IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los Juegos Olímpicos de Tokio permitirán hasta 10,000 espectadores en los estadios

Las autoridades japonesas permitirán espectadores en los estadios de la cita olímpica, que comienza el 23 de julio, aunque se reservan la opción de celebrar competiciones a puerta cerrada en caso de un repunte de contagios de COVID-19.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio, que tendrán lugar este verano del 23 de julio al 8 de agosto en Japón, permitirán un 50% de espectadores en los estadios, hasta un máximo de 10,000 por cada recinto, según anunciaron este lunes.

También advirtieron que aún podrían prohibir a la asistencia de espectadores si hubiera un repunte de contagios de COVID-19 antes de que comience la competición.

La decisión fue anunciada por los organizadores de las olimpiadas tras una reunión con el Ejecutivo nipón, el Gobierno regional de la capital y los responsables de los comités olímpico y paralímpico internacionales.

[El presidente del comité de los Juegos Olímpicos de Tokio dimite por comentarios sexistas en medio de las dudas sobre cómo celebrarlos]

El anuncio llega el mismo día en el que se levanta el estado de emergencia sanitaria por coronavirus en Tokio y otras regiones del país, aunque se mantienen ciertas restricciones para prevenir contagios, que afectan sobre todo a los horarios de apertura de bares y restaurantes.

"En línea con las restricciones del Gobierno para eventos multitudinarios, hemos decidido establecer el límite de espectadores en el 50% de la capacidad de los estadios, hasta un máximo de 10.000 espectadores", dijo la presidenta del comité organizador, Seiko Hashimoto, en una comparecencia ante los medios.

No obstante, si se declarase un nuevo estado de emergencia o se aplicasen otras medidas de prevención de contagios, "se podrían aplicar restricciones en el número de espectadores, incluyendo la celebración de eventos sin público", señaló la exatleta olímpica.

La presencia limitada de público en las gradas de Tokio 2020 es la última de las decisiones que faltaban dentro del amplio elenco de medidas sanitarias que se aplicarán durante los Juegos.

Los anfitriones decidieron previamente vetar la entrada de espectadores extranjeros durante el evento, en el marco de las férreas restricciones fronterizas que aplica Japón desde hace meses con motivo de la pandemia.

Los Juegos se celebrarán en un formato "burbuja" que obliga a atletas y a otros participantes extranjeros a cumplir estrictos protocolos de testeo, restricción de movimientos y medidas preventivas de contagios como el uso de mascarilla, además de la recomendación de vacunarse antes de viajar al país asiático.

[Los CDC actualizan su guía de recomendaciones de viaje para más de 110 países]


El número de infecciones por coronavirus en Japón está a la baja desde principios de mayo tras la aplicación del tercer estado de emergencia sanitaria en el país, y en los últimos días se ha situado alrededor de los 1,500 nuevos casos diarios.

Turistas caminan con su equipaje frente a los anillos olímpicos en Tokio, Japón, el lunes 19 de agosto de 2019.AP Photo/Jae C. Hong

El Ejecutivo nipón también ha acelerado en las últimas semanas el ritmo de vacunación de su población, de la que ha inoculado con una dosis en torno al 17.9 %, y al 7.3 % con la pauta completa (dos dosis), según los últimos datos disponibles.

El Comité Olímpico Internacional asegura que más del 80% de los 11,090 atletas que participarán en los Juegos han sido o serán vacunados para cuando lleguen a la Villa Olímpica, mientras que entre el 70 y el 80% de los periodistas y representantes de los medios que lleguen desde el extranjero estarán inmunizados.

[Dos hermanos baten récord de equilibrismo al caminar sobre una cinta de 2,800 pies de largo en Yosemite]

Japón ha puesto ha administrado alrededor de 29 millones de dosis, y casi el 17% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19. El Gobierno espera haber vacunado completamente a casi todos los mayores de 65 años para finales de julio.

Los organizadores prohibieron a los espectadores que venían del extranjero en marzo. La decisión de permitir un número limitado de espectadores domésticos es controvertida, dado que los propios asesores científicos del Gobierno advirtieron la semana pasada que permitir que cualquiera ingrese a los lugares aumentaría los riesgos de un repunte de contagios en Japón, donde las tasas de vacunación siguen siendo bajas entre las personas menores de 65 años.

Los organizadores afirman que han vendido entradas para un promedio del 42% de la capacidad del lugar, pero las proporciones exactas variarán ampliamente entre los eventos.

Es probable que las entradas estén casi agotadas para las ceremonias de apertura y clausura y para los eventos de pista y campo en el Estadio Olímpico, por ejemplo, que tiene una capacidad de 68,000 personas.

Antes de la pandemia, la demanda de entradas para los Juegos había sido extremadamente alta, con una serie de loterías nacionales con una gran cantidad de participantes.

[Este mexicano desea conquistar con breakdance los Juegos Olímpicos de París 2024]

Los Juegos Olímpicos habían vendido alrededor de 4.45 millones de entradas para los Juegos Olímpicos en el país y 600,000 a aficionados en el extranjero antes de que se pospusieran, pero esas cifras han retrocedido desde entonces.

Los organizadores recibieron alrededor de 810,000 solicitudes de reembolsos domésticos a fines del año pasado, y en marzo decidieron prohibir a todos los espectadores del extranjero, aunque aún tienen que reembolsarles su dinero.

Con información de EFE, The Washington Post y AP.