría a TikTok en una empresa estadounidense.

En un fallo con fecha del sábado 19 de septiembre de 2020, la juez magistrada Laurel Beeler en California dijo que las acciones del gobierno afectarían los derechos de la Primera Enmienda de los usuarios.AP Photo/Mark Schiefelbein

Los usuarios de WeChat argumentaron que las acciones contra la aplicación restringirá la libertad de expresión.

En el fallo, el tribunal alega que prohibir WeChat “elimina todo acceso significativo a la comunicación en la comunidad de demandantes” y que una orden judicial sería de interés público.

El Gobierno de Estados Unidos argumentó que no estaba restringiendo la libertad de expresión porque los usuarios de WeChat todavía “son libres de hablar en plataformas alternativas que no representan una amenaza para la seguridad nacional”.

La evidencia específica sobre la amenaza a la seguridad nacional que WeChat representa también fue “modesta”, según la juez Beeler.

La disputa sobre TikTok y WeChat es el último punto de tesión entre las dos economías más grandes del mundo, mientras la administración Trump intenta contrarrestar la influencia de Beijing.

Desde que asumió el cargo en 2017, Trump ha librado una guerra comercial con China, ha bloqueado las fusiones que involucran a empresas chinas y ha sofocado el negocio de empresas chinas como Huawei, fabricante de teléfonos y equipos de telecomunicaciones.

Con información de EFE, AP y CNN.