IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un libro, camisetas y fondos para recaudar dinero: algunos acusados del asalto al Capitolio intentan lucrarse con sus delitos

En algunos casos, los alborotadores han usado el ataque como plataforma para promocionar sus negocios, aspiraciones políticas o perfiles de redes sociales. Muchos han recolectado dinero para poder costear los gastos de su defensa.

Por Michael Kunzeman - The Associated Press

Algunos de los acusados de asaltar el Capitolio el 6 de enero de 2021 están tratando de sacar provecho de su participación en esos disturbios mortales usándolos como plataforma para ganar dinero, promover iniciativas comerciales y mejorar sus perfiles en las redes sociales, pese a enfrentar penas de prisión y terribles consecuencias personales.

Un hombre de Nevada que fue encarcelado por su implicación pidió a su madre que contactara a los editores de un libro que está escribiendo sobre "el incidente del Capitolio". Un alborotador del estado de Washington ayudó a su padre a vender ropa y otras mercancías con lemas como "Nuestra casa" e imágenes del edificio del Capitolio. Otro hombre de Virginia lanzó un álbum de rap con canciones sobre los disturbios, en cuya portada aparece sentado sobre un auto policial frente al Capitolio el día de los hechos.

Simpatizantes del presidente Donald Trump trataban de tumbar las barreras custodiadas por la policía el 6 de enero de 2021, en Washington.
Simpatizantes del presidente Donald Trump trataban de tumbar las barreras custodiadas por la policía el 6 de enero de 2021, en Washington.Julio Cortez / AP

Esas acciones a veces complican las cosas para los acusados ​​cuando se enfrentan a los jueces en la sentencia, porque los fiscales señalan las actividades lucrativas para exigir castigos más severos. El Departamento de Justicia, en algunos casos, intenta recuperar el dinero que esas personas han ganado a través de la insurrección.

En un caso, las autoridades federales incautaron decenas de miles de dólares de un acusado que vendió sus imágenes del 6 de enero. En otro, el acuerdo de culpabilidad de un hombre de Florida permite al Gobierno cobrar las ganancias de cualquier libro que publique en los próximos cinco años. Y los fiscales quieren que un hombre de Maine que recaudó más de 20,000 dólares de sus simpatizantes entregue parte del dinero porque lo representa un defensor público financiado por los contribuyentes.

[El comité que investiga el asalto al Capitolio detallará “minuto a minuto” la inacción de Trump durante los disturbios]

Muchas de las personas que participaron en esos incidentes han pagado un alto precio personal por sus acciones. Al momento de la sentencia, a menudo piden indulgencia alegando que ya han experimentado graves consecuencias por sus delitos.

Perdieron trabajos o carreras enteras. Algunos matrimonios se rompieron. Amigos y parientes los evitan o incluso los denunciaron al FBI. Los extraños les han enviado mensajes de odio y amenazas en línea. Y tienen costosas facturas legales que atender para defenderse de cargos federales que van desde delitos menores hasta delitos graves.

Los sitios web y las plataformas de financiación colectiva creadas para recaudar donaciones para los acusados ​​por los disturbios en el Capitolio intentan presentarlos como patriotas maltratados o incluso como presos políticos.

Una médica antivacunas que se declaró culpable de ingresar ilegalmente al Capitolio fundó una organización sin fines de lucro que reunió más de 430,000 dólares para sus gastos legales. La apelación de recaudación de fondos del grupo de Simone Gold, America’s Frontline Doctors, no mencionó su declaración de culpabilidad, señalaron los fiscales.

[El Servicio Secreto borró mensajes del 6 de enero y el día antes del asalto al Capitolio]

Antes de sentenciar a Gold a dos meses de cárcel, el juez federal de distrito Christopher Cooper calificó de "indecoroso" que su organización invocara los disturbios del Capitolio para recaudar dinero. Los fiscales dijeron en los documentos judiciales que "es increíble" que incurra en cerca de 430,000 dólares en costos legales por su caso que conlleva delitos menores.

Otro acusado, dueño de un gimnasio de Nueva Jersey que golpeó a un oficial de policía durante el asedio, recolectó más de 30,000 dólares en donaciones en línea para un "fondo de ayuda para patriotas" que busca cubrir los pagos de su hipoteca y otras facturas mensuales. Los fiscales citaron el fondo al recomendar una multa para Scott Fairlamb, quien cumple una sentencia de prisión por más de tres años.

"Fairlamb no debería poder 'capitalizar' su participación en la violación del Capitolio de esta manera", escribieron los abogados del Departamento de Justicia.

Robert Palmer, un hombre de Florida que atacó a los policías en el Capitolio, pidió a un amigo que creara una campaña de financiación colectiva en línea después de que se declarara culpable. Tras ver la campaña "Ayuda a Patriot Rob", un oficial de libertad condicional que iba a hacer una recomendación de sentencia para Palmer no le dio crédito por aceptar la responsabilidad por su conducta. Palmer admitió que una publicación para la campaña retrató falsamente su conducta el 6 de enero. La aceptación de la responsabilidad puede ayudar a reducir meses o incluso años de una sentencia.

[“Cambiará la historia”. El comité que investiga el ataque al Capitolio se prepara para la primera audiencia pública]

"Cuando arrojaste el extintor y la mesa a los policías, ¿actuabas en defensa propia?", preguntó la jueza federal de distrito Tanya Chutkan.

"No, señora, no lo hice", dijo Palmer antes de que la jueza lo sentenciara a más de cinco años de prisión.

Un grupo que se hace llamar Patriot Freedom Project dice que ha recaudado más de un millón de dólares en contribuciones y pagó más de 665,000 dólares en subvenciones y honorarios legales para las familias de los acusados ​​por los disturbios en el Capitolio.

En abril, una fundación con sede en Nueva Jersey asociada con el grupo presentó una solicitud de exención de impuestos al IRS. A principios de agosto, una base de datos del IRS no incluye a la fundación como una organización exenta de impuestos. La solicitud de la Fundación Hughes dice que sus fondos "principalmente" beneficiarán a las familias de los acusados d​​el 6 de enero, por lo que alrededor del 60% del dinero donado será destinado a las actividades de la fundación. El resto cubrirá los gastos de administración y recaudación de fondos, incluidos los salarios, agrega.

Los manifestantes han encontrado otras formas de enriquecerse o promocionarse.

Jeremy Grace, quien fue sentenciado a tres semanas de prisión por ingresar al Capitolio, trató de lucrar con su participación ayudando a su padre a vender camisetas, gorras de béisbol, botellas de agua, calcomanías y otros artículos con frases como "Nuestra casa" y "Back the Blue" e imágenes del Capitolio, dijeron los fiscales.

[La “ebriedad” de Giuliani, los dichos de la hija de Trump y otros momentos virales de las audiencias del ataque al Capitolio]

Los fiscales dijeron que la "audacia" de Grace para vender esas mercancías es "especialmente inquietante" porque vio a otros alborotadores confrontar a los agentes de policía el 6 de enero. Sin embargo, un abogado defensor dijo que Grace no violó ninguna ley ni obtuvo ganancias. ayudando a su padre a vender la mercancía.

Las autoridades federales incautaron más de 62,000 dólares de una cuenta bancaria perteneciente al acusado John Earle Sullivan, un hombre de Utah que ganó más de 90,000 dólares vendiendo su video del 6 de enero a unas seis compañías. El abogado de Sullivan argumentó que las autoridades no tenían derecho a confiscar el dinero.

Richard "Bigo" Barnett, un hombre de Arkansas fotografiado apoyando los pies sobre un escritorio en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, ha cobrado a los donantes 100 dólares por fotos de él con los pies sobre un escritorio, mientras estaba bajo arresto domiciliario. El abogado defensor Joseph McBride dijo que los fiscales tienen "cero motivos" para evitar que Barnett recaude dinero para su defensa antes de la fecha del juicio en diciembre.

"A diferencia del gobierno, Barnett no tiene al contribuyente estadounidense pagando la factura de su caso legal", escribió McBride en un expediente judicial.

La agente de bienes raíces de Texas, Jennifer Leigh Ryan, promocionó su negocio en las redes sociales durante y después de los disturbios, alardeando de que se estaba "volviendo famosa". En mensajes enviados después del 6 de enero, Ryan "contempló el negocio para el que necesitaba prepararse como resultado de la publicidad que recibió al unirse al asalto del Capitolio", dijeron los fiscales en documentos judiciales.

[Condenan a Steve Bannon, exasesor de Trump, por desacato al Congreso en la investigación sobre el asalto al Capitolio]

Los fiscales citaron la actividad en las redes sociales de Treniss Evans III al recomendar una pena de prisión de dos meses para el hombre de Texas, quien bebió un trago de whisky en una sala de conferencias del Congreso el 6 de enero. Evans ha "explotado agresivamente" su presencia en el Capitolio. para expandir su seguimiento en las redes sociales en Gettr, un sitio de redes sociales fundado por un exasesor de Trump, escribieron los fiscales antes de la sentencia de Evans, programada para el próximo martes,

Algunos están escribiendo libros sobre el ataque o han comercializado videos que filmaron durante los disturbios.

Una disposición única en el acuerdo de culpabilidad de Adam Johnson permite que el gobierno de los EE. UU. obtenga ganancias de cualquier libro que publique durante los próximos cinco años. Las imágenes de Johnson posando para fotografías con el podio de Pelosi se volvieron virales después de los disturbios. Los fiscales dijeron que insistieron en la disposición después de enterarse de que Johnson tiene la intención de escribir una memoria "de algún tipo".

Ronald Sandlin, un hombre de Nevada acusado de agredir a los oficiales cerca de las puertas de la galería del Senado, publicó en Facebook que estaba "negociando un acuerdo con Netflix" para vender imágenes de video de disturbios. Más tarde, en una llamada desde la cárcel, Sandlin le dijo a su madre que se había reunido con el autor y cineasta de derecha Dinesh D’Souza y que estaba en contacto con el locutor Joe Rogan. También le pidió a su madre que contactara a los editores del libro que estaba escribiendo sobre el "incidente del Capitolio", dijeron los fiscales.

"Espero convertirlo en una película", escribió Sandlin en un mensaje de texto de marzo de 2021. "Quiero que Leonardo DiCaprio me interprete", escribió, agregando un emoji de cara sonriente.