IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El comité que investiga el asalto al Capitolio cita a declarar a Pat Cipollone, exasesor de la Administración Trump

Los líderes del comité insistieron en escuchar al abogado después de que la investigación revelara que Cipollone se mostró “preocupado” por las consecuencias legales que tendrían las actividades del expresidente durante el 6 de enero.

Por Zoë Richards y Haley Talbot - NBC News

El comité de la Cámara de Representantes que investiga los disturbios en el Capitolio citó a Pat Cipollone, exasesor de la Casa Blanca de Trump, tras el explosivo testimonio de un exayudante del Gobierno que reveló que Cipollone se mostró “preocupado” por las consecuencias legales que tendrían las actividades del expresidente Trump durante el 6 de enero.

“La investigación del Comité Selecto ha revelado evidencia de que el señor Cipollone se mostró preocupado repetidamente sobre las consecuencias legales y de otro tipo por las actividades del expresidente Trump el 6 de enero y en los días anteriores”, explicaron en un comunicado el presidente del comité, el representante demócrata Bennie Thompson, y su vicepresidenta, la representante republicana Liz Cheney.

[El comité que investiga el asalto al Capitolio expone cómo Trump trató de forzar a funcionarios estatales a revertir la elección]

Los dos legisladores se refirieron al “anterior compromiso informal de Cipollone con nuestra investigación” en abril, pero insistieron en que el comité necesitaba escucharlo “en el registro”.

“Cualquier preocupación que tenga el señor Cipollone sobre las prerrogativas institucionales del cargo que ocupaba anteriormente se ve claramente superada por la necesidad de su testimonio”, indica el comunicado.

Pat Cipollone en Washington, el sábado 25 de enero de 2020.
Pat Cipollone en Washington, el sábado 25 de enero de 2020.J. Scott Applewhite / AP

Nuestra cadena hermana NBC News se ha puesto en contacto con Cipollone para que haga comentarios.

Un abogado familiarizado con las deliberaciones de Cipollone confirmó a NBC News que la citación era necesaria para cualquier consideración de los testimonios transcritos ante el comité, y que Cipollone estudiaría ahora las cuestiones de privilegio, según lo informado primero por el diario The New York Times.

Thompson aclaró en una carta a Cipollone que el comité había obtenido pruebas sobre las que estaba “en una posición única para testificar”.

[La “ebriedad” de Giuliani, los dichos de la hija de Trump y otros momentos virales de las audiencias del Capitolio]

“Lamentablemente, sin embargo, usted se ha negado a seguir cooperando con nosotros, incluso proporcionando un testimonio en el registro”, escribió Thompson. “No nos queda más remedio que emitir esta citación”, añadió.

La citación se anunció apenas unas horas después de que Cheney intensificara su llamamiento para que Cipollone testificara después de que la exayudante de la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson, prestara un testimonio condenatorio sobre las acciones de varios de sus colegas el 6 de enero.

Cheney sugirió que los comentarios de Hutchinson sobre la preocupación de Cipollone por los planes de Trump para el 6 de enero demostraban la necesidad de escucharlo directamente.

Hutchinson ha descrito que Cipollone estaba gravemente preocupado por la posibilidad de obstruir el recuento de votos electorales el 6 de enero, diciendo que le dijo que “parecería que estábamos incitando un disturbio o alentando un disturbio".

[El comité que investiga el asalto al Capitolio afirma que tiene suficiente evidencia para enjuiciar a Trump]

En un testimonio en video reproducido en la audiencia del martes, Hutchinson recordó que escuchó a Cipollone decir repetidamente que “necesitan hacer algo más” después de haber escuchado informes de que la turba pro-Trump estaba cantando “Colgar a Mike Pence” en el Capitolio.

Hutchinson también describió un enfrentamiento entre Cipollone y el jefe de personal de la Casa Blanca, Mark Meadows, en la tarde del 6 de enero, diciendo que Cipollone sugirió que si no se hacía nada para detener a la multitud, “‘la gente va a morir y la sangre va a estar en tus malditas manos”.