IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Sufrimos y seguimos sufriendo": Gimnastas olímpicas denuncian ante el Senado los fallos del FBI en el caso de abusos sexuales

"Culpo a Larry Nassar, pero también a todo un sistema que le permitió perpetrar su abuso", declaró Simone Biles junto a otras tres campeonas mundiales. El FBI ha despedido a un agente por no investigar sus denuncias.

La campeona olímpica Simone Biles aseguró este miércoles ante el Comité Judicial del Senado que el impacto de los abusos sexuales que sufrió por parte de Larry Nassar, el que fue médico de la Federación de Gimnasia (USAG, por su sigla en inglés), es "algo que nunca se olvida".

"Nosotras sufrimos y seguimos sufriendo porque nadie en el FBI o en otras organizaciones hicieron lo necesario para protegernos. Merecemos respuestas", reclamó la gimnasta, de 24 años, quien tuvo que detener varias veces su declaración por la emoción al recordar los episodios vividos con Nassar.

"Culpo a Larry Nassar, pero también a todo un sistema que le permitió perpetrar su abuso", en especial organizaciones creadas por el Congreso como USAG o los Comités Olímpico y Paralímpico estadounidenses, que "fracasaron a la hora de hacer su trabajo". 

"Nos han fallado", subrayó la mejor gimnasta de todos los tiempos, ganadora de 7 medallas olímpicas y 25 metales en campeonatos del mundo. 

"No quiero que otra joven gimnasta, o atleta olímpica, o cualquier individuo experimente el horror que yo y cientos de otros hemos soportado antes, durante y que continúa hasta el día de hoy a raíz de los abusos de Larry Nassar", dijo Biles, con la voz entrecortada.

El médico fue condenado en enero de 2018 por abuso sexual a entre 40 y 175 años de cárcel, una pena que se sumó a los otros 60 años que ya cumplía por delitos de pornografía infantil. Se espera que pase el resto de su vida entre rejas. Pero ahora el Senado investiga ahora hasta qué punto el FBI falló a la hora de investigar las denuncias de las víctimas.

[Padre de víctimas intenta agredir a Larry Nassar]

El Comité Judicial del Senado abordó la cuestión en dos audiencias: la primera con la presencia de Biles y otras tres compañeras y sobrevivientes de Nassar, McKayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman; y la segunda con el inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz; y al director del FBI, Christopher Wray.

Las cuatro gimnastas reprocharon que las autoridades federales no hicieron nada para frenar a Nassar, a pesar de haber sido interrogadas sobre los hechos, y reclamaron que las personas involucradas sean castigadas por ello. Todas han necesitado años de terapia para poder hablar públicamente de esto.

"Nassar está donde debe estar, pero gente como él debe responder porque sino es así esto va a seguir ocurriendo en el deporte olímpico. El FBI nos ignoró, al igual que lo hizo la USAG. Si se permite que un depredador lesione a los menores, el mensaje tiene que ser: 'Las consecuencias serán severas", advirtió la mejor gimasta de todos los tiempos. 

Las gimnastas Simone Biles, McKayla Maroney, Aly Raisman y Maggie Nichols durante la audiencia del Comité Judicial del Senado sobre la investigación del FBI al exmédico Larry NassarReuters

En la misma línea testificó Raisman, una de las estrellas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. "El FBI me hizo sentir que mi caso no ameritaba atención. Mis denuncias fueron enterradas por las autoridades olímpicas y las autoridades federales", aseguró.

La declaración de Maroney fue muy gráfica, al explicar cómo fue su primer encuentro con Nassar y cómo éste la violó repetidamente durante un viaje a Tokio tras darle una pastilla para dormir.

"Le dije [al FBI] que pensé que iba a morir esa noche porque no había manera de que me dejara ir. Pero lo hizo", dijo Maroney, antes de detallar muchos otros casos en los que Nassar abusó de ella.

 El FBI, bajo la lupa

El papel del FBI quedó totalmente expuesto tras la publicación en julio de un informe de 119 páginas del inspector general del Departamento de Justicia, en el que señaló que la agencia no entrevistó oportunamente a las víctimas que denunciaron al médico.

En él criticaba duramente al agente Michael Langeman y a su superior, Jay Abbott, y reprochaba que no habían respondido a las acusaciones de las gimnastas de que habían sufrido abusos sexuales por parte de Nassar "con la urgencia que requerían las acusaciones".

La oficina de campo del FBI en Indianápolis también cometió "errores fundamentales", según explicó, al no notificar a otras oficinas del FBI o a las autoridades estatales o locales.

El director del FBI, que no estaba al frente de la agencia cuando se desarrolló la investigación, confirmó que Langeman fue destituido recientemente y pidió perdón a las cuatro gimnastas.

"Es imperdonable. Nunca debería haber ocurrido, y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para asegurarnos de que no vuelva a ocurrir", aseguró Wray.

"Me gustaría hacer una promesa a las mujeres que han comparecido hoy aquí y a todas las sobrevivientes de abusos: no me interesa simplemente abordar este mal y seguir adelante. Es mi compromiso con ustedes que yo y todo mi equipo de liderazgo superior vamos a asegurarnos de que todo el mundo en el FBI recuerde lo que sucedió aquí con un detalle desgarrador", declaró ante el Comité del Senado.