La Migra advierte de “un nuevo fenómeno” que pone en peligro la vida de miles de personas

Los coyotes cruzan ahora a los indocumentados por zonas remotas en el desierto de Nuevo México y en grupos extremadamente grandes. Puede ser por un motivo económico
Examen en junio de 2014 de los restos de un salvadoreño que falleció cruzando la frontera estadounidense.
Examen en junio de 2014 de los restos de un salvadoreño que falleció cruzando la frontera estadounidense. AP / AP

La Oficina de Aduanas  y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) ha alertado de “un nuevo fenómeno” que consiste en la llegada de grandes grupos de inmigrantes a las zonas más remotas de la frontera suroeste con México.

A ello se suma la advertencia realizada hace unos meses por la Patrulla Fronteriza de que cada vez son más los grandes grupos de inmigrantes, en su mayoría centroamericanos, a los que los coyotes que les ayudan a cruzar abandonan luego a su suerte en medio del desierto, poniendo en peligro sus vidas.

“Hemos empezado a ver a grupos extremadamente grandes llegar juntos, una o dos veces por semana, desde mediados de octubre”, ha explicado a periodistas este martes el comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, añadiendo que las cifras se han disparado en las últimas semanas, según informa la cadena NBC.

En los últimos tres días, en concreto, se han entregado 496 personas que viajaban en dos grupos tras cruzar la frontera cerca de Antelope Wells (Nuevo México). A inicios de mes, un grupo de 163 inmigrantes se entregó en esa misma zona; con ellos viajaba Jakelin Caal, la niña guatemalteca de siete años que murió horas después ya en custodia de la Patrulla Fronteriza, cuando estaba siendo transportada al puesto más cercano, a 94 millas de distancia.

McAleenan ha asegurado hoy que, al contrario que las caravanas que tardan semanas en viajar desde Centroamérica hasta la frontera, estos grupos salieron de Guatemala y en solo cinco días estaban en territorio estadounidense, tras ser transportados en autobuses por los traficantes de personas.

 ¿Por qué eligen cruzar por la zona más remota y peligrosa? McAleenan no ha ofrecido una respuesta, aunque ha teorizado que quizá Nuevo México, al no ser un corredor habitual para los coyotes (que optan más por Texas o California), el precio cobrado a los inmigrantes sea menos. “Vamos a investigarlo”, ha dicho.

El Gobierno que preside Donald Trump ha enviado a miles de militares a reforzar la frontera, concentrando su interés en particular en California, adónde llego la última caravana de centroamericanos; además, sigue insistiendo en construir un muro que cubriría todo el borde con México, excepto las regiones más remotas y peligrosas (porque tienen montañas, desiertos o ríos bravos, ha explicado).