IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un comunicado falso de la Casa Blanca y otras mentiras sobre el ataque palestino a Israel que se están difundiendo en las redes

La nota de prensa falsificada fue usada por medios para redactar noticias que luego Google destacó pese a ser mentira. En las redes, usuarios pueden ganar dinero con desinformación.
Soldados junto a una estación policial destruida en Sderot.
Soldados junto a una estación policial destruida en Sderot. Jack Guez / Getty Images

*Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas sobre los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese con nosotros vía WhatsApp haciendo click en este enlace si está en una computadora o agregando el +1 732 927 6246 a su agenda del celular.



Por Ben Goggin, Elizabeth Chuck, y Anna Schecter - NBC News

Un falso comunicado de prensa de la Casa Blanca difundido en redes sociales afirmaba falsamente que el Gobierno del demócrata Joe Biden había autorizado el sábado 8.000 millones de dólares en ayuda de emergencia a Israel. El hecho de ser mentira no impidió que llegara a la cima de los resultados de búsqueda de Google.

Este documento falsificado ejemplifica los bulos e intentos de sembrar desinformación tras el ataque del grupo palestino Hamas contra Israel, que desde el sábado se ha cobrado la vida de más de 600 israelíes; además, Hamas dice haber tomado 30 rehenes.

El falso comunicado de prensa (que se difundió en redes sociales pero no fue publicado en la web de Casa Blanca o en el Registro Federal de documentos presidenciales) engañó a varias publicaciones online que escribieron artículos sobre el asunto y lograron que apareciera destacado en los buscadores. Parece tratarse de un versión editada del memorando con el que Biden anunció en julio 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania.

El documento falso surgió en cuentas de redes sociales la mañana del sábado; a mediodía ya había cuentas verificadas de la red social X (antes, Twitter) que lo estaban diseminando (estar verificado permite ganar dinero con los contenidos en esa red). En muchos casos aún sigue publicado en esas cuentas, y ha acumulado cientos de miles de visitas; algunas publicaciones tienen notas adjuntas de usuarios señalando que se trata de un bulo, pero muchas más no.

El bulo saltó de Twitter a otras redes sociales como TikTok, pero a una escala mucho menor. La cadena de noticias NBC News intentó sin éxito ponerse en contacto con X para pedir comentarios; desde que fue comprada por el multimillonario Elon Musk, la red social ha reducido sus operaciones que podrían haber intentado moderar la desinformación.

En Google y otros buscadores sigue siendo fácil encontrar noticias falsas que parecen escritas después de que se difundiera el falso comunicado. Al buscar información sobre ayuda de Biden a Israel, uno de los primeros resultados en Google fue un artículo falso de una publicación con sede en Mumbai llamada First Post. El artículo apareció en el módulo "Historias destacadas" de Google junto con artículos de medios estadounidenses de referencia. Sin dar fuentes, First Post repitió el bulo del comunicado. Otra publicación llamada OneIndia también publicó un artículo sobre la información falsa.

El documento falso parecen haberse generado tras los reportes que apuntaban el sábado a que Biden anunciaría ayuda financiera a Israel en los próximos días. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo que “trabaja para garantizar que Israel tenga lo que precisa para defenderse”, según el diario Wall Street Journal. Por su parte, Biden dijo el sábado que "Estados Unidos apoya al pueblo de Israel".

Para 2023, el Congreso destinó $3.800 millones a Israel, según un reporte del Servicio de Investigación del Congreso, que agrega que en toda su historia se han entregado 158,000 millones a ese país.

La desinformación en redes tras el ataque

Mientras Israel sufría uno de los ataques más graves en 50 años, en las redes proliferaban las mentiras y desinformación sobre lo que estaba ocurriendo. Un video muy difundido, por ejemplo, decía mostrar un bombardeo israelí en represalia por el asalto palestino cuando en realidad se trataba de un ataque aéreo del pasado mayo, según informó la agencia de noticias Reuters.

En otro caso, numerosos usuarios de las redes sociales X y TikTok difundieron un vídeo que mostraba dos aviones remolcados por tierra. Algunos dijeron que era la Defensa israelíes evacuando bases aéreas cerca de Gaza; otro aseguró que era Hamas llevando aviones israelíes. En realidad, el video apareció el 19 de septiembre en la red YouTube (propiedad de Google), casi un mes antes de los ataques.

Muchos de los videos usados de forma engañosa fueron difundidos por usuarios verificados de la red social X (elegibles para ganar dinero con esos contenidos, sobre todo si se convierten en virales).

Israel ha usado las redes sociales (por ejemplo, TikTok, Instagram y X) para condenar el ataque de Hamas, a quien ha comparado con el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS): "Misma ideología, diferentes nombres", decía una publicación que mostraba el secuestro por parte de Hamas de israelíes durante el asalto del sábado.

Muchas redes sociales tienen vetado a Hamas (considerado por Estados Unidos como una organización terrorista), que sí difunde sus mensajes a través de la plataforma de mensajería Telegram. El sábado su número de seguidores en esa red se disparó. En ese canal Hamas publicó videos propagandísticos e imágenes del asalto, que luego han sido difundidas por otros usuarios en otras redes sociales.

Entre las grabaciones que circularon el sábado había vídeos de rehenes civiles israelíes llevados a Gaza. Otras decían mostrar a militantes de Hamás abriendo fuego contra asistentes a un festival de música en Israel.

“Las imágenes y vídeos que Hamás ha publicado de civiles inocentes son objetivamente horrorosos. Y si bien pueden haber publicado estos videos con la esperanza de movilizar a otros palestinos para lanzar ataques, es más probable que atraigan a la comunidad internacional al lado de Israel”, dijo Jonathan Lord, director del Programa de Seguridad para Medio Oriente del New American Security, un think tank de investigación en Washington.