IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un juez condena a CVS, Walgreens y Walmart a pagar 650 millones por su forma de dispensar opioides

La sentencia marca un hito en la lucha de las autoridades contra el uso excesivo de estos analgésicos, que han disparado las muertes en los últimos años.

Un juez federal de Cleveland dictaminó el miércoles que CVS, Walgreens y Walmart deberán indemnizar con 650 millones de dólares por daños y perjuicios a dos condados de Ohio que les demandaron por la forma en que distribuyeron opioides en sus comunidades.

El juez de distrito Dan Polster explicó en su sentencia que el dinero se utilizará para luchar contra la crisis de opioides en los condados de Lake y Trumbull, a las afueras de la ciudad de Cleveland. Los abogados de ambos condados cifran en 3,300 millones de dólares el precio total de los daños causados.

El magistrado castigó a las tres empresas, argumentando que "desperdiciaron la oportunidad de presentar un plan significativo para reducir las molestias" tras los procedimientos de la primavera pasada para determinar lo que se debía a los condados.

El condado de Lake recibirá 306 millones de dólares a lo largo de los próximos 15 años, mientras que el condado de Trumbull percibirá 344 millones de dólares en el mismo periodo.

[El fentanilo es ya la droga preferida de los consumidores de opioides]

Polster ordenó a las compañías que entregaran inmediatamente casi 87 millones de dólares para cubrir los dos primeros años de pagos, pero se desconoce si tenían que pagar ese dinero durante sus apelaciones.

"Hoy marca el comienzo de un nuevo día en nuestra lucha para acabar con la epidemia de los opioides", declaró el comisionado del condado de Lake, John Hamercheck, en un comunicado.

Un jurado emitió en noviembre un veredicto a favor de los condados tras un juicio de seis semanas. El juez escuchó los testimonios en mayo de cara a para determinar los daños y la indemnización que debían recibir los condados. .

Los condados convencieron al jurado de que las farmacias habían desempeñado un papel excesivo en la creación de una molestia pública por la forma en que dispensaban los analgésicos.

Era la primera vez que estas empresas farmacéuticas iban a juicio para defenderse en una crisis de medicamentos que ha matado a medio millón de estadounidenses desde 1999.

[Un joven sospechoso de vender drogas fue arrestado tras ofrecerle cocaína a un policía en un mensaje de texto]

La decisión sobre los daños se produjo el mismo día en que los fiscales generales de numerosos estados anunciaron que habían llegado a un acuerdo con el fabricante de opioides Endo International para pagar hasta 450 millones de dólares en 10 años. Los pagos resuelven las acusaciones de que la empresa utilizó prácticas de marketing engañosas "que minimizaban el riesgo de adicción y exageraban los beneficios" de los opioides.

Los abogados de las cadenas de farmacias insistieron en que tenían políticas para frenar el flujo de píldoras cuando los farmacéuticos expresaban su preocupación y notificaban a las autoridades los pedidos sospechosos de los médicos. También dijeron que eran los médicos los que controlaban la cantidad de pastillas que se prescribían para necesidades médicas legítimas, no las farmacias.