IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Terminan los Juegos Olímpicos de Tokio: recopilamos los mejores momentos de la cita deportiva

Tokio pasa el relevo olímpico a París, después de ser la sede de unos Juegos marcados por la pandemia y un descontento "sin precedentes" por parte de los habitantes del país anfitrión. Recogemos los momentos más llamativos del evento.

Por Corky Siemaszko - NBC News

TOKIO —Es hora de que Japón haga su reverencia olímpica.

Tokio pasará el relevo a París este domingo después de ser la sede de unos Juegos pasarán a la historia por haber sido retrasados un año debido al COVID-19 y consternaron a un público escéptico, pero que incluso así ofrecieron poderosos momentos de drama deportivo.

La ceremonia de clausura, que comenzó a las 8:00 pm hora de Tokio, 7:00 am hora del Este, arrancó con la solemne llegada de la bandera japonesa al estadio olímpico.

A continuación desfilaron los abanderados de todos los países hasta formar un gigantesco círculo en el centro. Posteriormente, y en medio de un ambiente festivo, fueron entrando los miembros de cada delegación, muchos de los cuales mostraban con orgullo a las cámaras de televisión las medallas ganadas.  

La ceremonia de clausura en el Estadio Olímpico de los Juegos Olímpicos de Verano 2020, el domingo 8 de agosto de 2021, en Tokio, Japón.AP/Lee Jin-man

Esta ceremonia coronó dos semanas de acción olímpica que fueron disfrutadas por millones de personas en todo el mundo pero vistas en persona por solo unos pocos elegidos debido a una pandemia que acechará al país anfitrión mucho después de que los atletas se hayan marchado.

"Por primera vez desde que comenzó la pandemia … el mundo entero se unió", dijo Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional.

"Ustedes fueron más rápidos, llegaron más alto, fueron más fuertes porque todos estuvimos juntos, en solidaridad", dijo Bach. "Esto ha sido aún más notable teniendo en cuenta los numerosos retos que tuvieron que afrontar a causa de la pandemia. En estos tiempos difíciles, dieron al mundo el más preciado de los regalos: la esperanza", añadió.

"Sabemos que para el final de los Juegos, tendremos 200 millones de vítores provenientes de todos los países del mundo", dijo el sábado Yiannis Exarchos, quien dirige los Servicios Olímpicos de Radiodifusión.

"Es un número enorme", agregó.

Marcadas por los desafíos logísticos y la oposición interna en sus inicios, estas Olimpiadas dieron paso no solo al espectáculo de la gloria y la derrota deportivas, sino a la intriga geopolítica, la salud mental de los atletas y mucho más.

Estados Unidos, una vez, más lideró el mundo con 113 medallas, de las cuales 39 oros, seguido de China y Japón, según el recuento oficial.

[Allyson Felix logra su medalla número 11: es la atleta de EE.UU. con más condecoraciones]

El presidente, Joe Biden, agradeció a los atletas estadounidenses "mostrar lo que podemos hacer juntos como un solo Estados Unidos y como un solo equipo", en un mensaje de video a la delegación publicado en Twitter el sábado. "Más allá de las medallas y los resultados, nos recordó que somos más fuertes de lo que pensábamos", señaló.

Masa Takaya, un portavoz de los Juegos que ha pasado gran parte del evento respondiendo las preguntas de los reporteros escépticos sobre el coronavirus y otras controversias, no ocultó su satisfacción durante la rueda de prensa diaria del viernes.

"Es importante que los atletas de todos los países se desempeñen lo mejor posible, pero también es bueno ver que los atletas que participan desde su propia casa se desempeñen bien", dijo.

Japón logró el sábado un oro muy importante al derrotar a Estados Unidos en la final de béisbol, que regresó a la competición olímpica tras varias citas de parón.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, entrega la bandera olímpica a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, a la derecha, mientras la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, a la izquierda, observa durante la clausura de los Juegos Olímpicos, el 8 de agosto de 2021, en Tokio, Japón.AP/Lee Jin-man

El país anfitrión organizó la celebración deportiva más grande del mundo, haciéndole frente a una pandemia que ha contagiado a más de 200 millones de personas y ha provocado la muerte de 4.3 millones en todo el mundo. Días antes del inicio del evento deportivo, el virus volvió a tomar impulso en la mayoría de países debido a la variante delta. Los casos aumentaron con rapidez en Tokio, lo que obligó a los organizadores a tomar nuevas medidas de contención.

La historia juzgará si estos Juegos Olímpicos fueron un éxito. Pero, mientras, podemos afirmar con seguridad que:

- Fueron los Juegos en los que la estrella de la gimnasia Simone Biles se llevó a casa una medalla de plata por equipos y un bronce en la barra de equilibrio, y dejó un legado dorado tras retirarse por sorpresa de la mayoría de competiciones para concentrarse en su salud mental. 

- Fueron los Juegos en los que la atleta Allyson Felix y la nadadora Katie Ledecky agrandaron su leyenda sumando más medallas a su palmarés. Además, nacieron nuevas estrellas olímpicas, como la nadadora Caeleb Dressel, la surfista Carissa Moore, la gimnasta Suni Lee y las corredoras Sydney McLaughlin y Molly Seidel.

- El baloncesto estadounidense volvió a imponer su grandeza y revalidarse como potencia mundial: los hombres consiguieron su cuarto oro olímpico consecutivo y las mujeres su séptimo.

- El equipo de fútbol femenino de Estados Unidos se quedó corto en su búsqueda de otra medalla de oro. Pero la experimentada Alex Morgan, una de las muchas estrellas de esta generación dorada que podría haber jugado en Tokio sus últimas Olimpiadas, dijo a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, que están orgullosas del esfuerzo hecho. "Estamos muy contentas de haber obtenido una medalla de bronce", dijo Morgan.

[Estados Unidos gana su cuarto oro olímpico consecutivo en baloncesto masculino]

- Los estadounidenses también vieron jugar a héroes olímpicos de lugares remotos, como la adolescente de Alaska Lydia Jacoby, quien ganó el oro en los 100 metros braza femenino. En su estado hay una piscina olímpica en la que no pudo entrenar por meses debido al coronavirus.

Patrullas aéreas francesas frente a la Torre Eiffel durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio.STEPHANE DE SAKUTIN / AFP - Getty Images

- Varios menores de edad compitieron en estos Juegos Olímpicos, como la nadadora estadounidense de 15 años Katie Grimes, y un grupo de adolescentes que participaron en stakeboarding, incluido el campeón de Japón de 13 años, Momiji Nishiya. La saltadora china de clavados Quan Hongchan hizo historia al lograr recibir dos 10 con solo 14 años. La jugadora de baloncesto estadounidense Sue Bird, de 40 años, y el jinete Phillip Dutton, de 57, también desafieron la edad.

- Estos fueron los Juegos en los que la velocista bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya desafió al líder autoritario de su país criticando a sus entrenadores y escapó de quienes intentaban enviarla de vuelta a casa en un aeropuerto de Tokio, antes de refugiarse en Polonia.

- Otros atletas se pusieron de pie o se arrodillaron por el movimiento Black Lives Matter y el #MeToo, o se rebelaron vistiendo trajes de cuerpo entero en lugar del atuendo tradicional para denunciar que la sexualización en el deporte.

- Hubo demostraciones olímpicas de amabilidad y clase: los corredores Isaiah Jewett, de Estados Unidos, y Nigel Amos, de Botswana, se ayudaron mutuamente a ponerse de pie después de caerse durante las semifinales de 800 metros. Los saltadores de altura Gianmarco Tamberi, de Italia, y Mutaz Barshim, de Qatar, se abrazaron luego de acordar que compartirían la medalla de oro sin buscar el desempate.

- También hubo momentos de frustración: el número 1 del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic rompió su raqueta al ver que se le escapaba la opción de ganar el oro y que se desvanecía la posibilidad de convertirse en el primer hombre en ganar el Golden Slam: cuatro títulos de Grand Slam y una medalla de oro olímpica en el mismo año.

- El competidor de judo argelino Fethi Nourine desafió el ideal olímpico al retirarse para no luchar contra un israelí. Por otro lado, un entrenador del equipo alemán de pentatlón moderno fue expulsado de los Juegos por golpear a un caballo que se negaba a saltar.

Hace apenas tres semanas, los Juegos de Tokio parecían estar implosionando. 

Las encuestas mostraron que una sólida mayoría de japoneses se oponían a las Olimpiadas. Uno de sus principales patrocinadores, Toyota Motor Corp., retiró sus anuncios de televisión local para evitar vínculos con un evento que parecía condenado a la catástrofe. Paralelamente, el número de deportistas que dieron positivo en COVID-19 en la villa olímpica fue aumentando, a pesar de las garantías de los líderes japoneses de que los Juegos serían "seguros".

[México golea a Japón y se lleva la medalla de bronce en fútbol en Juegos Olímpicos]

El historiador de los Juegos Olímpicos Jeremy Fuchs dijo a NBC News en ese momento que "nunca ha habido unos Juegos completamente felices" y que estos eventos, en más de una ocasión, se han visto ensombrecidos por polémicas sobre derechos humanos y política, incluso gastos excesivos.

"Creo que esta cantidad de controversia no tiene precedentes", dijo sin embargo Fuchs. "Creo que sería difícil encontrar un ejemplo en la historia en el que los ciudadanos de un país anfitrión hayan tenido tanto descontento".

En una entrevista con NBC News en vísperas de Tokyo-2020, el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, admitió que fue laborioso venderles a los japoneses la idea de los Juegos. Pero dijo que el evento se celebraría.

Y así sucedió.