IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La bicicleta más grande de Cuba

La bicicleta más grande de Cuba

Por Orlando Matos


La Habana, 21 de agosto.- A casi un piso de altura pedalea todos los días Félix Ramón Guirola Cepero, constructor de la bicicleta más alta de la isla y que por las calles de esta capital en su ir y venir habitual parece un magistral artista de circo.

Su ciclo “del diario” mide poco más de 7 pies de altura y aunque Guirola reconoce que constituye “su afición”, aclara que constituye “el medio de transporte” en que se mueve “a todos lados, incluso llevo a mi mujer al trabajo allá arriba”, dice entre risas.

Desde 1983 “la inventó” en la oriental provincia de Ciego de Avila con el propósito “de usarla en los carnavales”, y a partir de entonces “construyo bicicletas gigantes”, algunas para amigos suyos, pero la de él “es la más alta de Cuba” afirma con orgullo.

“He llegado a empatar hasta ocho bicicletas, y la máster mía mide 19 pies”, revela pero por “falta de apoyo” no ha logrado “un registro en los premios Guinness”, lamenta. Quizás lo consiga cuando saque a la calle la que fabrica actualmente.

“Estoy haciendo una de 32 pies de altura” nos informa en primicia Guirola, quien es locuaz hablando de bicicletas –“desde niño esto es lo mío”-, pero que sonriente rechaza revelar su edad. “Mejor pon ahí que soy soldador y trabajo en la construcción” expresa a cambio.

Al transitar por el famoso Malecón habanero para llegar a su casa en el centro histórico de la ciudad, él y su bicicleta devienen atracción de locales y visitantes, y “hasta la policía del tránsito se asombra con la facilidad que me subo y me bajo”, un espectáculo para cualquiera.

Hace tres años, desde que se casó, Guirola vino para La Habana, de la cual se ha convertido en un personaje con su rutina diaria que asemeja rodar encima de una escalera con dos ruedas... sin caerse.

FIN