IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Vaticano se niega bendecir las uniones de personas del mismo sexo porque considera “pecado” el amor entre LGBTQ

La Iglesia católica niega su bendición a las parejas gays después de que el papa dijera que tienen derecho a tener una familia.
/ Source: Telemundo

Por Nicole Winfield - The Associated Press

El Vaticano decretó este lunes que la Iglesia católica no puede bendecir las uniones de parejas de personas del mismo sexo porque "dios no puede bendecir el pecado”.

La decisión fue emitida por la Congregación para la Doctrina de la Fe, la oficina vaticana que se encarga de la ortodoxia, en respuesta a una pregunta sobre si los religiosos católicos tienen el "poder de dar la bendición a las uniones de personas del mismo sexo".

La respuesta fue “negativa” y se amplió en una explicación de dos páginas que fue publicada en siete idiomas y autorizada por el papa Francisco.

El decreto distinguía entre la aceptación y la bendición por parte de la Iglesia a los homosexuales, a los que dice defender, pero no de sus uniones, ya que cualquier reconocimiento sacramental de este tipo podría confundirse con el matrimonio.

[El papa Francisco rechaza posibilidad de que hombres casados puedan ser sacerdotes]

El Vaticano sostiene que los gays deben ser tratados con dignidad y respeto, pero que el sexo entre parejas del mismo sexo es “intrínsecamente trastornado”.

La doctrina católica sostiene que el matrimonio entre un hombre y una mujer forma parte del plan de Dios y está destinado a crear nueva vida. Como las parejas gays no forman parte de ese plan, no pueden ser bendecidas dentro de la iglesia, indicó el documento.

“La presencia en tales relaciones de elementos positivos, que en sí mismos son valorados y apreciados, no puede justificar estas relaciones y convertirlas en objetos legítimos de bendición eclesiástica, ya que los elementos positivos existen en el contexto de una unión no ordenada por el plan del Creador”, dice.

Dios “no bendice ni puede bendecir el pecado: Bendice al hombre pecador, para que pueda reconocer que forma parte de su plan de amor y permita ser transformado por Él", añadió el texto.

El papa generó titulares informativos hace unos meses al defender las uniones civiles de parejas del mismo sexo, asegurando que la comunidad LGTBQ tiene "derecho a una familia" y a que no se les haga "la vida imposible". Sin embargo, su defensa se circunscribe al ámbito civil, no al religioso, según el Vaticano. 

"Lo que tenemos que hacer es una ley de unión civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente”, dijo el papa durante una entrevista con Televisa en 2019, pero que fueron cortados por el Vaticano hasta que aparecieron en un documental el año pasado, “yo defendí eso”.

"Las personas gays tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia", declaró. Al parecer, sin embargo, no tienen derecho a ser bendecidos por ello como el resto.

Las declaraciones del Vaticano provocaron una oleada de reacciones de católicos y expertos en el catolicismo, muchos de los cuales cuestionaron a la Iglesia por no reconocer el matrimonio de las parejas del mismo sexo cuando el papa ha defendido su unión civil.

“Esto me rompe el corazón. Tengo tantos amigos católicos gay que quieren la bendición de la Iglesia. En cambio, su amor y sus uniones son declaradas como ‘pecado", escribió en Instagram Ana Navarro, analista política colaboradora de Noticias Telemundo. “Como católica, aunque imperfecta y pecadora, desearía que la Iglesia gastara su energía condenando a los sacerdotes pedófilos, la corrupción y otros abusos que ha encubierto durante siglos”, agregó.

 “Cada humano nace con este deseo innato de amar”, dijo a la revista America, The Jesuit Review el padre Bryan Massingale, un cura católico gay que imparte clases de teología en la Universidad de Fordham.

"Para aquellos que están orientados hacia miembros del mismo sexo... que se le describa como inherente o innatamente pecaminoso sin ninguna calificación, eso es devastador", añadió Massingale.       

El profesor de estudios religiosos de la Universidad de Villanova, Massimo Faggioli, aseguró que se trata de un documento de suma importancia pues muestra “qué tan lejos está dispuesto a llegar el papa Francisco y cuál es su límite”.

“Es muy difícil imaginar las consecuencias prácticas de este documento y no sé qué podría sucederle a un sacerdote que quisiera casar a una pareja del mismo sexo”, señaló Faggioli.

[El papa Francisco rechaza posibilidad de que hombres casados puedan ser sacerdotes]

En el video, el papa también exhorta a familiares de personas con una orientación sexual que no sea hetero a respetar a sus seres queridos.

"No se puede echar de la familia a nadie ni hacer la vida imposible por eso", dice el papa en el documental.

En 2003, la misma oficina del Vaticano emitió un decreto similar en el que decía que el respeto de la Iglesia por los gays "no puede llevar en modo alguno a la aprobación o al reconocimiento legal de las uniones de personas del mismo sexo".

Hacerlo, razonó entonces el Vaticano, no sólo aprobaría un "comportamiento desviado", sino que crearía una equivalencia con el matrimonio, que la iglesia sostiene que es una unión indisoluble entre hombre y mujer.