IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La jugadora de baloncesto Brittney Griner se declara culpable de posesión de drogas en Rusia y enfrenta una pena de 10 años

Un abogado de un traficante de armas ruso apodado 'El Mercader de la Muerte', que cumple una larga condena en Estados Unidos, dice que el régimen ruso se plantea un intercambio.

Por Ken Dilanian — NBC News

La jugadora del baloncesto estadounidense Brittney Griner se declaró culpable de posesión y contrabando de drogas ante una corte rusa este jueves, según dijeron sus abogados, y podría pasar hasta 10 años en la cárcel. Su familia y amigos intensificaron sus llamados al Gobierno de Joe Biden para que logre liberarla.

Griner, de 31 años, fue detenida en febrero en el aeropuerto de Sheremetyevo en Moscú; las autoridades rusas dijeron haber hallado notes de vapeo con aceite de cannabis en su equipaje.

[“Estoy aterrorizada”. Brittney Griner pide ayuda a Biden]

El abogado de Griner, Alexander Boikov, dijo a los periodistas fuera de corte tras la audiencia del jueves que la jugadora admitió que los botes de vapeo eran suyos, pero dijo que los trajo a Rusia sin querer.

Su otra abogada, Maria Blagovolina, dijo que esperaban clemencia del tribunal. La próxima audiencia tendrá lugar el próximo jueves.

Intercambio por el 'Mercader de la Muerte'

En la película de 2005 de Nicolas Cage Lord of War, el personaje vagamente basado en el traficante de armas ruso, Viktor Bout, evade a sus perseguidores de la ley estadounidense, aparentemente salvado por la CIA.

Pero en la vida real, el Gobierno montó una elaborada operación en 2008 para capturar y procesar a Bout, apodado el Mercader de la muerte, como uno de los mayores traficantes de armas del mundo.

Ahora, según su abogado, Rusia quiere intercambiarlo por un preso estadounidense en su país, posiblemente Griner. “Realmente no es complicado”, explicó Steve Zissou, que representa a Bout.

El posible intercambio ha suscitado un debate sobre si Estados Unidos debe ceder a un chantaje, dada la disparidad entre el caso de Bout, que fue condenado legalmente por delitos graves; y Griner, es considerada por funcionarios estadounidenses como un rehén.

Zissou dice que es posible que Paul Whelan, encarcelado en Rusia desde 2018 por lo que su familia dice que son cargos falsos de espionaje, también podría figurar en el acuerdo.

[Un portavoz de Putin afirma que Brittney Griner no es una rehén y no da pistas sobre su liberación]

“Aceptaría ese intercambio”, explicó Michael McFaul, exembajador de Estados Unidos en Rusia. De acuerdo con las normas federales sobre condenas, Bout podría salir de prisión en cinco años.

Bout, de 55 años, fue condenado a 25 años de prisión federal en 2012 tras ser declarado culpable de vender armas a los rebeldes colombianos, que según los fiscales estaban destinadas a matar estadounidenses. Desde entonces, el Gobierno ruso ha exigido su puesta en libertad, alegando que fue injustamente perseguido. 

Tras la sentencia, el fiscal general, Eric Holder, calificó a Bout de “uno de los traficantes de armas más prolíficos del mundo”, mientras que el fiscal de Estados Unidos en Manhattan, Nueva York, Preet Bharara, dijo que había sido “el enemigo número uno del tráfico internacional de armas durante muchos años, armando algunos de los conflictos más violentos de todo el mundo”.

Amnistía Internacional afirma que vendió armas a violadores de los derechos humanos sancionados en Angola, Liberia, Sierra Leona y la República Democrática del Congo.

[Brittney Griner comparece ante un tribunal ruso para una audiencia preliminar]

La agencia de noticias estatal rusa Tass llegó a informar en mayo de que “había conversaciones en curso” entre Estados Unidos y Rusia para intercambiar a Bout por Griner, pero ningún funcionario estadounidense lo ha confirmado.

El contrabandista de armas ruso, Viktor Bout, es conducido por comandos armados de la policía tailandesa a su llegada al tribunal penal en Bangkok, Tailandia, el 5 de octubre de 2010.
El contrabandista de armas ruso, Viktor Bout, es conducido por comandos armados de la policía tailandesa a su llegada al tribunal penal en Bangkok, Tailandia, el 5 de octubre de 2010.Apichart Weerawong / AP

Tras años de persecución por parte de Estados Unidos, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés) atrapó a Bout en una elaborada operación, con agentes que se hicieron pasar por rebeldes colombianos a los que Estados Unidos había designado como organización terrorista.

Después de consumar un enorme acuerdo de armas en una habitación de hotel de Bangkok, Bout dijo: “Los gringos son enemigos”, según un relato de la operación en un artículo de 2012 en The New Yorker. “Para mí, no es un negocio: es mi lucha”.

Momentos después, agentes armados irrumpieron en la puerta y lo arrestaron.

Zissou afirma que toda la operación fue injusta, porque Bout había estado retirado y viviendo en Moscú.

[Rusia prolonga la detención de la estrella de baloncesto Brittney Griner]

La jueza de distrito estadounidense, Shira Scheindlin, que presidió el caso, estuvo de acuerdo. 

“Si no fuera por el acercamiento realizado a través de esta decidida operación encubierta, no hay razón para creer que Bout hubiera cometido los delitos imputados”, indica en la sentencia, donde le impuso el mínimo obligatorio.