IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden apoya el “clamoroso llamado de libertad” del pueblo cubano mientras el régimen culpa al embargo y la pandemia

"Estados Unidos pide al régimen cubano que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital en lugar de enriquecerse", dijo el presidente tras las históricas manifestaciones iniciadas el domingo en la isla. Más de 100 personas han sido arrestadas.

El presidente, Joe Biden, aplaudió este lunes mediante un comunicado las históricas protestas iniciadas el domingo en Cuba: "Nos solidarizamos con el pueblo cubano y su clamoroso llamamiento a la libertad y al alivio de las trágicas garras de la pandemia y de las décadas de represión y sufrimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario". 

"Estados Unidos pide al régimen cubano que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital en lugar de enriquecerse", exigió Biden, alabando la "valentía" del pueblo y exigiendo a las autoridades que respeten su "derecho a la protesta pacífica y el derecho a determinar libremente su propio futuro".

Más de 100 personas han sido arrestadas en la isla. Entre los detenidos se encuentra el sacerdote de Camagüey, Castor José Álvarez, según lo reporta el diario con sede en Miami El Nuevo Herald

Durante una marcha en la capital el domingo, la policía usó tubos de plástico contra los manifestantes, de acuerdo con la agencia de noticias AFP. En medio del caos, policías cubanos golpearon a un fotógrafo de The Associated Press al que le rompieron la nariz y lastimaron un ojo.

Videos difundidos en redes sociales, que pudieron ser verificados por Noticias Telemundo, muestran agentes especiales conocidos en Cuba como Boinas Negras, siendo desplegados en algunas localidades y deteniendo con violencia a civiles que protestaban y cantaban pacíficamente.

La policía mantiene guardia cerca del Capitolio de La Habana, Cuba, el 12 de julio de 2021.AP

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, respondió ayer con amenazas a las protestas de miles de cubanos que salieron a las calles al grito de "ya no tenemos miedo" y ""queremos libertad".  "La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios", dijo Díaz-Canel en un discurso televisado

Este lunes, sin embargo, admitió en otra intervención en la televisión estatal que la isla atraviesa una profunda crisis económica, que se traduce, por ejemplo, en escasez de alimentos, apagones y falta de medicamentos (sobre todo, ante la pandemia de coronavirus). 

["Queremos libertad": miles de cubanos toman las calles para denunciar escasez y represión]

Díaz-Canel evitó en cualquier caso la autocrítica pese a que el régimen autocrático controla todo el poder en la isla desde hace más de 60 años, y culpó en su lugar al embargo económico ejercido por Estados Unidos.

"El bloqueo nos limita el acceso a divisas con los que comprar alimentos. El bloqueo nos ha limitado el adquirir medicamentos o las materias primas para crear medicamentos. Hemos tenido que dedicar parte de ese poco dinero a combartir el COVID-19 y a desarrollar vacunas", aseguró.

El embargo estadounidense lleva en vigor en cualquier caso también décadas, con fluctuaciones en su dureza. Tras un período de acercamiento durante el Gobierno de Barack Obama, la Administración de Donald Trump intensificó la medidas de penalización contra la isla, una estrategia que el actual presidente no ha modificado todavía.

Pero las protestas del domingo se producen cuando la isla sufre su peor crisis económica desde la caída de la Unión Soviética en los años 1990, y con un endurecimiento de la represión contra la oposición y un colapso del sistema sanitario por la pandemia. 

Las autoridades sanitarias reportaron el domingo casi 7,000 nuevos casos y 47 fallecidos (un nuevo récord de contagios y muertes) en la isla, de poco más de 11 millones de habitantes.  

La propagación del coronavirus ha obligado a abrir "centros de aislamientos y de ingreso en otras instalaciones, y a habilitar hoteles como hospitales", según explicó Díaz-Canel, lo que, dijo, se tradujo en un mayor gasto energético que forzó "más horas de apagones". 

"Sabemos que eso causa incomprensión", dijo Díaz-Canel, pero "el Gobierno cubano ha estado preocupado por crear la menor molestia posible para dar satisfacción y bienestar a nuestro pueblo".

Respecto a las protestas, afirmó: "Estamos convocando a todos los revolucionarios del país, a los comunistas, a que salgan a las calles donde quiera que se vayan a producir estas provocaciones, desde ahora y en todos estos días. Y enfrentarlas con decisión, con firmeza, con valentía".

Díaz-Canel también criticó el papel de las redes sociales para caldear el ambiente en contra de las autoridades cubanas. “Estamos observando que en todas las últimas semanas se incrementó la campaña contra Cuba en las redes sociales planteando un grupo de matrices, de las carencias que estamos viviendo, porque esa es la manera en que se monta: tratar de crear disconformidad, insatisfacción a partir de manipular las emociones y sentimientos”, afirmó.

La Habana amaneció tranquila pero militarizada, respondiendo así a la orden del dirigente cubano. En algunas de sus principales arterias ya se instalaron brigadas especiales la noche domingo. El servicio de datos móviles es intermitente o está cortado, en función de la región.

El secretario general de la Organización de Estados Americano (OEA), Luis Almagro, condenó este domingo la llamada del "régimen dictatorial" cubano a "civiles para reprimir" a los ciudadanos y buscar "la confrontación contra quienes ejercen sus derechos de protesta".

Con información de AP.