IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Piden a la Corte Suprema bloquear la ley de Texas que busca prohibir el aborto después de la sexta semana de embarazo

Clínicas y otros proveedores del servicio de salud reproductiva en el estado solicitan al máximo tribunal que se impida su entrada en vigor este 1 de septiembre. La legislación permitiría demandar a cualquiera que ayude a una mujer a obtener un aborto.
/ Source: Telemundo

Un grupo de activistas y organizaciones en defensa de los derechos de las mujeres solicitaron este lunes a la Corte Suprema una medida de emergencia para que detenga la implementación de una ley antiaborto en Texas que podría afectar especialmente a aquellas personas de origen latino.

La medida, que tiene planeado entrar en vigor este miércoles si el máximo tribunal del país no la bloquea antes, prohibirá los abortos después de las seis semanas de gestación, restringiendo severamente el acceso a un aborto legal y seguro: un procedimiento que es legal en el país desde 1973. Además, permitirá que los ciudadanos demanden a los doctores que provean el servicio, incluso en casos de violación o incesto.

“A las seis semanas de gestación la mayoría de las personas que están embarazadas, aún no lo saben”, dijo en entrevista con Noticias Telemundo Gabriela Benazar Acosta, vocera de prensa de Planned Parenthood, una de las organizaciones que ha presentado la solicitud de emergencia ante la Corte Suprema.

En concreto, la ley prohíbe el aborto después de que se detecte actividad cardiaca en el feto, un término médico controvertido que se ha intentado aplicar en otros estados gobernados por republicanos para restringir el aborto en las etapas tempranas del embarazo, hasta ahora sin éxito.

Sin embargo, a diferencia de estos 12 estados que han intentado implementar estas leyes, la medida que firmó el gobernador republicano, Gregg Abbott, no obliga a los funcionarios estatales a implementar la prohibición, sino que depende de los individuos para que estos demanden a los proveedores de los servicios de aborto o a cualquier persona que haya ayudado a alguien a abortar después del límite de las seis semanas.

También establece que estos individuos pueden recibir hasta 10,000 dólares por cada demanda ganada.

[No, es falso que haya un mayor riesgo de aborto espontáneo por la vacuna de COVID-19]

“Puede demandar a personas que no conozca. Puede demandar a las amigas que sabían que se iba a hacer el aborto, el cura que la confesó, al chofer que la llevó, a todo el círculo de personas alrededor”, dijo Benazar Acosta.

“En vez de ama a tu prójimo, parece que el mandamiento es demanda a tu prójimo”, agregó.

La última oportunidad

La ley fue aprobada en mayo y la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito se negó a bloquearla, por lo que la intervención de la Corte Suprema es la última oportunidad de los demandantes para frenarla antes de que entre en vigor, cuando será más difícil desafiarla, añade la portavoz del principal proveedor de servicios de aborto en el país.

El 85% de las interrupciones del embarazo en Texas ocurren después de las primeras seis semanas de gestación, según datos presentados por los demandantes. Por ello, activistas y proveedores de servicios de aborto advierten en el documento enviado a la corte que la ley podría provocar que muchas clínicas cierren, lo que resultaría en un acceso aún más restringido, incluso para las personas que sí calificarían bajo la nueva ley.

En esta fotografía de archivo del miércoles 4 de marzo de 2020, manifestantes por el derecho al aborto, incluida Jaylene Solache, de Dallas, Texas (a la derecha) se manifiestan frente a la Corte Suprema en Washington.AP

Para las mujeres latinas, las barreras para el acceso al aborto son aún más altas. La ley S.B. 8, como se llama oficialmente, complicaría aún más esta situación ya de por sí precaria.

“Si se prohíbe el acceso al aborto tan temprano, esto significa que las personas que sí necesiten un aborto, van a tener que viajar fuera del estado”, explicó Benazar Acosta.

Para las personas de escasos recursos, hacer un viaje a otro estado incrementa sustancialmente el costo de un aborto. Si a esto se agrega que la mayoría de las personas en pobreza no cuentan con un seguro médico, el costo del servicio se eleva dramáticamente. En Texas, el 20% de las mujeres latinas vive por debajo de la línea de pobreza.

[Los casos de Manuela y Sara en El Salvador son ejemplo de cómo la prohibición total del aborto atenta contra la vida de las más pobres]

Sin embargo, los proveedores de servicios de abortos y los expertos médicos advierten que este tipo de medidas restrictivas no terminan con la demanda, sino que la orientan hacia los mercados negros y los peligrosos remedios caseros, poniendo en riesgo la salud de las personas que requieren de una intervención médica.

“El daño que esta ley causará será insuperable para muchos texanos, particularmente los negros, latinos, indígenas, y aquellos de ingresos bajos, así como los que viven en áreas rurales que ya enfrentan barreras importantes para la atención médica", aseguró en un comunicado Alexis McGill Johnson, presidente de Planned Parenthood.

Mientras tanto, Abbott elogió la ley afirmando que "garantiza que la vida de cada niño por nacer, cuyo corazón tenga un latido, se salve de los estragos del aborto".

Los magistrados de la Corte Suprema considerarán próximamente la legalidad de una prohibición en Mississippi de la mayoría de los abortos después de las 15 semanas de embarazo.