IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Decisiones de jueces permiten a una investigada por el asalto al Capitolio viajar a México y a otro tener acceso a comida orgánica en la cárcel

Un juez de Washington D.C. le dio el permiso a la florista de Texas para un viaje de cuatro días, mientras que otro magistrado ordenó dar comida orgánica al asaltante Jacob Chansley, quien está detenido y pasó nueve días sin comer, según su abogado. Los fallos generan indignación y para muchos evidencian los sesgos raciales en el sistema judicial estadounidense.
/ Source: Telemundo

Decisiones judiciales relativas a investigados por el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero han desencadenado duras polémicas de parte de la opinión pública, que denuncia que el sistema de justicia en Estados Unidos está marcado por un sesgo racial que otorga privilegios a los blancos. 

Un juez de Washington D.C. concedió este viernes permiso a Jenny Cudd, una florista blanca de Texas que estuvo en la sede del Congreso el día en que una turba de partidarios del expresidente Donald Trump la asaltaron, para realizar un viaje a México junto a “sus empleados y sus cónyuges”. La mujer explicó, cuando solicitó a principios de esta semana la autorización al juez, que ya había pagado la estancia antes de la toma del Capitolio. 

[Quiénes son los radicales que asaltaron el Capitolio y qué se sabe de los que fueron arrestados]

Cudd está actualmente en libertad condicional previa a la celebración de un juicio en su contra, acusada de ingresar en un inmueble restringido y alterar el orden público. Además, un jurado investigador federal la encausó de tres cargo tres adicionales: obstrucción de la labor de un agente, alteración del orden público en el Capitolio así como desfilar, protestar o manifestarse en ese lugar.

Jenny Cudd, al centro, propietaria de una florería y excandidata a la alcaldía de Midland se retira junto a otra persona (atrás de ella) el miércoles 13 de enero de una corte federal, en Midland, Texas. AP

En su decisión de este viernes, el juez federal Trevor McFadden subrayó que la acusada no tenía antecedentes penales y tampoco hay elementos que muestren que exista el riesgo de que se dé a la fuga o represente un peligro para otras personas. Cudd organizó un viaje de cuatro días, previsto para este mes. Aún no está claro si México le dejará entrar en el país. 

[¿Denunciaría a sus padres o su pareja si atacaran el Capitolio? Muchos lo hicieron y es desgarrador]

En Facebook, dijo ese mismo día del asalto que se sentía “orgullosa” de sus acciones, según una denuncia penal. 

En la misma semana, otro juez federal ordenó a las autoridades penitenciarias que proporcione comida orgánica a Jacob Chansley, un hombre blanco actualmente detenido tras aparecer en el Capitolio ese día con la cara pintada, un gorro con cuernos y sin ninguna prenda en la parte superior de su cuerpo.

 

 

Su abogado había mantenido que Chansley estuvo sin comer nueve días en la cárcel en Washington D.C. porque allí no servían alimentos orgánicos, que según este hombre —quien se define a sí mismo “el chamán de QAnon”— es parte de su "sistema de creencias y forma de vida chamánica". 

Tras esa petición, el juez Royce Lamberth pidió que el preso fuera trasladado a una cárcel en el estado de Virginia, donde creía que se le podía proporcionar la dieta solicitada

Chansley tiene en su contra cargos por desorden civil, obstrucción y alteración del orden público, entre otros. Aseguró que acudió al asalto al Capitolio “por petición del presidente”, según registros judiciales. 

Jacob Chansley (a la derecha), el pasado 6 de enero en el Capitolio junto a otros asaltantes de la sede del Congreso. AP

Este tipo de decisiones a favor de investigados por los hechos del 6 de enero generan indignación entre varios observadores.

“Como vemos una y otra vez en las noticias, y como señalan numerosos estudios, las personas blancas son tratadas mucho mejor que el resto, desde su primera interacción con las fuerzas del orden público hasta la sentencia”, opinó el periodista Dean Obeidallah en una columna en la web de nuestra cadena hermana MSNBC.

 

 

Como comparación respecto al caso de Jenny Cudd, ciró el de Kalief Browder, un adolescente negro de 16 años arrestado en Nueva York en 2010 después de ser acusado de robar una mochila. Dado que su familia no podía pagar la fianza establecida, de 3,000 dólares, Browder fue mandado a una cárcel, donde se quedó por tres años, dos de ellos en aislamiento, antes de que el caso se archivara. Browder se quitó la vida en 2015.

“Browder no fue parte de un ataque contra nuestro Capitolio que dejó a un oficial de policía muerto y otros 140 agentes heridos”, escribió Obeidallah, “no se jactó de haber cometido el crimen del que fue acusado, ni juró que lo volvería a hacer, como lo ha hecho Cudd”. Y lanzó esta pregunta a la audiencia: "¿Cómo creen ustedes que habría respondido un juez si hubiera pedido permiso para ir a México a un retiro de cuatro días?".

Una opinión parecida es la que escribió en Twitter la corresponsal de Noticias Telemundo en Washington D.C. Cristina Londoño al comentar el caso de Chansley. Hay niños detenidos en la frontera. Alguien se ha preocupado porque le guste el menú?”, fue su mensaje. 

 Con información de NBC News, AP, BuzzFeed News, MSNBC