IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Irán ejecuta al periodista Ruhollah Zam, al que acusó de alentar protestas antigubernamentales

Zam, de 47 años, fue ejecutado en la horca. En junio, un tribunal lo condenó a muerte por “corrupción en la Tierra”, un cargo que suele implicar espionaje o intentos de derrocar al Gobierno iraní. "Es un inaceptable acto de barbarie", reaccionó Francia.
Ruollah Zam, un periodista ejecutado este sábado por Irán, comparece en un tribunal de ese país el pasado junio.
Ruhollah Zam, un periodista ejecutado este sábado por Irán, comparece en un tribunal de ese país el pasado junio. via REUTERS / VIA REUTERS
/ Source: Telemundo

Irán ejecutó este sábado a Ruhollah Zam, un periodista acusado de alentar protestas contra el Gobierno de ese país en 2017 y que vivió durante años en el exilio. 

Su muerte a manos de las autoridades iraníes ocurrió poco más de un año después de que fuera atraído con engaños a Irak, país vecino de Irán, y resultó desaparecido, en circunstancias todavía envueltas en el misterio. Luego, la Guardia Revolucionaria de Irán dijo que lo había capturado, pero no explicó dónde. 

[Irán ejecuta a un luchador acusado de homicidio que participó en protestas contra el régimen en 2018]

Zam, de 47 años, fue una de varias personalidades de la oposición que agentes de inteligencia de Irán en el exterior lograron apresar en los últimos meses. Según las autoridades de ese país, estaba bajo protección del Gobierno francés. 

En esta foto de archivo del 2 de junio de 2020, el periodista Ruholla Zam declara durante su juicio en la Corte Revolucionaria en Teherán, Irán.AP

El periodista disidente puso en marcha un sitio llamado AmadNews. A través de un canal creado en la aplicación de mensajes Telegram, la página difundió detalles sobre la programación de protestas de 2017 y noticias comprometedoras relativas a funcionarios de la teocracia iraní. La chispa que encendió esas manifestaciones fue un aumento brusco de los precios de alimentos

[Asesinado un científico clave en el programa nuclear de Irán con una bomba en su auto]

Esas protestas, que comenzaron en diciembre de ese año y se prolongaron durante el año siguiente, representaron el mayor desafío al régimen iraní desde las del Movimiento Verde de 2009 y sentaron las bases para otras movilizaciones masivas en noviembre del año pasado.

Pero a medida que se extendían de una población a otra, se volvieron contra toda la clase dominante, y en poco tiempo se empezaron a escuchar consignas contra el líder supremo Ali Khamenei en videos online difundidos por Zam.

 

La televisora estatal iraní definió este sábado a Zam como “el líder de los disturbios” al anunciar su ejecución en la horca. En junio, un tribunal lo condenó a muerte por “corrupción en la Tierra”, un cargo que suele emplearse en casos que implican espionaje o intentos de derrocar al Gobierno iraní.

Como reporta la agencia de noticias Reuters, la ejecución de Zam provocó una reacción airada de Francia. “Francia condena en los términos más fuertes esta grave violación de la libertad de expresión y de prensa en Irán. Es un inaceptable acto de barbarie que contradice los compromisos internacionales del país”, dijo el Ministerio de Exteriores francés en un comunicado. 

[“El ataque los agarró por sorpresa”. Así puede vengarse Irán del bombardeo ordenado por Trump]

No fue la única reacción internacional. “La ejecución [de Zam] es un golpe mortal a la libertad de expresión en Irán y muestra hasta dónde llegan las tácticas brutales de las autoridades iraníes para inculcar el miedo y disuadir el disenso”, advirtió Diana Eltahawy, de Amnesty International.

La muerte de este periodista disidente, comenta la agencia de noticias The Associated Press, puede representar un golpe durísimo para la oposición iraní, ya dispersa en países del Occidente.

Con información de AP, Reuters, The New York Times