La Migra deporta cada vez a más inmigrantes. Pero tiene en su punto de mira a 565.000 fugitivos

ICE alerta de puede verse obligada a liberar a miles de indocumentados. Le explicamos por qué.
Imagen de archivo de un avión de ICE para el traslado de inmigrantes para su deportación.
Imagen de archivo de un avión de ICE para el traslado de inmigrantes para su deportación. AP / AP

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) deportó a 256.085 personas durante el pasado año fiscal (de octubre de 2017 a septiembre de 2018), la cifra más alta desde que Donald Trump es presidente, pero por debajo de la media de los ocho años de presidencia del demócrata Barack Obama.

En total, ICE arrestó durante ese año a 158.851 personas, un 11% más que en el mismo periodo anterior, según los datos revelados este viernes. De ellos, 20.464 no tenían antecedentes criminales. La agencia federal ha insistido en que “no hay ninguna categoría de extranjero exenta de las acciones migratorias”, aunque seis de cada deportados tenía antecedentes. Además, casi 6.000 estaban considerados o se sospechaba que podían ser terroristas o pandilleros.

ICE ha advertido de que hay 565.892 inmigrantes “fugitivos”, es decir, con una orden de deportación que no han obedecido.

El director en funciones de la agencia, Ronald Vitiello, se ha dicho además “preocupado” porque sus estrecheces presupuestarias que atraviesa, según dice, le pueden obligar a liberar a un buen número de inmigrantes ahora bajo custodia, como sucedió, añade, en 2013, con Barack Obama en la presidencia.

ICE mantiene ahora bajo custodia a cerca de 45.000 inmigrantes, aunque sólo tiene presupuesto regular asignado para 40.000. El incremento de llegadas a la frontera está poniendo en aprietos a las agencias migratorias, que carecen de centros de detención suficientes. Sin embargo, el Gobierno está presionando al Congreso para aprobar cambios legales que impidan dejar en libertad bajo fianza a los inmigrantes capturados.