IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los talibanes anuncian una "amnistía" y piden a las mujeres que se unan a su Gobierno

Los insurgentes no detallaron en qué consiste la medida anunciada, ni cómo participarán las mujeres en su Ejecutivo. Los vuelos volvieron a despegar del aeropuerto de Kabul, tras una jornada de caos ante los miles de afganos que buscaron la forma de huir del país.

Por Ahmad Seir, Tameem Akhgar, Kathy Gannon y Jon Gambrell - The Associated Press

Los talibanes anunciaron el martes una "amnistía" en todo Afganistán e instaron a las mujeres a unirse a su gobierno, tratando de convencer a una población recelosa de que hayan cambiado, un día después de que el caos se apoderara del aeropuerto de Kabul cuando miles de afganos buscaban la forma de huir del país.

Enamullah Samangani, miembro de la comisión cultural de los talibanes, dio a conocer la promesa de amnistía, en el que es el primer movimiento público de los extremistas en su camino para gobernar a nivel nacional.

Sin embargo, sus comentarios carecieron de detalles, puesto que los extremistas siguen negociando con los líderes políticos del Gobierno caído del país y no se ha anunciado ningún acuerdo formal de traspaso de poder.

Combatientes talibanes hacen guardia frente al aeropuerto internacional Hamid Karzai, en Kabul.Rahmat Gul / AP

"El Emirato Islámico no quiere que las mujeres sean víctimas", aseguró Samangani, utilizando el nombre que los combatientes usan para referirse a Afganistán. "Deben estar en la estructura de Gobierno según la ley islámica", subrayó.

Esto supondría un cambio radical con respecto a la última vez que los talibanes estuvieron en el poder, cuando las mujeres permanecieron en gran medida confinadas en sus hogares.

[Estos fueron los errores de la Administración Biden en la retirada de Afganistán, según un experto]

Samangani no especificó lo que significa exactamente que haya mujeres en el Gobierno bajo su interpretación de la ley islámica, o Sharia, dando a entender que la gente ya conoce las reglas que los talibanes esperaban que sigan. "Todas las partes deberían unirse" a un Gobierno, apuntó.

El líder talibán tampoco dio detalles sobre lo que implica la amnistía anunciada, aunque otros líderes ya han adelantado que no buscarán vengarse de quienes trabajaron con el Gobierno afgano o con países extranjeros. Pero algunos en Kabul afirman que los combatientes tienen listas de personas que cooperaron con el Gobierno y las están buscando.

El portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, dijo en un comunicado que "estas promesas tendrán que ser cumplidas, y por el momento -de nuevo comprensiblemente, dada la historia pasada- estas declaraciones han sido recibidas con cierto escepticismo". "En las dos últimas décadas se han producido muchos avances en materia de derechos humanos que se han ganado con mucho esfuerzo. Hay que defender los derechos de todos los afganos", señaló.

 Después de que muchas ciudades cayeron en manos de los insurgentes sin apenas resistencia, los talibanes han tratado de presentarse como un grupo más moderado que cuando impusieron un régimen brutal a finales de la década de 1990. 

Pero muchos afganos siguen siendo escépticos.

Las generaciones mayores recuerdan las ideas islámicas ultraconservadoras de los fundamentalistas, que incluían severas restricciones a las mujeres, así como lapidaciones, amputaciones y ejecuciones públicas, antes de que fueran derrocados durante la invasión liderada por Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Aunque no han sido denunciados vulneraciones a los derechos humanos o combates en la capital, cuyas calles patrullan ahora los talibanes, muchos residentes se han quedado en casa y siguen con miedo después de las prisiones hayan sido liberadas y las armerías saqueadas tras la llegada de los insurgentes al poder. 

Maestra de escuela desplazada con burka de la provincia de Takhar.Rahmat Gul/AP

Muchas mujeres han expresado su temor de que el experimento occidental de dos décadas para ampliar sus derechos y reconstruir Afganistán no sobreviva al resurgimiento de los talibanes.

Mujeres con hiyab -un velo que cubre la cabeza y el pecho- se manifestaron brevemente en Kabul, con pancartas que exigían a los talibanes que no eliminen a las mujeres de la vida pública.

El aeropuerto internacional de Kabul, la única salida para muchos, reinició el martes los vuelos militares de evacuación, bajo la vigilancia de las tropas estadounidenses.

["Volveremos a los mismos días oscuros": las mujeres afganas temen perder libertades ahora que los talibanes han retomado el poder]

Todos los vuelos fueron suspendidos el lunes, cuando miles de personas se abalanzaron sobre las pistas, desesperadas por abandonar el país. Algunos se aferraron a una nave mientras despegaba y luego cayeron al vacío, en unas dramáticas escenas captadas en video. Al menos siete personas murieron en el caos, según las autoridades estadounidenses.

El alto representante civil de la OTAN en Afganistán, Stefano Pontecorvo, publicó en Internet un video en el que se ven tropas estadounidenses custodiando la pista vacía. 

Los radares detectaron durante la noche un avión militar estadounidense despegar con destino a Qatar, donde se encuentra el cuartel general avanzado del Mando Central de Estados Unidos. Un avión militar de carga británico también volaba hacia Kabul tras salir de Dubai. Otras naves militares permanecieron sobrevolando la región.

 La situación sigue siendo delicada sobre el terreno. La embajada de Estados Unidos en Kabul, que ahora opera desde el aeropuerto, instó a sus ciudadanos a registrarse en línea para ser evacuados y no acudir al aeropuerto antes de ser contactados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores alemán, por su parte, dijo que un primer avión de transporte militar ha aterrizado en Kabul, pero que sólo pudo llevar a siete personas a bordo antes de tener que partir de nuevo debido al caos en el aeropuerto.

La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, confirmó en Twitter el martes que el personal de la embajada sueca ya había regresado a Suecia, al igual que los diplomáticos japoneses que regresaron a su país. España envió de su lado varios aviones militares para evacuar a sus nacionales y colaboradores afganos.

["Nunca habrá un buen momento": Biden defiende su decisión de retirar las tropas de EE.UU. de Afganistán]

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reiteró el lunes que apoyaba "firmemente" su decisión de retirar las fuerzas estadounidenses y reconoció las imágenes "desgarradoras" que se estaban produciendo en Kabul. Biden dijo que se enfrentaba a la disyuntiva de cumplir un acuerdo de retirada previamente negociado o enviar miles de tropas más para iniciar una tercera década de guerra.

"Después de 20 años, he aprendido por las malas que nunca fue un buen momento para retirar las fuerzas estadounidenses", dijo Biden en un discurso televisado desde la Casa Blanca.

Simpatizantes de los talibanes llevan las banderas blancas características de los talibanes en la ciudad fronteriza afgano-paquistaní de Chaman, en Pakistán, en julio de 2021.Tariq Achkzai/AP

El martes continuaron las conversaciones entre los talibanes y varios funcionarios del gobierno afgano, entre ellos el ex presidente Hamid Karzai. Las discusiones se centraron en cómo funcionará un Gobierno dominado por los talibanes, teniendo en cuenta los cambios que se han producido en Afganistán en los últimos 20 años, en lugar de limitarse a repartir quién controla qué ministerios, dijeron funcionarios con conocimiento de las negociaciones. 

El presidente Ashraf Ghani huyó anteriormente del país en medio del avance talibán y su paradero sigue siendo desconocido.