IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Investigan explosivo enviado a alguacil Joe Arpaio

Investigan explosivo enviado a alguacil Joe Arpaio

Noticiero Telemundo y AP

Un artefacto explosivo dirigido al jefe de policía Joe Arpaio, notorio por el tratamiento duro que da a los reos y por su represión de los inmigrantes no autorizados, tenía fuerte potencia y pudo herirlo de gravedad, incluso causarle la muerte, informaron las autoridades de Arizona.

El dispositivo interceptado en Flagstaff el jueves por la noche estaba en un paquete dirigido a la oficina de Arpaio, jefe de policía del condado de Maricopa, en el centro de Phoenix, afirmó éste en un comunicado.

El paquete parecía sospechoso, de modo que fue sometido a rayos X y entonces se detectó el artefacto. Una escuadra antibombas desactivó el explosivo, agregó el texto.

La inspectora postal Patricia Armstrong dijo que los investigadores examinaban los restos del paquete. Las autoridades fueron alertadas por un cartero "muy astuto" que observó "algo sospechoso" cuando recogió el correo en el área de Flagstaff, ciudad a 225 kilómetros (140 millas) al norte de Phoenix, agregó la inspectora.

Armstrong no entró en detalles, pero Tom Mangan, vocero en Phoenix de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, dijo que los primeros informes indican que se trataba de una caja que pudo haber resultado dañada en tránsito y que despedía pólvora.

Arpaio dijo que está recibiendo muchas amenazas y citó las matanzas recientes de un alguacil en Virginia Occidental, el director correccional en Colorado y dos fiscales en Texas.

Las numerosas amenazas contra Arpaio, un héroe para muchos conservadores por su actitud inflexible frente a la inmigración ilegal, han hecho que se le asignaran unos guardaespaldas.

Una campaña para destituirlo comenzó semanas antes de que empezara en enero su sexto período en el puesto.

Los críticos sostienen que debe ser destituido porque su departamento de policía no ha investigado adecuadamente más de 400 casos de delitos sexuales, porque presuntamente detuvo a los hispanos basándose solamente en su raza durante sus patrullajes contra la inmigración ilegal, y porque le ha costado al condado 25 millones de dólares en arreglos legales por el tratamiento a los presos en las cárceles del condado.

Arpaio ha negado que sus agentes apelaran al etiquetamiento racial, se ha movilizado para revisar los casos de delitos sexuales y dijo que ha tomado medidas para evitar que se repita el problema.