IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los talibanes conquistan a sangre y fuego la última provincia que les hacía frente en Afganistán

Cientos de afganos intentan escapar en cuatro aviones pero no se les permite despegar, mientras crece la presión a Estados Unidos para que ayude en las evacuaciones.

Por Kathy Gannon - The Associated Press

Tras semanas de duros combates, los talibanes tomaron el control de la provincia de Panshir, al norte de Kabul, según informó el grupo fundamentalista este lunes. Esa región era el último bastión de las fuerzas opositoras en Afganistán y la única región de la que no se habían apoderado al conquistar el país en una operación relámpago en agosto.

Miles de combatientes talibanes tomaron los ocho distritos de Panshir durante la noche, según testigos del área que hablaron bajo condición de anonimato por temor a las represalias. El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, emitió un comunicado el lunes en el que señaló que Panshir se encuentra bajo control de sus combatientes.

“Hicimos lo posible por resolver este problema mediante el diálogo, y rechazaron las negociaciones, por lo que tuvimos que enviar a nuestras fuerzas a luchar”, dijo Mujahid en Kabul.

["Afganistán es libre por fin". Los talibanes toman el control del aeropuerto de Kabul tras la salida de EE.UU.]

Los combatientes opositores a los talibanes eran dirigidos por el ex vicepresidente, Amrullah Saleh, y el hijo de un emblemático combatiente antitalibán, Ahmad Shah Massoud, quien fue asesinado pocos días antes de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Entre tanto, al menos cuatro aviones alquilados para evacuar a cientos de personas que buscan escapar de los talibanes no han podido salir del país, indicaron las autoridades el domingo. Existen versiones contradictorias sobre el motivo, mientras aumenta la presión sobre Estados Unidos para ayudar a que esas personas.

Un funcionario afgano en el aeropuerto de la ciudad de Mazar-e-Sharif, en el norte del país, dijo que los posibles pasajeros eran afganos y la mayoría no tenía pasaporte o visa, por lo que no podían salir del país. 

[Despega de Afganistán el último avión militar estadounidense y pone fin a una guerra de 20 años. El país queda en manos de los talibanes]

Ubicado en las montañas de Hindu Kush, el valle de Panshir solo es accesible por un estrecho. Combatientes locales contuvieron a los soviéticos en ese lugar en la década de 1980, y también a los talibanes una década más tarde bajo el liderazgo de Massoud.

El hijo de Massoud, Ahamd, emitió el domingo un comunicado en el que hizo un llamado a cesar los ataques que se habían intensificado en los últimos días. Massoud, educado en Gran Bretaña, dijo que sus tropas estaban listas a deponer las armas si los talibanes accedían a finalizar su ofensiva. Horas más tarde, se vieron decenas de vehículos talibanes que ingresaban al Valle de Panshir.

No hubo un comunicado inmediato de Saleh, el ex vicepresidente de Afganistán que se autoproclamó presidente interino cuando Ashraf Ghani huyó del país el 15 de agosto, mientras los talibanes llegaban a las puertas de la capital.

Vehículos militares en Panshir, Afganistán, 25 de agosto de 2021.AP

[“Peor que a sus animales”. Estas son las prohibiciones y maltratos a las mujeres que imponen los talibanes en Afganistán]

En su comunicado, Mujahid intentó garantizarles a los habitantes de Panshir que estarían a salvo, incluso mientras varias familias huían hacia las montañas antes de la llegada de los talibanes.

“Les aseguramos a las honorables personas de Panshir que no sufrirán ningún tipo de discriminación, todos somos hermanos, y que serviremos al país y los objetivos en común”, dijo Mujahid.

“No hay necesidad para seguir luchando”, añadió Mujahid, “todo el pueblo de Panshir y quienes viven en Panshir son nuestros hermanos y son parte de nuestro país”.

[Los errores de Estados Unidos en Afganistán: un reporte detalla 20 años de desaciertos y políticas fallidas]

Los talibanes intensificaron sus ataques sobre Panshir el domingo, y dijeron en la red social Twitter que sus fuerzas habían ocupado el distrito de Rokha, uno de los más grandes de la provincia. Varias delegaciones talibanes habían intentado negociar en el lugar, pero nunca hubo grandes avances.

Fahim Dashti, el portavoz del grupo opositor, murió en combate el domingo, según la cuenta de Twitter de la agrupación. Dashti era la voz del grupo y un reconocido personaje de los medios de comunicación en los gobiernos anteriores.

También era el sobrino de Abdullah Abdullah, un alto funcionario del gobierno previo que está involucrado en las negociaciones sobre el futuro de Afganistán.

 ["No sé cuál era la fórmula para salir de Afganistán sin caos": Biden defiende su gestión tras la victoria de los talibanes]

Mujahid negó que Dashti muriera en la batalla con los talibanes y afirmó que fue asesinado en una “disputa interna entre dos comandantes en Panjshir”, sin ofrecer ninguna prueba que respalde esa afirmación.

Mujahid también dijo a los periodistas que los talibanes anunciarían un nuevo Gobierno “en unos días”, y que sería inclusivo, pero no ofreció más detalles. Cuando se conforme el Gobierno, se pedirá a los miembros del antiguo ejército afgano y de las fuerzas de seguridad que regresen al trabajo, agregó.

“Necesitamos su experiencia”, dijo. Los miembros de las anteriores fuerzas de seguridad afganas se unirán a los combatientes talibanes para formar un solo ejército, agregó Mujahid.

[Los talibanes intentan tranquilizar a Estados Unidos sobre posibles ataques terroristas: "No sufrirán daño desde nuestra tierra"]

Los combatientes talibanes vestidos de civil que viajaban en camionetas por Kabul serán reemplazados por hombres talibanes uniformados.

Cuando se le preguntó qué derechos tendrían las mujeres bajo los talibanes, Mujahid prometió que a todas las mujeres eventualmente se les “pedirá que regresen” a sus trabajos.

Los talibanes han afirmado que hay “razones de seguridad” para el lento retorno de las mujeres afganas a sus trabajos y para que se queden en sus hogares y solo salgan acompañadas por un tutor masculino, pero no han dado más detalles. Muchos de los que recuerdan su Gobierno son escépticos ante esas declaraciones.