IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Afganistán es libre por fin". Los talibanes toman el control del aeropuerto de Kabul tras la salida de EE.UU.

Los talibanes hicieron un recorrido triunfal por el aeropuerto de Kabul, horas después de la retirada de EE.UU., que puso fin a la guerra más larga del país. El grupo prometió asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

Por The Associated Press

KABUL, Afganistán - Los talibanes se hicieron con el control total del aeropuerto internacional de Kabul este martes, después de que el último avión estadounidense abandonara su pista, marcando el final de la guerra más larga de Estados Unidos. Cientos de afganos se quedaron en los aledaños del aeródromo con la esperanza huir del Gobierno integrista.

[Un general del Ejército fue el último soldado estadounidense en salir de Afganistán]

Antes de que amaneciera, combatientes talibanes fuertemente armados atravesaron los hangares del lado militar y pasaron por delante de algunos de los siete helicópteros CH-46 que el Departamento de Estado utilizó en sus evacuaciones antes de dejarlos inutilizables en un recorrido triunfal por el aeropuerto internacional Hamid Karzai.

Los líderes talibanes caminaron simbólicamente por la pista, dejando clara su victoria y a pie de pista prometieron asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

"El mundo debería haber aprendido la lección y este es el momento agradable de la victoria", señaló el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, en una transmisión en vivo publicada por un militante.

El aeropuerto sufrido escenas caóticas desde que los talibanes fueron avanzando por Afganistán y se hicieron con Kabul el 15 de agosto. Miles de afganos sitiaron el aeropuerto, algunos murieron tras colgarse desesperadamente del costado de un avión de carga militar estadounidense C-17 y caer al vacío. La semana pasada, un ataque suicida del Estado Islámico en la puerta de un aeropuerto mató al menos a 169 afganos y 13 militares estadounidenses.

[Biden rinde homenaje a los soldados estadounidenses fallecidos en el ataque en Kabul]

Pero el martes, después de una noche en la que los combatientes talibanes disparaban triunfalmente al aire, los guardias, ahora adormilados, mantuvieron alejados a los curiosos y a los que todavía esperaban de alguna manera tomar un vuelo.

"Después de 20 años, hemos derrotado a los estadounidenses", señaló Mohammad Islam, un guardia talibán en el aeropuerto de la provincia de Logar que sostiene un rifle Kalashnikov. "Se han ido y ahora nuestro país es libre. Está claro lo que queremos. Queremos la Shariah (ley islámica), la paz y la estabilidad", agregó.

“Afganistán es libre por fin”, dijo a The Associated Press en la pista del aeropuerto Hekmatullah Wasiq, un líder talibán. “El lado militar y el civil (del aeropuerto) están con nosotros y bajo control. Esperamos anunciar nuestro gobierno. Todo es pacífico. Todo es seguro".

Un grupo de talibanes monta guardia dentro del aeropuerto de Kabul después de que Estados Unidos retirara todas sus tropas del país, el 31 de agosto de 2021.WAKIL KOHSAR/AFP via Getty Images

Poner el aeropuerto de nuevo en funcionamiento es uno de los considerables desafíos que afronta el Talibán para gobernar un país de 38 millones de habitantes que durante dos décadas sobrevivió con miles de millones de dólares en ayuda extranjera.

Mohammad Naeem, portavoz de la oficina política de los talibanes en Qatar, también elogió la toma de posesión en un video difundido este martes por la mañana.

"Gracias a Dios que todos los ocupantes han abandonado nuestro país por completo", dijo, felicitando a los combatientes al referirse a ellos como muyahidines o guerreros santos. "Esta victoria nos la dio Dios. Se debió a los 20 años de sacrificio de los muyahidines y sus líderes. Muchos muyahidines sacrificaron sus vidas", afirmó.

[Denuncian civiles muertos en el bombardeo contra ISIS mientras EE.UU. ultima las evacuaciones bajo ataques de cohetes]

Zalmay Khalilzad, el representante especial de Estados Unidos que supervisó las conversaciones de Estados Unidos con los talibanes, escribió en Twitter que "los afganos enfrentan un momento de decisión y oportunidad" después de la retirada.

"El futuro de su país está en sus manos. Elegirán su camino con total soberanía. Esta es la oportunidad de poner fin a su guerra también", escribió.

Pero los talibanes se enfrentan a lo que podría ser una serie de crisis importantes a medida que asumen el control total del Gobierno del país. La mayoría de los miles de millones de dólares que Afganistán tiene en reservas extranjeras está ahora congelada en Estados Unidos, presionando a su moneda afgana, que ahora se deprecia.

Los bancos han implementado controles de retiro, por temor que saquen el dinero de sus depósitos debido a la incertidumbre. Los funcionarios públicos de todo el país dicen que no han recibido su salario en meses.

El equipo médico sigue siendo escaso, mientras que miles de personas que huyeron del avance de los talibanes siguen viviendo en condiciones miserables.

["Amo mi trabajo": esta infante de Marina asesinada en Kabul pasó sus últimos días cuidando de los niños afganos]

Una gran sequía también ha reducido el suministro de alimentos del país, lo que hace que sus importaciones sean aún más importantes y aumenta el riesgo de que la gente pase hambre.

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a evacuar a más de 120,000 ciudadanos estadounidenses, extranjeros y afganos, según la Casa Blanca, convirtiéndolo en el puente aéreo más grande en la historia del Ejército estadounidense.

Las fuerzas de la coalición también evacuaron a sus ciudadanos y afganos. Pero para todos los que salieron, las naciones extranjeras y Estados Unidos reconocieron que no evacuaron a todos los que se querían ir.

En la puerta este del aeropuerto, un puñado de afganos todavía probaron suerte para entrar, esperando algún vuelo. Sin embargo, a partir de ahora, las aerolíneas comerciales no están volando al aeropuerto y no está claro quién se hará cargo de la gestión del espacio aéreo del país.

Al salir, el ejército estadounidense advirtió a los pilotos que el aeropuerto estaba "descontrolado" y que "no había control de tráfico aéreo ni servicio de aeropuerto disponible".

[EE.UU. arremete contra objetivos de ISIS en Afganistán]

Varios de los que intentaron entrar al aeródromo procedían de la provincia de Kandahar, el corazón de los talibanes en el sur de Afganistán, donde se produjeron algunos de los combates más feroces de la guerra.

Uno de los hombres, Hekmatullah, que como muchos afganos tiene un solo nombre, llevaba documentos que, según dijo, mostraban que trabajaba como traductor.

Hekmatullah dijo que había esperado cuatro días para tener la oportunidad de irse. "Pero ahora no sé qué posibilidades tengo", dijo.