IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La familia real británica se congrega en el castillo escocés de Balmoral para despedir a Isabel II

La reina británica se encontraba este jueves bajo supervisión médica en su castillo en Escocia debido a la preocupación de los doctores por su estado de salud.

Por Henry Austin - NBC News

La reina Isabel II de Inglaterra falleció este jueves a los 96 años.

“La reina ha muerto en paz en Balmoral esta tarde”, dijo la familia real en un comunicado. “El rey y la reina consorte permanecerán en Balmoral esta tarde y regresarán a Londres mañana”, añadió.

Su hijo mayor, el príncipe Charles, de 73 años, es ahora el rey.

La reina se encontraba este jueves bajo supervisión médica en su castillo en Escocia debido a la preocupación de los doctores por su estado de salud, según comunicó este jueves el Palacio de Buckingham. Su familia viajó apresuradamente para estar al lado de la monarca en su residencial real de Balmoral, donde solía pasar los veranos.

“Tras una nueva evaluación esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de su majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica”, dijo en un comunicado.

Su hijo y heredero del trono, el príncipe Charles, y su esposa, la duquesa de Cornwall, Camila, ya llegaron a Balmoral, según el Palacio de Buckingham. También se dirigen allí sus nietos, el príncipe William y el príncipe Harry. Su esposa, Meghan Markle, permanecerá en Londres, donde la pareja estuvo en el final de su viaje por Europa.

La esposa del príncipe William, Catherine, la duquesa de Cambridge se quedó en su casa de Windsor porque sus hijos, el príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis, están en su primer día completo en su nueva escuela, según el Palacio de Kensington.

Isabel II espera a la primera ministra, Liz Truss, en Balmoral este martes.
Isabel II espera a la primera ministra, Liz Truss, en Balmoral este martes.Jane Barlow / AP

Se unirán a ellos el príncipe Edward y su esposa Sophie, condesa de Wessex, así como la princesa Anne, que ya estaba en Escocia. El príncipe Andrew también viajará a Escocia, por lo que todos los hijos de la reina estarán presentes.

El anuncio se produjo menos de 24 horas después de que la reina cancelara una reunión con el Consejo Privado, su órgano formal de asesores, tras la recomendación de los médicos de guardar reposo.

La reina nombró formalmente a Liz Truss como primera ministra a principios de esta semana en Balmoral, la primera vez en sus 70 años de reinado que ha desempeñado el deber real ceremonial en cualquier lugar que no sea el Palacio de Buckingham en Londres.

“Todo el país estará profundamente preocupado por las noticias del Palacio de Buckingham este mediodía”, dijo Truss en Twitter. “Mis pensamientos -y los de la gente de todo el Reino Unido- están con su Majestad la Reina y su familia en estos momentos”, añadió.

Keir Starmer, líder del opositor Partido Laborista, también señaló en Twitter que estaba “profundamente preocupado” por la noticia y que esperaba la recuperación de la reina.

Sus mensajes se produjeron después de que el presidente de la Cámara de los Comunes, Sir Lindsay Hoyle, interrumpiera los procedimientos en el Parlamento británico para dar la noticia a los legisladores.

“Sé que hablo en nombre de toda la Cámara cuando digo que enviamos nuestros mejores deseos a Su Majestad la Reina y que ella y la familia real están en nuestros pensamientos y oraciones en este momento”, dijo.

La BBC, la cadena nacional, también interrumpió su programación para informar de la noticia.

La reina ha cancelado varios actos este año, incluida la ceremonia de apertura del Parlamento por lo que el Palacio de Buckingham ha calificado de “problemas de movilidad episódicos”.

También rompió con décadas de tradición en la apertura de sus celebraciones del Jubileo de Platino, cuando no recibió el saludo de los militares que desfilaban en el Horse Guards Parade. En su lugar, recibió el saludo desde el balcón del Palacio de Buckingham.

A principios de este mes, no asistió al Braemar Highland Gathering, un evento deportivo tradicional en Escocia al que había asistido todos los años desde que subió al trono en 1952.

En octubre, la reina pasó una noche en el hospital londinense King Edward VII’s Hospital y posteriormente los médicos le aconsejaron reposo.