IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Los votos valen": cómo se ha vivido y qué cambia la reciente derrota electoral del chavismo en Barinas, Venezuela

Por primera vez en más de 20 años, la tierra natal de Hugo Chávez será gobernada por la oposición. Según los expertos, la crisis económica, el descrédito del Gobierno y el colapso de los servicios públicos son algunos factores que explican el cambio en esa región.

José Robles dice que la alegría se sentía en cada esquina de su ciudad este lunes. Como todas las mañanas, salió a caminar por las calles de Barinas y, mientras vendía víveres, sentía una emoción nueva.

"Teníamos muchísimo tiempo esperando esto, las elecciones le dibujaron una sonrisa en el rostro a la gente", explica con emoción, mientras cuenta cómo se ha vivido la reciente derrota electoral del chavismo en Barinas, estado natal de Hugo Chávez, el líder fallecido de la 'revolución bolivariana'.

El domingo, el candidato opositor Sergio Garrido ganó las elecciones regionales de Barinas convirtiéndose en el primer gobernador de esa entidad que no pertenece a la familia Chávez, ni al movimiento político gobernante, desde el año 1998.

Aunque en las elecciones de noviembre, el chavismo se impuso en 19 de las 23 gobernaciones, la lucha por ganar las elecciones especiales de Barinas se convirtió en un punto de honor para el régimen de Nicolás Maduro.

Y también fue un terreno de experimentación para la oposición que ensayó una estrategia electoral con énfasis en lo local y un mensaje unitario que, según diversos expertos, es un indicio de lo que se podría lograr en próximas elecciones, a pesar de las desventajas que enfrentan los políticos opositores.

“Somos la demostración de que los votos valen. El pueblo de Barinas aceptó el reto democráticamente y ahora somos un estado de esperanza para Venezuela. No hay que tener miedo porque juntos podremos vencer las adversidades”, dijo Garrido, en una entrevista exclusiva con Noticias Telemundo.

Luego de múltiples consultas con analistas y ciudadanos de esa entidad, a continuación enumeramos algunos factores que influyeron en el triunfo opositor y lo que eso significa para el orden político venezolano.

¿Por qué Barinas es tan importante para el chavismo?

Desde 1998, ese estado solo ha sido gobernado por parientes directos de Hugo Chávez: su padre, Hugo de los Reyes, fue gobernador durante tres periodos (de 1998 a 2008), y luego fue sucedido por Adán, actual embajador de Venezuela en Cuba (de 2008 a 2016) y Argenis (de 2017 a 2021), hermanos del líder político.

"Tengo 30 años y ya son 22 años de chavismo, no tengo conocimiento de otra cosa. Pero la emoción que hay en el pueblo es incomparable, yo nunca la había visto", explica Robles en una entrevista con Noticias Telemundo.

La victoria de Garrido, en medio de constantes denuncias de persecución política y trabas contra los opositores, ratifica la voluntad de cambio que los electores expresaron el pasado 21 de noviembre cuando otro candidato opositor, Freddy Superlano, ganó los comicios contra Argenis Chávez por un escaso margen de menos de un punto porcentual.

En ese momento, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anuló el resultado por una inhabilitación de Superlano –que aún no ha sido aclarada– y ordenó repetir la elección.

El candidato opositor derrotó al excanciller Jorge Arreaza, yerno de Hugo Chávez y padre de su primer nieto, en cuya campaña participaron los más altos funcionarios del partido gobernante lo que, según analistas y expertos, demuestra la enorme importancia de Barinas en el capital simbólico del régimen chavista.

Uno de los grandes mensajes de la elección es que votar todavía funciona"

piero trepiccione ANALISTA POLÍTICO

"Barinas es Chávez, es un bastión nuestro (…) donde ganemos por un voto, lo vamos a defender sin importar lo que diga el mundo entero", declaró Diosdado Cabello, primer vicepresidente del partido gobernante, el 28 de noviembre.

Sin embargo, el chavismo no solo volvió a perder en Barinas, sino que la oposición aumentó considerablemente su ventaja: pasó de tener menos del 1%, el 27 de noviembre, a ganar por 14% el pasado domingo.

Luchar contra múltiples irregularidades

Poco después de su inhabilitación, Superlano anunció que su esposa, Aurora Silva, se postularía a la gobernación. Pero el TSJ notificó que tampoco estaba en condiciones, y lo mismo sucedió con Julio César Reyes, otro aspirante al cargo. Eso le abrió el camino a Garrido, quien ya había participado como concejal en las elecciones locales.

"La imposición de la candidatura de Arreaza reforzó la idea de que es un bastión chavista, y había que conservarlo a cualquier precio. Paradójicamente eso fortaleció a Garrido como alguien distinto, una opción nueva desligada de los Chávez y la gente se volcó a votar por él", explica María Puerta-Riera, profesora de Ciencias Políticas en el Valencia College de Florida.

Además, Argenis Chávez decidió renunciar a su candidatura luego de la derrota de noviembre lo que, según los analistas, pudo provocar descontento entre las bases chavistas regionales que vieron a Arreaza como un aspirante foráneo –de hecho, nunca vivió en Barinas– elegido a dedo desde Caracas.

En una declaración preliminar, la Misión de Observación de la Unión Europea que asistió a las elecciones regionales resaltó las "deficiencias estructurales" que persisten en los comicios venezolanos.

Los observadores denunciaron las "decisiones judiciales ampliamente criticadas que han afectado a la igualdad de condiciones" y otras medidas como "la inhabilitación política arbitraria de candidatos de la oposición, el extendido uso de recursos del Estado en la campaña y un acceso desigual a los medios de comunicación".

Para Piero Trepiccione, analista político y académico, los comicios demostraron la fuerza de reagrupar a los movimientos opositores y la sociedad civil.

"Fue una concentración de las fuerzas opositoras que apartaron los egos e hicieron un esfuerzo colectivo para capitalizar el descontento generalizado de la población. Uno de los grandes mensajes de la elección es que votar todavía funciona", asevera Trepiccione.

Simpatizantes de Sergio Garrido, frente a la sede regional del Poder Electoral, en Barinas, el 10 de enero de 2022.Matias Delacroix / AP

Las desventajas del ventajismo

Los candidatos hicieron campaña durante cinco semanas y, mientras se aproximaban las elecciones, el Gobierno de Nicolás Maduro trabajó de manera intensa para impulsar la candidatura de Arreaza.

Altos funcionarios como Diosdado Cabello, considerado como el segundo al mando después de Maduro, y personajes simbólicos que no suelen participar en elecciones regionales como María Gabriela y Rosinés Chávez, hijas del líder venezolano, también estuvieron en Barinas durante diversos eventos de la campaña.

Además, el Gobierno militarizó la ciudad y abasteció al estado con flotillas de combustible, camiones con agua y gas para el uso doméstico, insumos que escaseaban desde hacía meses.

"Todo eso demostró que siempre pudieron solucionar nuestros problemas, pero nunca quisieron hacerlo. Salimos a votar con rabia porque estamos cansados de la revolución", dice Yanny González, una enfermera de 50 años.

El uso de edificios públicos, vehículos e instalaciones estatales para realizar actos proselitistas, fue ampliamente denunciado por los líderes opositores y algunas autoridades electorales.

Salimos a votar con rabia porque estamos cansados de la revolución"

Yanny González  ENFERMERA VENEZOLANA

"Los mecanismos de fiscalización y penalización disponibles para el CNE son insuficientes para controlar una acción concertada del Estado, en campaña electoral, como la que se ha evidenciado en Barinas", escribió Roberto Picón, rector de la Junta Nacional Electoral, en su cuenta de Twitter.

Otros expertos señalan la maduración del electorado venezolano como un elemento fundamental en la reciente victoria opositora.

"Ya no basta con referirse a la figura de Chávez para ganar votos. Cada vez más, las personas exigen soluciones reales para las condiciones horribles que enfrentan en sus vidas cotidianas", advierte Geoff Ramsey, director para Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), un centro de estudios de los derechos humanos.

En noviembre pasado, Venezuela cumplió cuatro años consecutivos con un ciclo de hiperinflación que ha pulverizado los salarios de los venezolanos, por lo que el Gobierno ordenó otra reconversión monetaria –la tercera en los últimos 13 años– eliminando seis ceros al valor del bolívar.

Además, la economía se dolarizó de facto por lo que es común que los comercios vendan artículos básicos en precios expresados en la divisa estadounidense lo que encarece la adquisición.

"Nuestro salario básico es de 15 bolívares (unos 3.2 dólares, según el cambio oficial) y así nosotros atendemos a pacientes con COVID, sin la protección ni los insumos necesarios. En nuestros hospitales generales solo hay agua tres o cuatro horas al día y, a veces, se va la luz. Es como una sentencia de muerte", asevera González.

Aparte de la aguda crisis económica y la erosión de las libertades civiles y democráticas que han hecho que la Corte Penal Internacional investigue al Gobierno actual, Venezuela sufre el colapso de la mayoría de sus servicios básicos como electricidad y agua potable, una problemática que se agudiza en regiones como Barinas.

El madurismo como minoría

A pesar de haber ganado 19 gobernaciones en noviembre pasado, múltiples encuestas señalan que más del 80% de la población rechaza la gestión de Maduro.

Sin embargo, como apunta la analista Carmen Beatriz Fernández en un artículo reciente, el 20% que apoya al Gobierno "tiene control de un 80% de las instituciones del país", lo que explica las desventajas en la mayoría de las contiendas electorales.  

Para investigadoras como Colette Capriles, el momento histórico de la hegemonía electoral ya pasó para el chavismo que ahora "tiene que adaptarse a esta realidad, lo que provoca que se agudicen las tensiones entre quienes creen que el chavismo debe dedicarse a recuperar la mayoría perdida y quienes creen que se puede seguir gobernando siendo una minoría y al margen de cualquier precepto democrático".

Pero Capriles advierte que las peleas internas del Gobierno son un fenómeno recurrente y las necesidades de la sociedad venezolana no pueden esperar a que eso suceda.

"Las eventuales rupturas internas del chavismo no producirán mágicamente triunfos para la oposición. De hecho, la oposición perdió al menos 10 gobernaciones en las pasadas elecciones por sus propias disputas internas", advierte.

El secreto del éxito electoral

Tanto Capriles, como otros expertos en la política venezolana, coinciden en que la victoria en Barinas responde a tres factores: la voluntad de participar por parte de los líderes opositores, pese a las reglas imperfectas del sistema electoral y el ventajismo del chavismo; la unidad de los partidos de oposición en torno a una sola candidatura y el trabajo político local, con la gente del estado.

"Fue la demostración de que a través de la movilización de la opinión pública se puede conectar con un amplio sector de la población que ansía un cambio, y eso puede lograr victorias importantes en materia electoral", afirma Phil Gunson, analista de Crisis Group.

Sin embargo, no solo hubo perdedores del lado chavista. Para muchos expertos, las posiciones extremistas de ambos bandos quedaron en evidencia luego de la jornada del domingo. Candidaturas opositoras que fueron denunciadas como intentos por fragmentar el voto en Barinas resultaron castigadas con porcentajes ínfimos de apoyo.

Cada vez más, las personas exigen soluciones reales para las condiciones horribles que enfrentan en sus vidas cotidianas"

geoff ramsay, investigador de wola

"La llamada 'oposición minoritaria' de las candidaturas de Claudio Fermín y Adolfo Superlano quedaron en ridículo. Es otra buena noticia de esta elección: es posible reconstruir la unidad y contrapesar el divisionismo que estos partidos propiciaron", asevera Capriles.

El peso de la comunidad internacional

Uno de los efectos de los comicios en la tierra natal de Chávez podría ser la reanudación de las negociaciones entre el oficialismo y la oposición.

Puerta-Riera hace énfasis en que, más allá del resultado de las elecciones, al Gobierno le interesa apostar por cierta legitimidad debido a las sanciones internacionales.

"Maduro quiere tener la capacidad de comunicarse con los países que tienen la autoridad para reconocerle a la oposición el manejo de los activos del país, y quizá eso pueda influir en el restablecimiento de las negociaciones", comenta la experta.

Para Capriles, el Gobierno de Maduro ya adelantó iniciativas legislativas que abordan temas que debían discutirse en las conversaciones que se realizaron en México como la reforma del sistema de justicia y la creación de una instancia para la justicia de reparación y transicional, por lo que habría que examinar los puntos que quedan pendientes.

"Si la oposición pudiera leer bien los resultados de Barinas, tendría que retomar su discusión unitaria y su apoyo irrestricto a la negociación, además de generar una agenda creíble de negociación conjunta con el gobierno, reconociendo que es posible arrancar un proceso de reinstitucionalización acordada", explica la investigadora.

Recientemente, diversos funcionarios gubernamentales le han advertido a Garrido, el gobernador electo, que "protegerán" ese estado lo que hace que muchos teman que se pueda instalar un Gobierno paralelo (como ya ha sucedido en otras regiones donde ganó la oposición) que debilite su gestión, que ni siquiera ha comenzado.

"Ellos tuvieron que aceptar los resultados porque la ventaja fue demasiado amplia, y la gente está muy desencantada. Ahora vienen con amenazas, pero yo estoy abierto al diálogo porque tenemos que resolver los problemas de la gente. El poder es circunstancial, lo importante es trabajar por el cambio", asevera Garrido, sobre las presiones que ha recibido en los últimos días.

Mientras tanto, muchos barineses como Robles y González apuestan por el cambio.

"Sabemos que vienen momentos muy difíciles porque posiblemente el Gobierno lo trancará todo, pero hay una esperanza de que podemos salir de esta gente. Aunque no nos vuelva a llegar combustible, ni nos manden comida, aquí seguiremos", asevera Robles.