IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La justicia de Carolina del Sur bloquea las ejecuciones hasta que se ofrezca a los reos escoger entre silla eléctrica o fusilamiento

La máxima instancia judicial estatal consideró por unanimidad que los condenados tienen derecho a escoger el tipo de pena capital, mientras no esté disponible la inyección letal por falta de fármacos.

La Corte Suprema de Carolina del Sur bloqueó el miércoles las ejecuciones programadas de dos reclusos por electrocución, alegando que sus condenas no pueden materializarse hasta ofrecerles la opción de escoger un pelotón de fusilamiento, tal y como establece la ley de la pena capital del estado recientemente revisada.

La máxima instancia judicial estatal consideró por unanimidad que las ejecuciones de Brad Sigmon y Freddie Owens, fijadas para este mes, deben quedar suspendidas "debido al derecho estatutario de los reos a elegir la forma de su ejecución".

Las ejecuciones fueron programadas menos de un mes después de la aprobación de una nueva ley que permite a los condenados escoger entre la electrocución o el pelotón de fusilamiento si no hay medicamentos para la inyección letal. 

Problemas con la inyección letal

Esta ley tiene la finalidad de reanudar las ejecuciones tras una pausa de 10 años que el estado atribuye a la incapacidad de conseguir los fármacos.

[Paralizada la ejecución de una mujer condenada a muerte por matar a una madre y robar a su bebé]

Funcionarios de prisiones ya han dicho que siguen sin abastecerse de los medicamentos para preparar la inyección letal y que tampoco han reunido todavía un pelotón de fusilamiento. La silla eléctrica, que tiene 109 años, es por ahora la única opción.

Una portavoz del Departamento de Correcciones de Carolina del Sur, Chrysti Shain, explicó en un comunicado que la institución "está avanzando en la creación de políticas y procedimientos para un pelotón de fusilamiento". "Estamos buscando orientación en otros estados. Notificaremos al tribunal cuando el pelotón de fusilamiento sea una opción para las ejecuciones", agregó.

Por ahora se desconoce en qué franja de tiempo estará disponible, según funcionarios de prisiones.

Prisión federal deTerre Haute, Indiana, donde Dustin Honken, de 52 años, será este viernes el tercer recluso ejectutado esta semana.AP Photo/Michael Conroy

Los abogados de los dos condenados han argumentado en sus escritos legales que la muerte por electrocución es cruel e inusual y han señalado que la nueva ley lleva al estado a aplicar métodos de ejecución menos humanos. 

Asimismo, han subrayado que ambos tienen derecho a morir por inyección letal -el método elegido por ambos- y que el estado no ha agotado todas las vías para conseguir los fármacos necesarios.

[La Corte Suprema no bloqueará la ejecución de un hombre que teme una muerte atroz]

Los abogados del estado mantienen que los funcionarios de prisiones se limitan a cumplir la ley y que la Corte Suprema nunca ha considerado inconstitucional la electrocución.

Recursos agotados

La ejecución de Sigmon, de 63 años, estaba prevista para el viernes. Lleva casi dos décadas en el corredor de la muerte tras ser condenado por el asesinato en 2002 de los padres de su exnovia con un bate de béisbol.

Las autoridades habían fijado para el 25 de junio la ejecución de Owens, un hombre de 43 años que lleva desde 1999 entrando y saliendo del corredor de la muerte por el asesinato de un trabajador de una tienda de alimentación.

Ambos agotaron en los últimos meses los recursos tradicionales de amparo, por lo que la Corte Suprema estatal fijó y luego suspendió sus ejecuciones a principios de este año cuando el Departamento de Correcciones comunicó que todavía no disponía de los fármacos para la inyección letal. Luego se aprobó la nueva ley sobre la pena capital.

Carolina del Sur es uno de los ocho estados que todavía usan la silla eléctrica y uno de los cuatro que permiten el fusilamiento, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

La última ejecución registrada en el estado fue en 2011. El lote de medicamentos para la inyección letal expiró dos años después. Actualmente hay 37 hombres en el corredor de la muerte del estado.

Con información de AP.