IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Australia cancela el visado de Novak Djokovic por segunda vez y abre la puerta a su deportación

El ministro australiano de Inmigración canceló este viernes por segunda vez el visado del tenista número uno del mundo. Los abogados del serbio de 34 años apelarán la decisión en los tribunales y su participación en el Open de Australia queda en el aire.

Por Yuliya Talmazan - NBC News

La estrella del tenis Novak Djokovic se enfrenta a una posible deportación de Australia después de que el ministro de inmigración del país decidiera cancelar su visado por segunda vez este viernes.

La decisión es el último giro episodio que ha acaparado los titulares de todo el mundo y se ha convertido en un punto álgido en el debate sobre los mandatos de vacunación contra el COVID-19. La decisión podría poner fin al intento del serbio de conseguir su vigésimo primer título importante en el Abierto de Australia, que comienza el lunes.

[Novak Djokovic recibió una exención para entrar en Australia tras pasar el COVID-19, según documentos judiciales]

Los abogados de Djokovic apelarán a los tribunales para solicitar una orden judicial que impida que se le obligue a abandonar el país. Si no lo consiguen, no podrá volver a solicitar un visado australiano durante tres años.

En una decisión que probablemente tendrá amplias consecuencias deportivas y diplomáticas, el ministro de Inmigración, Alex Hawke, señaló en un comunicado el viernes que había utilizado sus poderes discrecionales para cancelar de nuevo el visado “sobre la base de que era de interés público hacerlo”.

El Gobierno está “firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia del coronavirus”, añadió Hawke.

A Djokovic, de 34 años, se le restableció el visado australiano a principios de esta semana por un juez que ordenó que fuera liberado de la detención de inmigrantes.

El número 1 del tenis masculino, que no está vacunado, vio cómo se le revocaba el visado por primera vez la semana pasada, después de que los agentes fronterizos rechazaran su solicitud de exención médica cuando llegó a Melbourne. Pero Djokovic ganó una apelación legal que le permitió permanecer en el país y comenzar a preparar el torneo, incluso cuando la amenaza de deportación pendía sobre su cabeza. 

Djokovic admitió el miércoles que emitió una declaración falsa en su formulario de viaje para entrar en Australia y que no se aisló inmediatamente tras dar positivo por COVID-19 en Serbia el mes pasado, lo que aumenta el escrutinio de las autoridades australianas y de los medios de comunicación de todo el mundo.

[Fans de Djokovic celebran con furor la decisión del juez que le dejó en libertad]

Las estrictas normas fronterizas del país exigen que todas las personas que no sean australianas se vacunen para entrar en el país. Todos los jugadores, el personal, los funcionarios y los aficionados del Open de Australia también deben estar completamente vacunados para entrar en la sede del torneo.

Los archivos judiciales de principios de esta semana confirmaron que la estrella del tenis no está vacunada, pero Djokovic argumentó que recibió una exención médica para entrar en el país porque se le diagnosticó coronavirus en Serbia el mes pasado y se había recuperado desde entonces.

Djokovic pasó cuatro días en un centro de detención de inmigrantes, entre solicitantes de asilo e indocumentados, a la espera de un veredicto sobre su recurso de visado. La decisión del tribunal del lunes no se pronunció sobre si el motivo de su exención médica era válido.

El defensor del título masculino, el serbio Novak Djokovic, entrena en el Margaret Court Arena antes del campeonato de tenis del Abierto de Australia en Melbourne, el 13 de enero de 2022.Mark Baker / AP

Los organizadores del torneo inscribieron a Djokovic en el sorteo del jueves mientras su caso seguía en el limbo, aunque se retrasó en medio de la incertidumbre.

El primer cabeza de serie continuó entrenando en el Rod Laver Arena mientras intentaba volver a centrarse en el tenis y en su intento de convertirse en el líder de todos los tiempos en títulos individuales de Grand Slam masculino.  

[¿Cómo diferenciar entre una gripe y un contagio de la variante ómicron? Un doctor lo explica]

El caso en torno a Djokovic ha dejado a muchos australianos indignados, ya que la variante ómicron han impulsado nueva ola de casos en el país tras meses de severas restricciones a los ciudadanos del país.

El furor ha sacudido al mundo del tenis y ha ensombrecido los preparativos del Open de Australia, situando al deporte en el centro del debate mundial sobre las restricciones gubernamentales para luchar contra la pandemia.

También ha suscitado un fuerte apoyo a Djokovic en su Serbia natal, donde su familia y los dirigentes del país han criticado el trato dado por Australia al icono deportivo nacional.