IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Ketanji Brown Jackson se convierte en la primera jueza negra de la Corte Suprema

La magistrada progresista, de 51 años, sustituye a Stephen Breyer, que se jubila. Por primera vez habrá cuatro mujeres en el tribunal, que tiene nueve miembros y mayoría conservadora.
/ Source: The Associated Press

La magistrada Ketanji Brown Jackson se convierte este jueves en la primera jueza negra de la Corte Suprema al juramentar su cargo en sustitución del también progresista Stephen Breyer, quien se jubila tras 28 años en el tribunal.

Jackson, de 51 años, será la 116ª integrante del organismo judicial a lo largo de su historia, e iniciará su mandato (que es vitalicio) tras cerrarse la sesión de dictámenes de la Corte hasta el próximo otoño.

En una ceremonia transmitida en vivo en la web de la Corte, Jackson recitó los dos juramentos requeridos, uno administrado por Breyer y el otro por el presidente del tribunal, John Roberts.

“Con el corazón lleno, acepto la solemne responsabilidad de apoyar y defender la Constitución de los Estados Unidos y administrar justicia sin temor ni favor, con la ayuda de Dios”, dijo Jackson en un comunicado emitido por el tribunal.

“Estoy verdaderamente agradecida por formar parte de la promesa de nuestra gran Nación. Extiendo mi más sincero agradecimiento a todos mis nuevos colegas por su cálida y amable bienvenida”, añadió.

Breyer aseguró que “el trabajo duro, la integridad y la inteligencia de Jackson se han ganado un lugar en esta corte”.

“Me alegro por mis compañeros jueces”, añadió, “ganan una colega que es empática, reflexiva y colegiada. Me alegro por Estados Unidos. Ketanji interpretará la ley con sabiduría y justicia, ayudando a que esa ley funcione mejor para el pueblo estadounidense, al que sirve”.

Jackson, jueza federal desde 2013, se unirá a otras tres mujeres en el tribunal: las progresistas Sonia Sotomayor y Elena Kagan; y la conservadora Amy Coney Barrett. Por primera vez, cuatro mujeres, de nueve miembros, servirán juntas en la corte.

Biden nombró a Jackson en febrero, un mes después de que Breyer, de 83 años, anunciara su retirada en verano, suponiendo que su sucesor hubiera sido confirmado por el Senado. El anuncio de Breyer, más temprano de lo habitual, y la condición que impuso, fueron un reconocimiento del tenue control demócrata del Senado.

El Senado confirmó la nominación de Jackson a principios de abril, con una votación de 53-47 que incluyó el apoyo de 3 republicanos.

Desde entonces ha estado en una especie de limbo judicial, permaneciendo como jueza en el tribunal federal de apelaciones de Washington D.C., pero sin conocer ningún caso. Biden la elevó a ese tribunal desde el puesto de jueza de distrito para el que fue nombrada por el expresidente Barack Obama.

Jackson podrá empezar a trabajar de inmediato, pero la Corte Suprema habrá terminado el grueso de su trabajo hasta el otoño, aparte de las apelaciones de emergencia que surgen ocasionalmente. Eso le dará tiempo para instalarse y familiarizarse con las aproximadamente dos docenas de casos que el tribunal ya ha acordado conocer a partir de octubre, así como con los cientos de recursos que se acumularán durante el verano.