Isaac deja varias zonas de EEUU sin agua, ni electricidad

Isaac deja varias zonas de EEUU sin agua, ni electricidad

NUEVA ORLEANS (AP) 

La depresión tropical Isaac se internó lentamente el viernes hacia el norte sobre la zona central de Estados Unidos luego de pegar como huracán en el sureste del país, donde provocó inundaciones y dejó a vecindarios sin electricidad ni agua potable.

Pasarán algunos días hasta que el agua enlodada se retire y la gente obligada a abandonar sus vecindarios anegados pueda volver a sus casas.

Pero los daños podrían ser mayores. Las autoridades retiraron agua de un embalse para aliviar la presión causada por Isaac en una represa de Misisipí en la frontera con Luisiana. En Arkansas, el temporal derribó tendido eléctrico y árboles.

La represa de tierra en el Lago Tangipahoa podría causar un torrente de 5,18 metros (17 pies) de altura si llegara a ceder. Ante ese riesgo, varias comunidades y zonas rurales fueron evacuadas el jueves. Las autoridades liberaron una nueva cantidad de agua mientras consideran abrir un hoyo para bajar el nivel de la reserva crecida por los aguaceros.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney se dirigía a Luisiana para recorrer la zona dañada. Romney programó para el viernes una visita de último minuto a la ciudad de Lafitte en Luisiana, con el gobernador Bobby Jindal. Lafitte necesitó de operaciones de rescate por la arremetida de Isaac entre la noche del miércoles y el jueves.

Poco después de que Romney dijo que visitaría Luisiana, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, anunció que el presidente Barack Obama recorrería ese estado el lunes para examinar los daños causados por Isaac.

Nueva Orleáns, que se libró de perjuicios graves, regresó paulatinamente a la normalidad, ya sin el toque de queda impuesto, aunque la población padecía una humedad considerable.

"Tengo un ventilador de baterías. Esto es lo único que deja seguir con mi vida", dijo Rhyn Pate, quien labora en el servicio de comida mientras estaba con otros arrendatarios, tratando de sobrellevar la situación de la mejor manera. "Y un matamoscas para alejar a los insectos, y lo más importante, un repelente de insectos".

El calor afectaba a Marguerite Boudreaux, que tiene 85 años y vive en Gretna, un suburbio e Nueva Orleáns.

"Tengo una hija que es discapacitada y luego mi marido tiene 90 años, de modo que ha languidecido mucho", dijo Boudreaux, con el rostro enrojecido mientras estaba en la entrada de su casa, húmeda por la falta de aire acondicionado.

Varias personas recorrían las calles en automóviles en busca de gasolina, pero se encontraron con largas filas en los expendios que tenían electricidad. En algunas estaciones se había agotado el combustible, pero en otros los empleados dijeron que tenían gasolina pero no electricidad para descargarla.

Isaac precipitó hasta casi 41 centímetros (16 pulgadas) de lluvia en algunos lugares, y unas 500 personas tuvieron que ser rescatadas en botes o en vehículos elevados.

Los vestigios de la tormenta eran todavía un sistema poderoso que acumulaba lluvia y amagaba con inundaciones súbitas mientras pasaba de Arkansas a Misurí, y luego durante el fin de semana hacia el Valle del Río Ohio, informó el Servicio Meteorológico Nacional.

Se han reportado al menos cinco muertes en Luisiana y Misisipí.

El presidente Obama declaró estado de emergencia federal en Luisiana y Misisipí el miércoles por la noche, lo que permite liberar ayuda federal para las zonas afectadas.