IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Unos 250 cruces al día por los puertos fronterizos: qué migrantes entran y cómo lo logran

Estados Unidos permitirá la entrada de más migrantes que corren peligro en México por razones de salud o seguridad. Han cruzado algunos diabéticos que no pueden inyectarse insulina, varios niños con afecciones graves, y enfermos de riñón y corazón.
/ Source: Telemundo

Mayda Cualio, una migrante guatemalteca, mostró a los agentes fronterizos que tenía una bala incrustada en el estómago y un embarazo de seis meses, pero no les convenció. Al cabo de unas horas, la retornaron a México y su intento de lograr asilo en Estados Unidos se desvaneció.

Allí tocó fondo: por unas dos semanas, estuvo deambulando con su familia por las calles de México, durmiendo a la intemperie y subsistiendo con comida que le entregaban particulares. Pero, finalmente, logró el auxilio que buscaba a través de una iglesia local y una abogada estadounidense.

 

“La abogada ve los casos más delicados y esos son los que ella luego hace saber a Migración”, explica Mayda, ya en suelo estadounidense. “Y ya Migración le deja a uno saber qué día tiene que pasar a Estados Unidos”.

Y así, ese día y a esa hora, la madre se presentó con sus hijos en el puente internacional de Hidalgo, entre Reynosa, Tamaulipas, y McAllen, Texas. Entró.

Ella es uno de los miles de casos humanitarios que el Gobierno de Biden ha procesado legalmente por los puertos de entrada, mientras que expulsa decenas de miles de manera casi automática bajo el argumento de la pandemia.

En las últimas semanas, la Administración demócrata procesaba hasta 35 familias por día en toda la frontera. A esta cifra, se le sumarán ahora 250 individuos al día, según avanzó CBS News y confirmó Noticias Telemundo con abogados involucrados en el proceso.

“Una vez activado del todo el proceso y funcionando, un estimado de 250 individuos en situación particularmente vulnerable serán elegibles cada día para un procesamiento legal en los puertos de entrada, habiendo sido testeados de COVID-19 antes de su entrada a Estados Unidos”, dijo por email Lee Gelernt, abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), a Noticias Telemundo.

¿Por qué están entrando migrantes?

Esa cuota de migrantes aceptados en los puertos de entrada se negoció con varias organizaciones, incluidas ACLU y el Proyecto de Derechos Civiles de Texas (TCRP). Forman parte de una demanda colectiva para acabar con la aplicación del Título 42, que ha permitido que el Gobierno expulse de manera expedita a más de 100,000 migrantes al mes.

El litigio judicial está pausado pero hay una negociación abierta entre estas organizaciones y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés). En ese contexto de diálogo, la Administración Biden ya ha permitido unas 2,000 entradas, según nuestra cadena hermana NBC News.

“Nosotros, los abogados y otros voluntarios, hemos estado identificando a familias conforme se nos dan a conocer y hemos podido abogar por ellas. Hemos obtenido excepciones humanitarias para que no sean expulsadas”, dijo Karla Vargas, de TCRP, una de las abogadas del litigio, a Noticias Telemundo.

¿Quiénes son los migrantes que entran?

Se trata de migrantes en situación de extrema vulnerabilidad cuando llegan a la frontera. Generalmente es por razones de salud que no pueden ser atendidas del lado mexicano, pero ACLU también cita a mujeres embarazadas, a víctimas de extorsiones y secuestros, y a familias varadas en México por mucho tiempo.

Hannah Janeway, médico (que prefiere ser identificado con un género neutro), está entre quienes detectan esos casos vulnerables en la frontera de Tijuana, debido a “condiciones médicas y psiquiátricas”.

Janeway detecta casos entre sus pacientes migrantes o evalúa personas derivadas por otras organizaciones. “Lo que hacemos nosotros es escribir una carta (al Gobierno) describiendo ese problema médico y explicando por qué necesitan cruzar, por qué no pueden recibir el cuidado médico en Tijuana, y cuáles son los problemas con la sistema de salud público en México”.

En otras palabras, son situaciones vulnerables que sólo pueden ser asistidas en Estados Unidas. 

Por ejemplo: pacientes de diabetes tipo 1 que no tienen manera de inyectarse insulina de manera segura en México, niños con condiciones médicas complicadas que necesitan especialistas pediátricos, personas con riesgo de suicidio que necesitan ingresar en un hospital psiquiátricio, migrantes con precondiciones de riñón o cardiacas, incluso que necesitan cirugía de corazón abierta.

A Janeway le sale una sonrisa: “Hemos tenido bastante éxito recientemente. Antes, durante la Administración de Trump, no podíamos cruzar a nadie. No importa si estaban muy, muy, muy enfermos. No tuvimos ningún éxito”.

Una de las abogadas de la frontera, Jennifer Harbury, subraya que esos permisos no se conceden por la gravedad de la situación en los países de origen, sino por la precariedad de lo que viven mientras esperan en México.

“No es necesariamente por el caso de asilo o su dureza, sino por situación de extrema necesidad humanitaria en este momento”, dijo a Noticias Telemundo.

La migrante guatemalteca Mayda Caulio en México.Damià Bonmatí

¿Qué organizaciones ayudan a estos inmigrantes?

Según datos recabados por Noticias Telemundo, este proceso ha incluido hasta ahora organizaciones legales como Al Otro Lado, Immigrant Defenders Law Center, Jewish Family Services, ACLU, Texas Civil Rights Project, y también abogados de inmigración a título individual.

También han estado involucradas en algún punto organizaciones humanitarias como Caridades Católicas de McAllen, Casa del Migrante de Matamoros, Senda de Vida de Reynosa, Casa del Migrante Nazareth de Nuevo Laredo, Refugee Health Alliance en Tijuana, entre otras.

El proceso incluye varios actores que ayudan a detectar el caso, hacer el informe y negociar con las autoridades fronterizas. Los puertos de entrada siguen teniendo a oficiales en el medio, quienes no permiten el acceso sin un documento legal o una cita previa.

La nueva cuota de los 250 migrantes la ejecutará un consorcio de organizaciones no gubernamentales globales, dijo ACLU, sin entrar en más detalles. Varios abogados han preferido por semanas no dar detalles del proceso por temor a que el gobierno, desbordado, dejara de aceptar estos casos.

¿Es legal dejarlos entrar?

Tan legal como que está escrito en la ley, dicen abogados y juristas consultados por Noticias Telemundo.

Es el llamado parole humanitario, y forma parte de la ley de Inmigración y Nacionalidad. En ella, se dice que Estados Unidos tiene discrecionalidad para permitir la entrada temporal por razones humanitarias urgentes o para lograr un beneficio público significativo. Esa opción se valora caso a caso.

“La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) siempre tiene la autoridad para otorgar parole humanitario y admitir a las personas que llegan a un puerto de entrada”, subraya el investigador Aaron Reichlin-Melnick, experto en ley migratoria. “Esta es una autoridad de largo historial que les ha otorgado la ley e incluso ha sido utilizada incluso por la administración de Trump que ocasionalmente otorgó libertad condicional a algunas personas”.

Mientras que los casos bajo la administración Trump se contaban por decenas, ahora Biden ha aumentado esa cifra a los centenares al mes, y se espera que llegue a los miles.

Pero ese poder siempre reside en la discrecionalidad del agente de CBP: “Si ese día el oficial tiene mal día, se puede negar y, si está de buenas, lo puede aprobar”, resumió una abogada radicada en la frontera.

Además, este mecanismo de entrada excepcional contempla excepciones del Título 42.

¿Lograrán quedarse en Estados Unidos?

Varios entrevistados recuerdan que se trata de permisos temporales. A los migrantes se les aplican, ya en Estados Unidos, los procesos migratorios habituales, tanto puede ser el proceso de deportación expedito o un largo camino de asilo en las cortes de inmigración.

Para Mayda Cualio, la guatemalteca embarazada y baleada, su proceso de asilo tan solo ha comenzado una vez ya en Estados Unidos. Fue una iglesia de la ciudad mexicana de Reynosa, Senda de Vida, que la ayudó a cruzar.

En Reynosa, siguen esperando cerca de medio millar de migrantes que viven en condiciones precarias y esperan su oportunidad de pasar por el puente internacional, a unos pocos metros de allí. 

Si usted se encuentra varado en México o logró pasar a Estados Unidos, puede escribir al reportero de esta historia: damia.bonmati@nbcuni.com