IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Condenada a 25 años de cárcel una mujer que vio cómo su novio mataba a 6 miembros de su familia latina en Chicago

Jafeth Ramos vio cómo su exnovio, Diego Uribe, cometía los asesinatos en una casa de Gage Park y luego le ayudó a robar sus propiedades.

Por The Associated Press

CHICAGO — Una mujer que vio a su exnovio matar a seis miembros de su familia, entre ellos dos niños pequeños, en su casa de Chicago y luego le ayudó a robar sus propiedades fue condenada el martes a 25 años de prisión.

Jafeth Ramos, de 25 años, se declaró culpable de robo a mano armada en virtud de un acuerdo con la fiscalía del condado de Cook en el que aceptó testificar contra su exnovio, Diego Uribe Cruz, informó el Chicago Sun-Times.

[Un error de las autoridades profundiza el misterio sobre el asesinato sin aclarar de cuatro jóvenes universitarios en Idaho]

Uribe Cruz fue condenado a cadena perpetua el mes pasado por seis cargos de asesinato en primer grado en los asesinatos de febrero de 2016 en el bungalow de las víctimas en el barrio de Gage Park, en el lado suroeste de la ciudad.

Diego Uribe Cruz y Jafeth Ramos en una foto de archivo.
Diego Uribe Cruz y Jafeth Ramos en una foto de archivo.

En el juicio de Uribe Cruz, Ramos dijo a los miembros del jurado que aceptó el acuerdo con la esperanza de que algún día podría volver a estar con su hijo, que apenas era un niño cuando la pareja fue detenida en mayo de 2016.

[El rastro de una carta escalofriante resuelve el misterio de un asesinato de hace 30 años]

Durante ese juicio, los fiscales alegaron que disparó a su tía de 32 años, María Martínez, después de intentar robarle el 4 de febrero de 2016, antes de apuñalar mortalmente a sus hijos, de 10 y 13 años, y apuñalar o golpear hasta la muerte a otros familiares para asegurarse de que no hubiera testigos.

Ramos se negó a declarar en la vista de su sentencia.

Mientras era conducida fuera de la sala, Ramos saludó a los miembros de su familia que se encontraban en la tribuna e hizo la forma de un corazón con sus manos. La familia declinó hacer comentarios posteriormente.