La Migra arresta a un mexicano que se refugió casi un año en una iglesia para evitar ser deportado

El inmigrante asegura que tiene que quedarse en el país porque su esposa está muy enferma. Así fue atrapado.

Un mexicano que se refugió durante 11 meses en una iglesia de Durham, en Carolina del Norte, para evitar la deportación, fue arrestado este viernes al llegar a una cita con las autoridades migratorias.

El inmigrante Samuel Oliver Bruno, de 47 años, fue detenido en una oficina de inmigración en el área de Raleigh, informó en un comunicado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE).

El grupo defensor Alerta Migratoria NC dijo en un comunicado que Oliver fue a que le tomaran las huellas dactilares para poder solicitar la residencia y permanecer con su esposa e hijo.

El ICE informó que Oliver, quien lleva dos décadas viviendo en Carolina del Norte, no tenía base legal para estar en Estados Unidos y agotó todas sus apelaciones. En 2014 se declaró culpable de utilizar documentos falsos para reingresar por Texas a Estados Unidos después de salir del país, según documentos de la corte.

Varias decenas de manifestantes acudieron a la oficina de inmigración en Morrisville con la esperanza de disuadir a las autoridades de que detuvieran a Oliver. Videos en la televisión local mostraban que la policía se llevaba a algunos manifestantes esposados después de que, aparentemente, se negaran a dispersarse.

Un vocero policial no respondió de momento un correo preguntando por los arrestos adicionales.

Alerta Migratoria NC dijo que Oliver presentó una solicitud al Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) para no ser deportado. En un comunicado tras su arresto, el grupo dijo que a Oliver le pidieron ir para un registro biométrico como parte de la solicitud y que estaba consciente del riesgo.

“Para cumplir con su petición, Samuel tendrá que dejar el santuario y arriesgarse a ser detenido”.

Una vocera de USCIS no respondió de momento a la petición de comentario sobre el tipo de solicitud que el mexicano presentó para quedarse en Estados Unidos.

Oliver se había convertido en el quinto inmigrante en acudir a una "iglesia santuario" en busca de refugio, según reportó el diario Mundo Hispánico

Según dijo el año pasado, necesitaba quedarse en el país para ayudar a su esposa que iba a ser sometida a una operación a corazón abierto y quien además padecía lupus, una enfermedad que la obligaba a mantenerse bajo tratamiento.

Durante una conferencia de prensa en la que Oliver anunció su decisión de permanecer en la iglesia, también pidió a las autoridades que tuvieran un poco más de sensibilidad hacia las familias migrantes.