IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El juez acusa al presunto testaferro de Maduro de 8 cargos por lavado de dinero

El empresario colombiano Alex Saab fue extraditado el sábado en un avión de EE.UU. rumbo a Florida tras permanecer detenido más de un año en Cabo Verde.

El empresario colombiano Alex Saab, muy cercano al Gobierno de Venezuela y presunto testaferro del presidente Nicolás Maduro, fue acusado formalmente este lunes de 8 cargos por lavado de dinero, en su primera comparecencia tras ser extraditado a Estados Unidos.

"Está aquí en su comparecencia inicial por una acusación que le imputa un cargo de conspiración para cometer blanqueo de capitales y 7 cargos de blanqueo", dijo el juez O’Sullivan durante la sesión, que duró unos 10 minutos.

El juez fijó otra audiencia dentro de dos semanas en la que Saab tendrá la oportunidad de declararse culpable o no culpable.

Esta imagen de archivo, del jueves 9 de septiembre de 2021, se muestra un cartel en Caracas, Venezuela, que pide la liberación de Alex Saab, quien fue extraditado a EE.UU. bajo cargos de lavado de dinero.Ariana Cubillos / AP

Saab compareció vistiendo un mono de reo de color naranja desde una sala de la cárcel de Florida en la que permanece detenido. La audiencia se celebró vía Zoom y en ellas participaron unos 350 periodistas.

Plan de sobornos

El colombiano, de 49 años, fue extraditado el sábado desde Cabo Verde, donde permanecía detenido desde el 12 de junio de 2020 en virtud de una orden de captura emitida a través de Interpol por la Administración estadounidense.

Saab ha sido vinculado a un plan de sobornos por más de 350 millones de dólares de un proyecto de vivienda de interés social del Gobierno venezolano. Los fiscales estadounidenses lo acusan de amasar una fortuna a través de negocios a nombre del Gobierno de Maduro.

[“Maduro es un narcodictador”: Iván Duque lanza duras críticas contra los gobiernos de Venezuela y Cuba]

En una carta leída por su esposa desde Caracas el fin de semana, defendió que no ha cometido ningún delito y que no colaborará con la Justicia.

El Gobierno venezolano, que considera a Saab víctima de un "secuestro" y ha reaccionado a la extradición rompiendo unilateralmente el diálogo con la oposición que se llevaba a cabo en México, hizo lo imposible por evitar que fuera entregado a EE.UU.

La oposición venezolana instó el domingo al Gobierno de Maduro a volver a la mesa de diálogo para retomar las negociaciones.

Desde un hotel de Ciudad de México, el jefe de la delegación de la oposición, Gerardo Blyde, dijo a la prensa que "estos retrasos no ayudan". La cuarta sesión del proceso —que comenzó en septiembre en México— estaba prevista a desarrollarse del 17 al 20 de octubre.

Además de pelear judicialmente en Cabo Verde, la Administración venezolana le dio la nacionalidad venezolana, alegó que cuando fue detenido viajaba a Irán para cumplir una misión oficial y tenía inmunidad diplomática y lo convirtió en representante en ausencia en el diálogo.

En Estados Unidos, sus abogados se han centrado en demostrar que la justicia estadounidense no tiene jurisdicción para juzgarle y en que no era un prófugo cuando fue detenido en junio de 2020 en Cabo Verde, pero esos argumentos han sido desestimados en primera instancia.

[Iván Duque dice que en Venezuela hay una dictadura pero sobre Cuba no opina lo mismo]

La extradición ha causado alegría en la comunidad venezolana y en el exilio, que lo ve como un "golpe certero" a la "tiranía" de Nicolás Maduro, como afirmó este domingo a la agencia de noticias EFE José Antonio Colina, presidente de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

"La extradición de Alex Saab hacia los Estados Unidos es un motivo de alegría para todos los venezolanos. Trataremos de asistir a sus audiencias y sentir la buena sensación de ver a un corrupto sometido a la justicia!", escribió Colina en Twitter.

¿De qué se le acusa?

Saab está acusado de siete cargos de lavado de dinero y uno de conspiración para cometer ese delito y está sujeto desde mayo de 2019 a sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU.

Los fiscales consideran que lavó más de 350 millones de dólares para pagar corruptelas del presidente venezolano a través del sistema financiero estadounidense.

[Causa polémica la presencia de Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro en la cumbre de la CELAC en México]

La OFAC lo sancionó por su presunta participación en varias tramas de corrupción a gran escala en torno a la construcción de viviendas populares, distribución de alimentos a los más pobres y operaciones ilícitas con el oro venezolano.

De acuerdo con OFAC, Saab y su socio, Álvaro Pulido, colombiano y prófugo de la justicia de EE.UU., tuvieron acceso a la cúpula del régimen de Maduro a través de Cilia Adela Flores, esposa del presidente, y sus hijos Walter, Yosser y Yoswal, y un primo de estos, Carlos Erica Malpica Flores.

Todos ellos y muchas otras personas están sancionadas por OFAC, por ser parte de "una red de corrupción y nepotismo".

Como consecuencia de las sanciones, quedan congelados los activos que esos individuos y entidades puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se les prohíbe efectuar transacciones financieras con EE.UU.

Congresistas estadounidenses como la republicana María Elvira Salazar, representante por el sur de Florida, el embajador de Venezuela en Washington, Carlos Vecchio, que responde al opositor Juan Guaidó, al que EE.UU. considera presidente interino de Venezuela, dirigentes opositores, exiliados y ciudadanos venezolanos radicados en EE.UU. han manifestado su satisfacción por la extradición.

Salazar, señaló que con la entrega de Saab a EE.UU. "estamos un paso más cerca y no vamos a parar hasta que Venezuela alcance su libertad".

[Juan Guaidó asegura que continuará luchando contra el régimen de Nicolás Maduro pese al intento de secuestro que denunció]

La extradición de Saab generó una fuerte condena del Gobierno de Maduro, que reaccionó devolviendo a prisión a seis exdirectivos de la compañía venezolana Citgo, filial de la petrolera estatal Pdvsa en Estados Unidos, que habían sido condenados por corrupción el año pasado y puestos bajo arresto domiciliario. Los directivos poseen nacionalidad venezolana y estadounidense.