IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Detienen a dos haitianos-estadounidenses y a 13 colombianos por el asesinato del presidente de Haití

Las autoridades de ese país hablan de un total de 15 atacantes arrestados, 13 de los cuales son presuntamente de nacionalidad colombiana. Otros cuatro fueron abatidos y nueve más se encuentran prófugos. 

Dos hombres que podrían tener la doble nacionalidad haitiana y estadounidense fueron arrestados en relación con el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, según informó este jueves un alto funcionario haitiano. Uno de ellos presuntamente era un exguardaespaldas de la embajada canadiense en Puerto Príncipe, de acuerdo con estas fuentes.

Mathias Pierre, ministro de Elecciones de Haití, dijo a varios medios de comunicación este jueves, entre ellos la agencia de noticias The Associated Press y el diario The New York Times, que un haitiano-estadounidense estaba entre las 15 personas que han sido arrestadas en las 36 horas que han pasado desde el brutal asesinato del presidente haitiano, baleado en su residencia de la capital el miércoles por la madrugada.

El Departamento de Estado indicó que está al tanto de los informes de que los haitianos-estadounidenses se encuentran bajo custodia, pero no quiso confirmar la información ni comentar al respecto, según informa NBC News.

Pierre confirmó horas más tarde la identidad del segundo haitiano estadounidense que fue capturado este jueves: Joseph Vincent. 

Las autoridades de ese país ahora hablan de un total de 15 atacantes arrestados, 13 de los cuales son presuntamente de nacionalidad colombiana. Otros cuatro fueron abatidos y nueve más se encuentran prófugos. 

“Vamos a llevarlos ante la justicia”, afirmó el jueves por la noche Leon Charles, jefe de la Policía Nacional, mientras los 15 detenidos permanecían esposados y sentados sobre el piso durante una conferencia de prensa.

Varios sospechosos del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse permanecen en el suelo el jueves 8 de julio de 2021 tras su captura, en la Dirección General de la Policía, en Puerto Príncipe, Haití.AP

El Gobierno colombiano, que ha dicho que colaborará con las investigaciones, confirmó que al menos seis de los sospechosos eran miembros en retiro del Ejército colombiano, incluidos dos de los muertos. Pero no dio a conocer sus nombres. 

Solages se describe como un “agente diplomático certificado”, defensor de los niños y político incipiente en un portal de una entidad caritativa que él estableció en el 2019 en Florida para ayudar a residentes.

En su biografía en el portal, Solages dice que trabajó previamente como guardaespaldas en la embajada de Canadá en Haití. La sede diplomática no ha hecho declaraciones de momento. Llamadas hechas a la fundación y a asociados de la misma no obtuvieron respuesta.

Testigos dijeron que los dos sospechosos fueron descubiertos por una multitud el jueves mientras se escondían entre los arbustos en Puerto Príncipe. Algunas personas jalonearon a los sospechosos de sus camisas y pantalones, los empujaron y abofetearon.

La policía arrestó a los hombres, que sudaban copiosamente y vestían ropas que parecían estar manchadas de barro, según describió un periodista de The Associated Press que presenció la escena.

Los oficiales los metieron en la parte trasera de una camioneta y se los llevaron mientras la multitud los perseguía hacia la estación de policía más cercana. “¡Mataron al presidente! Dénoslos. ¡Los vamos a quemar!”, gritaban algunos.

Una multitud en Puerto Príncipe pide a la policía que les entregue a dos personas sospechosas que fueron arrestadas en relación con el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse. El 8 de julio de 2021.AP

Luego quemaron varios autos abandonados que tenían perforaciones de bala y que se cree pertenecen a los sospechosos, que eran hombres blancos. Los autos no tenían placas y adentro de uno de ellos había una caja de municiones vacía y una botella de agua.

El jefe de policía pidió en una conferencia de prensa el jueves a la población que mantuviera la calma y los dejara hacer su trabajo, advirtiendo que estaban destruyendo la evidencia que necesitaban para su investigación.

Tres policías que habían sido tomados como rehenes por los sospechosos del ataque fueron liberados por la noche, informó Léon Charles, jefe de la Policía Nacional de Haití.

No dieron detalles de los atacantes en ese momento, aunque reportes aseguran que en el video se escuchan hablando en español y en inglés. La mayoría de los haitianos habla creole o francés.

Fuerzas de seguridad investigan la casa del difunto presidente de Haití, Jovenel Moïse, el 7 de julio de 2021.AP

Uno de ellos incluso aseguró en inglés y con acento estadounidense que eran agentes antinarcóticos de la DEA llevando a cabo una operación oficial. Sin embargo, altos funcionarios del Gobierno haitiano consultados por el diario Miami Herald aseguraron que eran "mercenarios", no agentes de otro país.

[La Administración Biden renueva el TPS para los haitianos en Estados Unidos: "Debemos hacer lo posible para apoyarlos"]

El mandatario haitiano, quien asumió el cargo en febrero de 2017, fue asesinado a tiros por un comando armado que irrumpió en su casa en un suburbio de Puerto Príncipe, la capital, alrededor de la 1:00 am (hora local).

La primera dama, Martine Moïse, quien se encontraba en la casa cuando ocurrió el ataque, resultó herida y fue trasladada a Miami, Florida, el miércoles por la tarde para recibir tratamiento médico en un hospital, según confirmó a NBC News el embajador haitiano en Estados Unidos, Bocchit Edmond.

El magnicidio amenaza con ahondar la crisis en Haití, que sufre la violencia de las pandillas, una inflación vertiginosa y protestas contra el Gobierno, que fue acusado de desviar 2,000 millones de dólares de fondos para la ayuda al desarrollo provenientes de Venezuela. Moïse había negado los señalamientos.

El primer ministro interino, Claude Joseph, aseguró que la policía y el ejército tienen el control de la seguridad en Haití, el país más pobre de América.

El presidente de Haití, Jovenal Moise, y la primera dama, Martine Moise, en una fotografía de archivo del 12 de enero de 2020.Reuters

Haití planeaba celebrar elecciones el año que viene, en las que Moïse no estaba autorizado para buscar la reelección. El Gobierno ha asegurado ahora que los comicios se celebrarán en los próximos meses. 

Desde la deposición del dictador Jean-Claude Duvalier en 1986, mejor conocido como Baby Doc, el país ha tratado de mantener un Gobierno democrático. Sin embargo, este impulso se ha visto obstaculizado por una serie de golpes militares, presidencias fallidas y el devastador terremoto de 2010 que mató alrededor de 300,000 haitianos y destruyó la economía.

Un vehículo sale de la casa del difunto presidente de Haití, Jovenel Moïse, el 7 de julio de 2021.AP

Malick Ghachem, profesor de historia en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y experto en política haitiana, afirmó en entrevista con NBC News que “la pregunta que debe hacerse en este momento de tragedia para la familia Moïse no es si Jovenel Moïse era un verdadero estadista o un aspirante a déspota".

[Captan a migrantes haitianos y dominicanos llegando a una playa en Puerto Rico]

“Haití ha estado atrapado desde el terremoto de 2010 en una espiral de inestabilidad política cada vez más intensa, que se deterioró drásticamente bajo los Gobiernos de Martelly y Moïse”, explicó Ghachem en un correo electrónico.

“La última vez que asesinaron a un presidente haitiano fue en 1915 y eso desencadenó una ocupación militar estadounidense”, escribió.

Estados Unidos y la comunidad internacional deberían involucrar al país en un diálogo "que permita a Haití salir de su actual vacío constitucional y le dé la oportunidad de establecer instituciones democráticas duraderas, en lugar de simplemente otra ronda de elecciones solo por tener elecciones".

Con información de NBC News y The Associated Press.