IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Detienen a Djokovic por segunda vez, a la espera de decidir si es deportado de Australia

El ministro de Inmigración considera que el tenista "puede ser contraproducente para los esfuerzos de vacunación" de las autoridades del país. El serbio reconoce haberse saltado la cuarentena obligatoria tras dar positivo, al haber participado presencialmente en una entrevista.

El tenista serbio Novak Djokovic volvió a ser detenido este sábado por los servicios de inmigración australianos, después de que su visa fuera cancelada por segunda por no estar vacunado contra el COVID-19, lo que le deja a un paso de ser deportado.

El último partido de esta contienda se celebrará el domingo a partir de las 9:30 am locales (5:30 pm del sábado de la Costa Este), ante una corte que decidirá si el número uno del mundo es expulsado del país.

A la espera de dicha resolución, el serbio fue visto este mismo sábado llegando en un vehículo a un hotel de detención para inmigrantes de Melbourne, tras la decisión del ministro de Inmigración, Alex Hawke, de revocarle su visa por segunda ocasión.

Novak Djokovic (de verde), en la parte trasera de un auto, a su llegada a un hotel de detención de migrantes en Melbourne, Australia el 15 de enero de 2022.AP

Hawke manifestó que la presencia en Australia del astro del tenis, de 34 años, "puede ser contraproducente para los esfuerzos de vacunación" que llevan adelante las autoridades del país.

El ministro citó además unos comentarios hechos por Djokovic en abril de 2020, según los cuales "se oponía a la vacunación" y se negaba a ser obligado a vacunarse para competir.

A su llegada al país la semana pasada, Djokovic también pasó cuatro noches recluido en un hotel, después de que las autoridades migratorias aeroportuarias consideraran que su exención médica para no estar vacunado contra el coronavirus no cumplían las normas australianas.

[Novak Djokovic recibió una exención para entrar en Australia tras pasar el COVID-19, según documentos judiciales]

Sin embargo, ganó un recurso y un juez ordenó su inmediata liberación, lo que le permitió incorporarse a los entrenamientos de cara al Abierto de Australia que comienza el 17 de enero.

Su participación en el torneo, que ha ganado en 9 ocasiones, está ahora más en el aire que nunca.

Una deportación mediática

La situación de Djokovic se complicó en los últimos días al conocerse que no había cumplido las leyes serbias sobre COVID-19 y que había mentido en su formulario migratorio para lograr la visa para entrar en Australia.

De un lado, el tenista reconoció que dio positivo en una prueba el 16 de diciembre, pero participó en una entrevista con el diario francés l'Équipe el 18 saltándose la cuarentena obligatoria.

Por otro lado, admitió no haber informado adecuadamente sobre los países que había visitado en los 14 días anteriores a su entrada a Australia, tal y como exigen las autoridades locales.

De ser deportado, Djokovic se enfrentaría a la posibilidad de no poder entrar en el país en los próximos tres años.