Kemp acusa a los demócratas de Georgia de intentar hackear el sistema de registro de votantes. Su contrincante lo tilda de "desespero"

El secretario no ofreció evidencia para respaldar sus alegaciones. Los demócratas lo tildaron de un "truco político" a dos días de las elecciones.

El secretario de estado por Georgia y candidato republicano a la gubernatura, Brian Kemp, anunció el domingo que está investigando al Partido Demócrata del estado por un presunto intento de hackear el sistema de registro de votantes. Los demócratas tildaron a la denuncia como un descarado “truco político” a dos días de las elecciones de medio término.

Kemp, quien está en una reñida contienda contra Stacey Abrams, denunció que el Partido Demócrata hizo un “atento fallido de hackear el sistema de registro de votantes” y anunció que su oficina está abriendo una investigación del partido. Agregó que alertaron al Departamento de Seguridad Nacional y al FBI, pero no ofreció evidencia que respaldara sus alegaciones.
"Si bien no podemos comentar sobre los detalles de una investigación en curso, puedo confirmar que el Partido Demócrata de Georgia está siendo investigado por posibles delitos cibernéticos", dijo en una declaración Candice Broce, secretaria de prensa del secretario de Estado. "También podemos confirmar que no se accedieron a datos personales y que nuestro sistema permanece seguro".

Los demócratas rechazaron el anuncio, que se produjo en el contexto de una de las contiendas más disputadas en el país antes de las elecciones de medio término del martes.

Rebecca DeHart, directora ejecutiva del Partido Demócrata en el estado, dijo en una declaración que la investigación era "un ejemplo más de abuso de poder por parte de un secretario de estado poco ético".

"Para ser muy claros, las afirmaciones de Brian Kemp son 100 por ciento falsas, y el Partido Demócrata de Georgia desconocía de esta llamada investigación hasta que un agente de campaña en la oficina oficial de Kemp publicó una declaración esta mañana", dijo DeHart. "Este truco político de Kemp apenas unos días antes de la elección es otro ejemplo de por qué no se puede confiar en él y no debería supervisar una elección en la que también es candidato a gobernador".

Abrams dijo el domingo durante una entrevista con Jake Tapper de la cadena CNN  que el anuncio de Kemp era "un intento desesperado para distraer a la gente de"  los fallos judiciales que fueron en contra de las decisiones que tomó como secretario de estado, la agencia que supervisa la votación en el estado.

"Está desesperado por desviar la conversación de sus fracasos, de su negativa a cumplir con sus compromisos y del hecho de que forma parte de un sistema nacional de supresión de votantes que no funcionará en esta elección porque lo vamos a superar. Vamos a votarle  y vamos a ganar ", dijo Abrams.

La última disputa en la reñida contienda tiene que ver con el rol actual de Kemp como el principal funcionario electoral del estado. Esa controversia se centra en que Kemp purgue a decenas de miles de votantes, la mayoría de los cuales son negros, de las listas de votantes antes de las elecciones de la próxima semana. Kemp ha negado que esté intentando suprimir el voto negro, diciendo que simplemente está cumpliendo con la ley.

Abrams ha acusado a Kemp de socavar la confianza en la democracia y de crear "una atmósfera de temor" para los votantes a través de sus acciones como secretario de estado. Kemp ha tildado estas acusaciones  como "una farsa".

El expresidente Jimmy Carter, nacido en el estado de Georgia, recientemente pidió a Kemp que renuncie.

El mes pasado, una encuesta de NBC News/Marist encontró que la contienda está esencialmente empatada, con probables votantes que favorecen a Kemp en un 49% a 47%, un número dentro del margen de error de la encuesta. Entre los votantes registrados, los dos candidatos están empatados en 47%.