IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Corte Suprema respalda la ley electoral de Arizona ante la denuncia de que obstaculiza el voto de las minorías

La mayoría conservadora apoya que sólo los votantes, sus familiares o cuidadores puedan depositar la boleta; y que los votos en distritos equivocados sean desechados.

Por Pete Williams – NBC News

La Corte Suprema refrendó este jueves dos leyes electorales en el estado de Arizona, que fueron decisivas en los comicios presidenciales de 2020, frente a las denuncias de aseguraban que los cambios introducidos por el Partido Republicano obstaculizaban el derecho al voto de las minorías.  

Este dictamen, adoptado con el voto a favor de los seis magistrados conservadores (tres de ellos, nombrados por el expresidente Donald Trump) y en contra de los tres progresistas, resulta importante porque define las posibilidades de las demandas en curso por todo el país contra cambios similares aprobados por los republicanos tras la derrota de Trump ante Joe Biden el pasado mes de noviembre.

Supone además un test para lo que queda de una de las principales leyes sobre derechos civiles del país, la Ley de Derecho al Voto de 1965, que la Corte Suprema recortó en 2013. Queda todavía en pie una disposición que permite demandas contra cambios electorales que pongan en peligro los derechos de las minorías para elegir a su candidato preferido.

["Pura locura". Nuevos correos muestran cómo Trump presionó al Departamento de Justicia para corromper las elecciones]

El fallo conocido este jueves indica que Arizona no violó esta Ley de Derecho al Voto al aprobar en 2016 una medida legislativa que permitía recoger y entregar la boleta sólo a los votantes, sus familiares o sus cuidadores. Además, la Corte refrendó una política estatal de hace tiempo ya que requiere a los oficiales que se deshagan de los votos emitidos por error en un precinto equivocado.

En cuanto a la primera medida, los abogados del estado defendieron que se intentaba prohibir así “la recolección sin límite de votos por terceras personas”, aplicando el sentido común, añadieron, para proteger que el voto siga siendo secreto. Respecto a la segunda, indicaron que intentaban prevenir intentos fraudulentos de votar en varios precintos al mismo tiempo.

El Partido Demócrata en Arizona (donde gobiernan los republicanos, aunque Biden ganó ese estado en las presidenciales de 2020) denunciaron sin embargo que el estado tenía la costumbre de cambiar los lugares de votación más a menudo en los barrios donde viven minorías para inducir errores que anulen sus votos.

 Añadieron además que los votantes de minorías suelen precisar ayuda más a menudo para entregar sus boletas de votación. En muchos estados donde recoger esas boletas y entregarlas en representación del votante es legal, activistas comunitarios ofrecen su ayuda para animar así a participar en las elecciones.

Un juez federal de Arizona había rechazado la demanda en contra de las leyes, pero la Corte de Apelaciones del Noveno Distrito revirtió la decisión, por lo que Arizona elevó la cuestión ante la Corte Suprema, que le ha dado ahora la razón.