IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Corte Suprema determina que la raza no debe ser considerada en los procesos de admisión de las universidades

La mayoría conservadora del Alto Tribunal dicta inconstitucional la acción afirmativa que desde hace décadas ha sido usada para garantizar la presencia de estudiantes latinos, negros y asiáticos.

La Corte Suprema dictaminó este jueves que los programas de acción afirmativa que aplican las universidades para fomentar la diversidad en los campus son inconstitucionales, una decisión que afecta directamente la presencia de estudiantes latinos, negros y asiáticos.

Tal y como dejó entrever durante los alegatos orales en octubre del año pasado, la mayoría conservadora del Alto Tribunal decidió por seis votos a favor y tres en contra eliminar esta práctica al considerar que vulnera el concepto de igualdad, respaldando así las demandas interpuestas por la organización Students for Fair Admissions (SFFA, en inglés) contra la Universidad de Harvard y la Universidad de Carolina del Norte.

Un grupo de estudiantes reclama frente a la Corte Suprema que siga activa la acción afirmativa para garantizar la diversidad en las universidades, el 31 de octubre de 2022 en Washington, D.C.
Un grupo de estudiantes reclama frente a la Corte Suprema que siga activa la acción afirmativa para garantizar la diversidad en las universidades, el 31 de octubre de 2022 en Washington, D.C.The Washington Post via Getty Images

La organización pedía a los magistrados que anularan la sentencia de 1978 Regents of the University of California v. Bakke, en la que la Corte Suprema determinó que el uso de cuotas raciales en el proceso de admisión era inconstitucional, pero señaló que la acción afirmativa para aceptar a más solicitantes de minorías era legal, de acuerdo con el medio ScotusBlog.com.

El presidente de la Corte Suprema, el juez John Roberts y quien escribió el fallo, apuntó que este proceso "sólo ha permitido las admisiones basadas en la raza dentro de los límites de unas estrechas restricciones. Los programas universitarios deben cumplir un escrutinio estricto, nunca pueden utilizar la raza como estereotipo o negativo, y -en algún momento- deben terminar".

Los programas de acción afirmativa de Harvard y de la Universidad de Carolina del Norte, "por bien intencionados que sean y aplicados de buena fe (...) no cumplen cada uno de estos criterios", señaló Roberts.

"Nada en esta decisión debe interpretarse en el sentido de que prohíbe a las universidades tener en cuenta el debate de un solicitante sobre cómo la raza ha afectado a su vida, ya sea por discriminación, inspiración o de otro modo. Pero las universidades no pueden simplemente establecer a través de ensayos de solicitud u otros medios el régimen que hoy consideramos ilegal", sentenció Roberts.

El Gobierno del presidente Joe Biden, que solicitó al Alto Tribunal respaldar este mecanismo, está analizando la sentencia, según un funcionario de la Casa Blanca citado por NBC News.

La Corte Suprema había fallado a favor de la acción afirmativa en 2003 y 2016, cuando apoyó a la Universidad de Michigan y a la Universidad de Texas respectivamente a la hora de considerar la raza como uno de los criterios a considerar en los procesos de admisión.

La SFFA señalaba que la Universidad de Harvard violaba el Título VI de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe a los centros educativos que reciben fondos federales discriminar por motivos de raza, al alegar que los estudiantes asiáticos-estadounidenses tienen menos posibilidades de ser aceptados que blancos o negros con las mismas calificaciones.

Además, también afirmaba que la Universidad de Carolina del Norte infringía el concepto de igualdad que protege la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, al considerar la raza como un elemento clave en el proceso de admisión.

Cortes federales inferiores de Massachusetts, donde se encuentra Harvard, y Carolina del Norte rechazaron los argumentos del grupo y confirmaron las políticas de admisión de las universidades, lo que llevó a la Corte Suprema a aceptar los casos.

La diversidad en las clases, amenazada

Los centros que tienen en cuenta la raza señalan que lo hacen como parte de un enfoque "holístico" a la hora de analizar todos los criterios de las solicitudes, además de las notas, los resultados deportivos y las actividades extracurriculares.

El objetivo es aumentar el número de estudiantes negros, hispanos y de otras minorías para que los campus sean más representativos de la sociedad y los alumnos puedan relacionarse con personas procedentes de otros entornos.

En una encuesta llevada a cabo en 2019 por la National Association for College Admission Counseling, alrededor de una cuarta parte de los centros universitarios dijeron que la raza tenía una influencia "considerable" o "moderada" en las admisiones, mientras que más de la mitad informó que la raza no jugaba ningún papel en absoluto, de acuerdo con la agencia de noticias Reuters.

Nueve estados han prohibido el uso de la raza en las políticas de admisión de las universidades públicas: Arizona, California, Florida, Idaho, Michigan, Nebraska, Nuevo Hampshire, Oklahoma y Washington.

La decisión de la Corte Suprema se da a conocer unos días después de que un sondeo revelara que el 63% de los estadounidenses considera que los magistrados no deberían impedir que las universidades tengan en cuenta la raza y la etnia de los solicitantes en el proceso de admisión, de acuerdo con NBC News.

A la espera de conocer la resolución, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) había advertido que “prohibir cualquier consideración sobre la raza obstaculizaría el crecimiento de generaciones de estudiantes que no estarán preparados para una nación cada vez más diversa”.

“Una decisión que bloquee la capacidad de las universidades para tener en cuenta la raza supondrá, casi con toda seguridad, un descenso significativo del número de estudiantes de color admitidos en universidades selectivas”, agregó.

Destacados miembros del Partido Republicano aplaudieron la decisión de la Corte Suprema de poner fin a esta práctica.

Nikki Haley, que aspira a la nominación republicanada a la Casa Blanca, dijo que "elegir ganadores y perdedores en función de la raza es fundamentalmente erróneo". "El mundo admira a Estados Unidos porque valoramos la libertad y las oportunidades. La Corte Suprema reafirmó hoy esos valores", aseguró.