IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una emotiva ceremonia de apertura da inicio a los Juegos Olímpicos mas caros y atípicos de la historia reciente

Los Juegos de Tokio finalmente arrancaron con un espectáculo de cuatro horas que fue a la vez moderado y de celebración, en un estadio lleno de asientos vacíos debido al coronavirus.
/ Source: Telemundo
Por Corky Siemaszko - NBC News
 
TOKIO - Unos Juegos Olímpicos ineditos comenzaron este viernes con una ceremonia de apertura histórica, coronada por la estrella del tenis japonesa Naomi Osaka al encender el caldero olímpico y darle comienzo oficialmente a la competencia.
 
Los Juegos de Tokio finalmente se pusieron en marcha después del espectáculo de cuatro horas, a la vez moderado y uno de celebración, que se desarrolló ante una audiencia de asientos en su mayoría vacíos tras el anuncio del estado de emergencia en Tokio debido al aumento de casos de coronavirus.
 
La ceremonia en el Estadio Olímpico de Tokio comenzó y terminó con shows que destacaban la cultura japonesa, dirigidos a una audiencia de miles de millones de personas en todo el mundo.
 
Los Juegos comenzaron bajo la sombra de la pandemia de COVID-19, con muchos de los residentes del país opuestos rotundamente a la celebración del evento deportivo mundial.
 
Fuegos artificiales se iluminan sobre el estadio olímpico durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano 2020, el viernes 23 de julio de 2021, en Tokio. AP/Shuji Kajiyama
 
Fuera del estadio, cientos de manifestantes portaban pancartas que decían "Las vidas por encima de los Juegos Olímpicos" y corearon "Detengan los Juegos Olímpicos" mientras marchaban.
 
Pero la perseverancia ante la pandemia surgió rápidamente como temática en los primeros momentos de la ceremonia, que comenzó a las 8 p.m. hora local e incluyó un momento de silencio por los fallecidos.
 
También hubo alegría en los rostros enmascarados de los atletas de más de 200 países que desfilaron orgullosos por el estadio con sus banderas desplegadas.
 
"Los creadores han tratado de ubicar esta ceremonia en su momento histórico", dijo la presentadora del TODAY Show Savannah Guthrie, quien copresidió la transmisión con el presentador deportivo Mike Tirico de NBC, cadena hermana de Telemundo.
 
Debido a la diferencia horaria (Tokio está 13 horas por delante del Este de Estados Unidos, 16 horas por delante del Oeste), los estadounidenses tuvieron que levantarse temprano para verlo en vivo.
 
La cobertura comenzó a las 6:55 am hora del Este, y la ceremonia se retransmitirá en horario de máxima audiencia a las 7:30 pm y una vez más en la noche.
 
Aquellos que sintonizaron vieron a docenas de bailarines construyendo una villa olímpica y levantando los anillos olímpicos, todos hechos de la madera de árboles que crecieron de semillas traídas a la capital japonesa por atletas cuando se celebraron por última vez los Juegos de Verano en 1964 allí.
 
Pero en lugar de una multitud de 68,000 personas animando a los atletas, menos de 1,000 dignatarios y diplomáticos extranjeros, patrocinadores olímpicos y miembros del Comité Olímpico Internacional estuvieron presentes cuando los Juegos comenzaron oficialmente.
 
 
El emperador de Japón, Naruhito, estaba entre los invitados, al igual que la primera dama Jill Biden. Ellos y todos los demás en el estadio llevaban mascarillas.
 
El resto del mundo, incluido el público japonés, lo vio por televisión o servicios de transmisión.
 
Los espectadores disfrutaron de un espectáculo en el que cientos de artistas participaron en una demostración de orgullo nacional bien ensayada y con una coreografía precisa y minuciosa.
 
La pompa tradicional que acompañó la iluminación del caldero olímpico fue un evento hecho para la televisión debido a las circunstancias de estos Juegos tan inusuales.
 
El estadio donde se celebra este viernes 23 de julio de 2021 la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio.Swen Pförtner/picture alliance vía Getty Images
 
Después del lanzamiento de palomas de origami que significan paz y un show de jazz japonés, espectaculares fuegos artificiales iluminaron los cielos nocturnos de Tokio.
 
Por primera vez en la historia olímpica, a cada nación se le permitió tener dos abanderados, un hombre y una mujer, para el tradicional Desfile de Naciones.
Los Juegos son la primera gran reunión mundial desde que el COVID-19 comenzó, infectando a casi 200 millones de personas y matando a más de 4 millones en todo el mundo.
 
Nuevos brotes y retrocesos
 
Japón ha apostado su reputación internacional por hacer de estos Juegos Olímpicos un éxito, a pesar del coronavirus y los diversos escándalos de las semanas y meses anteriores.
 
"Más de 4,000 millones de personas en todo el mundo estarán viendo estos Juegos Olímpicos", dijo el primer ministro japonés Yoshihide Suga a NBC News antes de la ceremonia. "En ese contexto, superar las dificultades del coronavirus y poder celebrar los Juegos, creo hay un valor real en eso".
 
La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, admitió que "ha sido un camino muy, muy largo" para que los Juegos Olímpicos comiencen.
 
Pero "finalmente ha llegado el día", dijo en un mensaje al público en YouTube. “Los Juegos de Tokio 2020 serán un evento seguro no solo para los atletas que desempeñarán un papel de liderazgo en los juegos, sino también para la gente de Tokio y la nación”.
 
La pandemia ha consumido gran parte de la preparación de los Juegos. También están las consecuencias de una serie de escándalos.
 
Justo el jueves, en la víspera de la ceremonia de apertura, su director creativo, Kentaro Kobayashi, fue despedido por una broma que hizo sobre el Holocausto durante un programa de comedia en 1998.
 
El compositor Keigo "Cornelius" Oyamada también renunció a principios de esta semana después de admitir que intimidaba a sus compañeros discapacitados y su música fue eliminada de la partitura de la ceremonia de apertura.

Meses antes, Yoshiro Mori dimitió como presidente del comité organizador por sus comentarios sexistas. Hiroshi Sasaki también dimitió como director creativo de las ceremonias de apertura y clausura tras sugerir que una actriz japonesa se vistiera de cerdo.

[La tenista estadounidense Coco Gauff anuncia que se contagió de COVID-19: no competirá en los Juegos Olímpicos]

La antorcha olímpica comenzó su viaje de 121 días al estadio en marzo desde la prefectura de Fukushima, una región que fue devastada por el terremoto de 2011, el tsunami y el colapso de tres reactores nucleares que dejaron unas 22,000 personas muertas o desaparecidas.

Esa ceremonia también se cerró al público por temor a los contagios de coronavirus.

Como primera portadora de la antorcha, la estrella del fútbol japonés Azusa Iwashimizu salió corriendo de un centro de entrenamiento con otros 14 miembros del equipo que ganó la Copa Mundial Femenina en 2011.

También llevaban consigo la esperanza de que a estas alturas la pandemia estaría bajo control.

Pero la alarma frente al aumento en los casos de COVID-19 y la obstinada resistencia de gran parte del país a la celebración de los Juegos en Tokio ayudó a que Toyota, el mayor fabricante de automóviles de Japón y un patrocinador olímpico clave, retirara los anuncios de televisión japoneses relacionados con los Juegos por temor a alienar su mercado local. La empresa sigue siendo el proveedor de los vehículos oficiales que se utilizan en Tokio.

A pesar de las reiteradas garantías de los funcionarios japoneses y los organizadores olímpicos de que los Juegos serían "seguros", decenas de personas vinculadas a la competencia, incluidos más de una docena de atletas, ya han dado positivo al COVID-19.