IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

EE.UU. mató por error a 10 personas en un ataque con un dron en Kabul. Ahora promete indemnizar a los familiares

Entre las víctimas había siete niños. Será un "pago por condolencia", aclaró el portavoz del Pentágono. También se ayudará a trasladar al país a los sobrevivientes. 

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dijo este viernes que se compromete a ofrecer un pago en forma de condolencia a los familiares de las 10 personas que murieron por error en un ataque con un drone estadounidense en Kabul, Afganistán, en agosto.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo en un comunicado que el Departamento de Defensa también estaba trabajando con el Departamento de Estado para ayudar a los familiares que sobrevivieron al ataque a trasladarse a Estados Unidos.

El portavoz dijo que el tema surgió en una reunión realizada el jueves entre Colin Kahl, subsecretario de defensa en políticas, y Steven Kwon, fundador y presidente del grupo sin fines de lucro Nutrition & Education International.


Familiares y vecinos de la familia Ahmadi se reunieron alrededor del vehículo incinerado que fue blanco del ataque de un dron de Estados Unidos. El misil tenía como supuesto objetivo terroristas de ISIS-K, pero en cambio mató a 10 civiles, incluidos 7 niños, en Kabul, Afganistán, el lunes 30 de agosto de 2021.Marcus Yam / Los Angeles Times via Getty Imag

“El Dr. Kahl reiteró el compromiso del Secretario de Defensa, Lloyd Austin, para con las familias, incluyendo el ofrecimiento de pagos de condolencias ex gratia“, dijo Kirby, sin especificar cuánto dinero se ofrecería.

El 29 de agosto, un misil Hellfire estadounidense impactó en un coche conducido por Zemerai Ahmadi, que acababa de estacionar frente a la vivienda de la familia Ahmadi. En total, 10 miembros de la familia, incluidos siete niños, murieron en el ataque.

Semanas después, el general Frank McKenzie, jefe del Mando Central de Estados Unidos, calificó el ataque de “trágico error” y dijo que, efectivamente, murieron civiles inocentes en el ataque.

[“Estamos destruidos”: familia afgana llora la muerte de 10 de sus miembros, incluidos 7 niños, en el ataque con dron estadounidense]

Durante la reunión del jueves, Kwon le dijo al subsecretario de defensa en políticas que Ahmadi, quien fue el objetivo del ataque, había trabajado con su organización durante muchos años, “proporcionando atención y asistencia para salvar la vida de personas que se enfrentan a altas tasas de mortalidad en Afganistán”.

El Ejército defendió inicialmente el ataque, diciendo que había apuntado a un “facilitador” del Estado Islámico y que había detenido de este modo posibles ataques terroristas durante la caótica etapa final de la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán.

Sin embargo, rápidamente surgieron contradicciones entre la descripción del ataque por parte de los militares y lo que ocurrió sobre el terreno. Associated Press y otras organizaciones de noticias informaron de que el conductor del vehículo atacado era un empleado de una organización humanitaria estadounidense desde hacía mucho tiempo.


Un familiar se lanza sobre el ataúd de Farzad, de 13 años, quien murió en el ataque con drones de Estados Unidos en Kabul. Marcus Yam / Los Angeles Times via Getty Images

Por otro lado, no había señales de que el impacto del misil en el coche haya generado una segunda explosión de magnitud, a pesar de que el Pentágono afirmaba que el vehículo contenía explosivos.

El mes pasado, McKenzie dijo que Estados Unidos estaba estudiando la posibilidad de pagar una indemnización a las familias de las víctimas. 

El ataque con drones se produjo después de un devastador atentado suicida perpetrado por una rama del Estado Islámico que mató a 169 afganos y 13 militares estadounidenses en una de las puertas del aeropuerto de Kabul a finales de agosto.