IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Jacob Blake quedó paralizado de la cintura para abajo, según su abogado. Decretan estado de emergencia en Wisconsin

"Se necesitará de un milagro para que Jacob Blake Jr. vuelva a caminar", afirmó el abogado de la familia del hombre negro que recibió múltiples disparos por la espalda de parte de la policía en Wisconsin.
/ Source: Telemundo

El abogado de la familia de Jacob Blake, un hombre negro al que la policía le disparó por la espalda en Kenosha, Wisconsin, dijo este martes que este quedó paralizado como consecuencia de los impactos de bala y que muy probablemente no volverá a caminar.

La policía de Kenosha disparó varias veces el domingo en contra de Blake, de 29 años, cuando entraba a su auto, en donde se encontraban sus hijos. El incidente fue captado en video y ha provocado nuevas manifestaciones e indignación a pocos meses de las protestas nacionales contra el racismo y la brutalidad policial.

El padre, quien también se llama Jacob Blake, está viajando en auto desde Charlotte, Carolina del Norte, hasta Kenosha para reunirse con su hijo, que se encuentra en estado grave en el hospital por las lesiones que sufrió el domingo.

Jacob Blake, el hombre de 29 años que fue baleado múltiples veces por la espalda por la policía en Wisconsin.Facebook de Jacob Blake

"Quiero poner mi mano en la mejilla de mi hijo y besarlo en la frente, y luego estaré bien. Lo besaré con mi máscara. Lo primero que quiero hacer es tocar a mi hijo", dijo el padre en una entrevista con el diario Chicago Sun Times.

Jacob Blake había hablado con su hijo en la mañana del día del incidente. Horas después, el hombre se enteró de que había recibido varios disparos y vio el video ahora viral. "¿Qué justificó todos esos disparos? ¿Qué justificaba hacer eso frente a mis nietos? ¿Que estamos haciendo?", lamentó Blake.

El joven de 29 años estaba en cirugía, dijo el abogado Ben Crump, quien explicó que las balas cortaron la médula espinal de Blake y le destrozaron las vértebras. "Se necesitará un milagro para que Jacob Blake Jr. vuelva a caminar", dijo Crump.

La rabia y la indignación explotan

Un día después del tiroteo, hubo en Kenosha edificios, carros y otros edificios en llamas, presunto uso de gases lacrimógenos por parte de la policía, despliegue de la Guardia Nacional, toque de queda y, sobre todo, mucha, mucha rabia e indignación.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, quien exhortó a los manifestantes a protestar de manera pacífica, declaró un estado de emergencia en Wisconsin este martes, lo que le permitirá a la Guardia Nacional proteger la infraestructura y el personal de los servicios de emergencias en medio de los disturbios.

"No podemos olvidar la razón por la que empezaron estas manifestaciones, y lo que hemos visto desarrollarse en el transcurso de las últimas dos noches es el dolor, la angustia y el agotamiento que significa ser negro en nuestro estado y país", dijo Evers. "No podemos permitir que el ciclo de racismo e injusticia sistémica continúe. Pero tampoco podemos permitirnos seguir por este camino de destrucción y daño".

A tres meses del homicidio bajo custodia de la policía de George Floyd en Minneapolis, Minnesota, el nuevo episodio que involucra a un hombre negro ahora en graves condiciones y agentes desató protestas y enfado en varias ciudades. Son imágenes que refrescan la memoria reciente de muchos estadounidenses.

[Un hombre negro recibe varios disparos por la espalda de la policía a plena luz del día en Kenosha, Wisconsin]

El caso desencadenante se conoció entre el domingo y el lunes, en particular debido a la circulación del video de la escena, grabado por una persona que asistió a los hechos desde el otro lado de la calle en donde se produjeron. La policía confirmó que hubo un tiroteo que involucró a agentes en la tarde del domingo, pero proporcionó de inmediato pocos detalles más. 

Después de una primera noche de protestas en apoyo a Blake en Kenosha el domingo, también el lunes fue marcado por manifestaciones. Estas empezaron de forma sustancialmente pacíficas durante el día, antes de que desembocaran en la noche en varios actos de vandalismo y desorden público, reportan The Associated Press (AP) y medios locales. 

 

 

Imágenes publicadas en redes sociales el lunes por la noche mostraron a cientos de manifestantes afuera del Palacio de Justicia del Condado de Kenosha. "Justicia para Jacob", se les podía escuchar corear. Más de una docena de agentes de policía estaban desplegados en la entrada. 

El domingo, las autoridades locales habían impuesto el toque de queda de 8 pm a 7 am, hora local, que se mantuvo vigente el lunes. Después del horario de entrada en vigor de la medida, cientos de personas se quedaron en la calle, según AP. Media hora después, la policía empezó a utilizar lo que parecieron ser gases lacrimógenos, agrega esta agencia de noticias. 

La emisora local WTMJ-TV, afiliada de NBC News, reportó que había varios edificios en llamas. También se incendiaron varios vehículos, según un equipo de NBC enviado al lugar. En la ciudad se registró la presencia de agentes de la Guardia Nacional, desplegados por decisión del gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, después de que ya había habido disturbios la noche anterior. 

 

 

En el mismo día, manifestantes condenaron lo ocurrido en el caso que involucra a Jacob Blake también en otras partes del país. Cientos de personas se reunieron en su apoyo en Times Square, en la ciudad de Nueva York.

En el condado de San Diego, unas 50 personas protestaron frente a la sede de la policía. Hubo una concentración también en el centro de Los Ángeles el lunes por la noche. En Portland, Oregon, y Madison, Wisconsin, se registraron algunos disturbios, informa el diario The New York Times. 

[Las lecciones que ha dejado el caso George Floyd]

Lo que ocurrió antes del momento captado en el video no está claro. Crump, dijo que el hombre intervino para apaciguar “una disputa doméstica" y que la policía primero usó contra él una pistola paralizante y luego, cuando este se acercó a su carro para ver cómo estaban sus tres hijos, que estaban adentro, un agente le disparó a quemarropa.

La versión ofrecida ese día por el Departamento de Policía de Kenosha es que el tiroteo ocurrió después de que los agentes respondieron a un “incidente doméstico”. Los agentes fueron suspendidos mientras las autoridades investigan los hechos. Estas no han proporcionado hasta el momento más detalles. Aún no ha quedado claro si Blake portaba un arma cuando los agentes intervinieron. 

 

El gobernador Evers condenó lo ocurrido. 

Justin Blake, tío de Jacob Blake, pidió este lunes por la noche paz e instó a la gente a ponerse en contacto con sus representantes electos y trabajar por el cambio. 

"Queremos que estos jóvenes se desahoguen y expresen su opinión, de eso se trata Estados Unidos", dijo Justin Blake a WTMJ. "Solo queremos que lo hagan de forma segura. Pero queremos justicia".

[Choques, cargas policiales y gases lacrimógenos: nuevas protestas en Portland en medio de la polémica por el despliegue de agentes federales]

"No se trata solo de Jacob Blake", agregó su tío. “Se trata de todos los niños que salen por la mañana de su casa, cuyos madres y padres tienen que estar preocupados por eso debido al color de su piel".

Con información de NBC News, AP, WTMJ-TV, The New York Times.